Síguenos en:

Regreso al colegio, ¿cuál será la mejor lonchera?

Regreso al colegio, ¿cuál será la mejor lonchera?

No importa la edad de los hijos; el refrigerio siempre debe ser saludable y variado. La gran diferencia está en el tamaño de las porciones. Las raciones para

Regreso al colegio, ¿cuál será la mejor lonchera?
Por:
24 de Enero de 2008
Comparte este artículo

No importa la edad de los hijos; el refrigerio siempre debe ser saludable y variado. La gran diferencia está en el tamaño de las porciones.

Las raciones para los más chicos son pequeñas, y la cantidad aumenta con el tiempo.

La lonchera suple una ración alimentaria del día y, como tal, debe aportar los ingredientes necesarios para que el niño esté sano y fuerte. Por otro lado, debe tener elementos para ayudarlo a cumplir con sus tareas diarias. De ahí su gran importancia.

Los pequeños necesitan de una completa alimentación en cada etapa, pero siempre requieren de energía, carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales.

“Al prepararla, tenga en cuenta que los niños preescolares (2 - 4 años) tienen menos apetito que los escolares (4 - 10 años) y permanecen menos tiempo en el colegio. Por esta razón, el refrigerio de los primeros debe ser liviano pero nutritivo; y el de los segundos, más grande e igualmente nutritivo”, señala la nutricionista Claudia Angarita.

Por otro lado, los que tienen entre 2 y 6 años sienten más hambre en la mañana; mientras que los mayores de 6 comen más por la tarde.

Una lonchera puede ser muy nutritiva y saludable, pero si los buenos hábitos no se cultivan en la casa no sirve de nada. Para que cada pequeño se alimente adecuadamente, los padres deben ser un ejemplo, además deben incentivarlos a consumir de manera apropiada cada grupo de alimentos.

“Papá y mamá deben ser conscientes de los alimentos saludables para la familia, desde la compra hasta la combinación y preparación de los mismos. De esta manera, será más fácil hacer una lonchera nutritiva y agradable para el niño”, según la nutricionista Sandra Morales.

En cuanto a la importancia de la selección de los productos, Angarita agrega que el refrigerio se debe planificar con anticipación, invitando al pequeño al supermercado para escoger los alimentos que le gustan y pueda también incluir aquellos alimentos que van a ser la ‘sorpresa’ del refrigerio.

Recuerde que todos los elementos deben estar presentados de una forma atractiva y divertida. De cierta forma, tienen que ‘competir’ con los paquetes llenos de muñecos y colores, pero también cargados de calorías. Así que asegúrese de colocar pequeños detalles, cortar las frutas y verduras de forma novedosa.

Una porción de cada uno

Una lonchera balanceada es aquella que incluya, al menos, una porción de cada uno de los siguientes grupos de alimentos, según con la nutricionista Eliana Mozzo:

Frutas y vegetales: papaya, zanahoria, melón, melocotones o brócoli son de los más nutritivos. En general, todos los de color verde oscuro y naranja fuerte son los más ricos en vitaminas y minerales, esenciales para el crecimiento y desarrollo. Se recomienda mezclar los vegetales con aderezos naturales como limón o yogur natural, para hacerlo más provocativo. Calcio: leche, yogur y quesos, preferiblemente los bajos en grasa, son los que aportan este nutriente fundamental. Hierro y proteínas: para evitar la anemia se recomienda incluir carne, pollo, pescado o atún, leguminosas, huevo, vegetales verde oscuro y cereales fortificados. Es recomendable escoger carnes blancas y los embutidos bajos en grasa, como el jamón de pavo o jamón 99 por ciento libre de grasa, para evitar el exceso de calorías. Fibra: no hay nada mejor para tener una buena digestión, además ayuda a captar y reducir el colesterol. Asegúrese de que las porciones de panes y cereales de los niños sean ricos en fibra y evite las harinas refinadas y altas en azúcar. El pan integral, el cereal no azucarado y la granola baja en grasa son buenas opciones. Si su hijo tiene entre 2 y 4 años no necesariamente debe consumir vegetales a diario, pero sí varias veces a la semana. Cuando sea un poco más grande todos los días debe comer de cada uno de los grupos de alimentos. Si la lonchera tiene demasiadas calorías o grasa puede causar obesidad en el niño. Cuando sea grande, podrá tener problemas como diabetes o enfermedades cardiovasculares. Pero tampoco se vaya al otro extremo, pues cuando no tiene suficientes alimentos, puede ocasionar deficiencia de algunos nutrientes. Cuando tiene muchos alimentos ricos en azúcar, el niño pierde el apetito fácilmente.Las costumbres saludables también se deben mantener en casa, así que no le ofrezca comidas con demasiadas calorías. Muchos problemas de aprendizaje pueden provenir, en realidad, de dietas inadecuadas, así que no se descuide. Recuerde empacar todo siempre en envases con cierres muy seguros, para que no dejen salir los alimentos y que el refrigerio termine por toda la lonchera.

Karen Johana SánchezRedactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet