Síguenos en:

Una dieta balanceada evita desnutrición infantil

Una dieta balanceada evita desnutrición infantil

La desnutrición se define como el desbalance entre los aportes y requerimientos de uno o varios nutrientes. Si el déficit de estos ocurre por un período cort

Una dieta balanceada evita desnutrición infantil
Por:
19 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

La desnutrición se define como el desbalance entre los aportes y requerimientos de uno o varios nutrientes. Si el déficit de estos ocurre por un período corto, sólo compromete las reservas del organismo, pero si es prolongado, afecta algunas funciones vitales.

En el niño la desnutrición conlleva a un retraso en la curva de crecimiento y en la talla. Si no es prolongada, la talla se alcanza sin dificultad proporcionándole una alimentación adecuada. Por el contrario, si el trastorno nutricional ocurrió durante mucho tiempo la recuperación será lenta y, en ocasiones, parcial.

La desnutrición, además de consumir las reservas –musculares y grasas– y retrasar el crecimiento, afecta de manera considerable el sistema inmunológico.

Esto crea una estrecha interrelación entre desnutrición e infección, situación que se agrava si el niño está en condiciones ambientales adversas o poco saludables.

Esta enfermedad no solo está relacionada con el bajo consumo de alimentos, explica la nutricionista y dietista Pilar Serrano Galvis. Con frecuencia se diagnostican deficiencias nutricionales provocadas por la ingesta de alimentos de poca calidad nutricional.

Entre las deficiencias nutricionales más frecuentes aparecen la anemia (por deficiencia de hierro o de ácido fólico), la hipersensibilidad (falta de ácidos grasos esenciales en la piel, las mucosas, las vías respiratorias y el intestino) y el retraso en el crecimiento.

Factores que influyen

Según la nutricionista Silvia Bohórquez, la desnutrición puede originarse por una alimentación inadecuada –en la cual no se consumen las tres comidas básicas al día–, dietas pobres en energía, baja ingesta de alimentos fuente de proteína como lácteos, carnes, leguminosas y, en general, por malos hábitos alimentarios. También aparece cuando se padecen enfermedades como diarrea crónica o infecciosa.

Un niño desnutrido se reconoce porque pierde más del 10 por ciento del peso esperado para su edad, no aumenta su talla y peso, tiene el pelo débil y opaco, la piel reseca y se muestra irritable.

De ahí la importancia de pesarlo cada mes, durante los seis primeros meses de vida, dos veces por semestre en los primeros cinco años y dos veces al año cuando son mayorcitos.

"La prevención es importante, porque la desnutrición hace al niño más vulnerable a las enfermedades de tipo infeccioso debido a que se disminuyen las defensas del organismo, su crecimiento no es óptimo y se altera el desarrollo cognitivo y físico", enfatiza Bohórquez.

Vigile la talla y el peso del niño

"Una de las estrategias más efectivas para evitar las deficiencias nutricionales en los pequeños es no ofrecerle desde el primer año de vida la misma alimentación de los padres o del resto de la familia", explica la nutricionista y dietista Pilar Serrano.

Por fortuna, insiste Serrano, en Colombia cada vez más padres llevan a sus hijos a la consulta de crecimiento y desarrollo, un programa que consiste en acudir al pediatra mes a mes durante el primer año.

Sin embargo, cuando se trata de consejos sobre nutrición balanceada es fundamental recurrir al nutricionista, quien recomendará la dieta que se ajuste a los cambios de peso y talla del niño.

El experto vigilará la aparición de signos, síntomas de intolerancia o alergia a los alimentos, así como las condiciones de riesgo que impidan la absorción adecuada de los nutrientes.

Durante el primer año de vida, aun más que el peso, se debe observar la talla como indicador de falta de nutrientes, debido a que este es el primer período de crecimiento acelerado del cuerpo humano, aclara serrano.

"En esta etapa se necesitan micronutrientes específicos (vitaminas, minerales, proteínas y energía) que aportan los alimentos. Por ello, conviene proporcionarle una dieta variada, balanceada y de acuerdo con sus características propias y entorno familiar", añade.

Factores que inciden en la desnutrición.

Gilma Amaya, nutricionista y dietista, expone otras causas o factores de riesgo de la desnutrición infantil:

- Carencia de alimentos adecuados: esta se presenta por falta de ingresos económicos de la familia debido al desempleo, subempleo, desplazamiento, madres cabeza de familia, familias numerosas, abandono y pobreza. - Analfabetismo nutricional: a pesar de que hay recursos no se hace un buen uso de los mismos cuando se eligen los alimentos. - Negligencia y descuido del menor: está asociado con el maltrato. - Deficiente e inadecuado aporte de energía y nutrientes: se relaciona con una dieta que incluye alimentos poco recomendables para la edad y necesidades del niño. Por ejemplo, un consumo excesivo de alimentos fuente de carbohidratos, un aporte deficiente de alimentos ricos en proteínas, hierro, calcio y vitaminas, entre otros. - Elevado consumo de biberones con coladas diluidas, que tienen poca leche y demasiada agua. - Enfermedades como diarrea y dolencias respiratorias: hacen que el niño pierda el apetito, coma poca y aumente las necesidades de energía y nutrientes, generando un balance negativo. - Es importante saber que todas las enfermedades afectan el estado nutricional del niño si no se interviene de manera oportuna. Bajo peso al nacer. - No recibir leche materna como se sugiere: esta debe ser exclusiva durante los seis primeros meses y con la alimentación complementaria hasta los dos años de edad. - Malos hábitos alimentarios: asociados con la ingesta excesiva de carbohidratos, azúcares y dulces, y al bajo consumo de carnes, huevo, lácteos, frutas y verduras. Dietas inadecuadas: en las cuales se ingieren demasiadas gaseosas, refrescos industrializados y productos de paquete.

Johana Fernanda SánchezPara ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet