Síguenos en:

Cómo manejar los accidentes caseros por ingestión de tóxicos

Cómo manejar los accidentes caseros por ingestión de tóxicos

Tomada por Thinkstock

Cómo manejar los accidentes caseros por ingestión de tóxicos
Por: Karen Johana Sánchez
26 de Diciembre de 2013
Comparte este artículo

Un total de 3.556 niños resultaron intoxicados, el año pasado, por medicamentos, insecticidas, raticidas, productos de aseo e hidrocarburos, entre otros, según indica un reciente informe del Consejo Colombiano de Seguridad (CCS). Del total de los pequeños afectados en todo el país, Bogotá se lleva el primer lugar con 673 niños.

Este es un accidente muy común y totalmente prevenible. Pues de todos los episodios que se registraron en la capital, 468 casos fueron accidentales y el lugar donde comúnmente se presentaron fue la vivienda, con  94,9 por ciento de los casos reconocidos en Bogotá. Una situación que prende las alarmas entre padres y cuidadores.

Según los intervalos de edad, “se evidencia que el grupo más afectado en la capital es el de los preescolares (niños entre 1 y 4 años) con 354 afectados, equivalente al 52,60 por ciento. En segundo lugar están los escolares (5 a 14 años) con 186 afectados, le siguen  jóvenes de 15 a 17 años. Y, en cuarto lugar, están los lactantes (niños de 0 a 1 año) con 42 afectados, es decir, el 6,24 por ciento”, señala el informe de la central de emergencias. Una intoxicación es un resultado no deseado que se genera en el organismo a causa de una sustancia tóxica, que pudo ser ingerida, inhalada, aplicada, absorbida y hasta inyectada. Las más frecuentes en los niños son las producidas por la ingesta de sustancias que los adultos han dejado a su alcance. El informe del CCS indica que los productos que comúnmente son más consumidos son los medicamentos, seguidos por los productos de aseo, industriales, insecticidas, solventes, desinfectantes, raticidas, cosméticos, hidrocarburos, etc.

¿Cómo reconocerla?

El organismo de los niños es muy diferente al de los adultos; por ende, reacciona de otra manera. “Ellos se pueden intoxicar más fácil. Tienen órganos más inmaduros, como el cerebro o el hígado. Tienen reservas más bajas, por ejemplo, la de glucógeno (que favorece que baje la glicemia). Algunos son más susceptibles a bajas de temperaturas”, explica Sonia Agudelo Acosta, pediatra intensivista y docente de la Pontifica Universidad Javeriana de Bogotá. Cabe anotar que las reacciones ante una intoxicación son variadas, pues dependen del tipo de sustancia y de su acción específica en el organismo, “pero casi todas producen náuseas, vómito y diarrea, sin que estos sean los únicos síntomas. Incluso, pueden deprimir el estado de alerta”, señala la pediatra Olga Lucía Baquero Castañeda, expresidenta de la Sociedad Colombiana de Pediatría, regional Bogotá, y coordinadora de la Mesa de Trabajo de Seguridad Infantil y Prevención de Accidentes de dicha entidad.

También puede haber alteraciones de los signos vitales, la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y respiratoria y la temperatura. A veces, hay cambios en la piel, las pupilas, ruidos intestinales, etc. Las consecuencias de la intoxicación, además de la dosis del tóxico y la cantidad consumida, también varían según el tiempo transcurrido entre la ingestión del tóxico y el inicio del tratamiento. En este sentido, dice la doctora Agudelo, estos episodios pueden dividirse en agudos, que son los que ocurren en el momento, que, a su vez, se dividen en leves, moderados o severos, subagudos, que suceden entre los 20 y 30 días. Por ejemplo, niños que están expuestos a tóxicos de manera permanente, pero el diagnóstico se conoce incluso al mes. O los crónicos, que se reconocen a los 3 o 6 meses. Lo más importante, en todo caso, es que el padre sospeche del accidente si encuentra a su hijo cerca de un envase, ya sea destapado o vacío, y empiece a indagar frente a aalgún síntoma generado por el contacto con la sustancia, enfatiza Diana Marcela Gil, directora de Cisproquim, Centro de información de seguridad sobre productos químicos de El Consejo Colombiano de Seguridad y central de emergencias especializado en casos de intoxicación.

¿Qué hacer? Las intoxicaciones son de alto riesgo porque los síntomas no empiezan de forma temprana, dice la doctora Baquero, sino solo hasta que el organismo empieza a absorber la sustancia, y este momento puede ser tarde para el buen manejo en el servicio de urgencias. Por eso, si el padre no sabe cómo manejar la situación ni conoce la causa de la intoxicación, ella recomienda que siempre se recurra al servicio médico. No debe darle nada de beber ni generar vómito porque esto puede ser contraproducente. Si acude a una clínica, es ideal llevar el frasco del recipiente de lo que consumió el niño; esto será de gran ayuda en el servicio de urgencias para el manejo del paciente. Para Diana Gil, otra opción es llamar a un servicio especializado de ayuda telefónica (ver recuadro). Pues “no existe una indicación que pueda servir para todos los casos porque depende del tipo de sustancia ingerida o del contacto que tuvo el niño. El primer consejo es que los padres se comuniquen con un experto e indiquen cuál es el producto involucrado. Según eso, se les da la recomendación”. Pero, añade, hay otros casos donde se debe correr de inmediato al médico; cuando se sospeche que el niño ha ingerido un producto tóxico, como un plaguicidas, un insecticida, un raticida. Los productos de alta toxicidad generan efectos más rápidamente.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
freddytorresg
Hace 2 años
Entiendo que al intoxicarse no se deben tomar líquidos ni vomitar, pero creo que si se debe comer algo que absorva rapidamente el tóximo en el estómago (ej. pan), ¿es cierto?
1
fresaka
Hace 2 años
Y donde se encuentra el manejo? esta mal diseñado el nombre del articulo tiene muy poco que ver con el desarrollo del tema.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet