Síguenos en:

Deficiencia de hierro: una de las causas más comunes de la anemia infantil

Deficiencia de hierro: una de las causas más comunes de la anemia infantil

Entre los diferentes tipos de anemia la más común es la conocida como ferropénica, originada por deficiencia de hierro. Por ello se reduce la producción de

Deficiencia de hierro: una de las causas más comunes de la anemia infantil
Por:
19 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

Entre los diferentes tipos de anemia la más común es la conocida como ferropénica, originada por deficiencia de hierro. Por ello se reduce la producción de hemoglobina, la encargada de transportar el oxígeno –a través de los glóbulos rojos de la sangre– hasta los órganos y tejidos del organismo.

Según la médica general María de la Paz Serpa, la anemia se genera por varios factores: la disminución en la producción de glóbulos rojos (por infecciones, cáncer, mala absorción de ciertas vitaminas), pérdida o destrucción de los mismos (como consecuencia de hemorragias y enfermedades congénitas) o por una alimentación baja en hierro, en la cual no se produce suficiente hemogoblina en la sangre.

Algunos de los alimentos fuente de hierro son las carnes rojas, el hígado, la yema de huevo, las verduras de hoja verde, los panes y el aguacate, entre otros.

Si la madre decide, cuando el niño cumple un año de edad, no darle más leche materna ni leche enriquecida con hierro, se recomienda proporcionarle –poco a poco y según las indicaciones del nutricionista– carne, pollo, pescado, granos enteros y alimentos con vitamina C (como la naranja que facilitan la absorción de hierro).

¿Puede prevenirse la aparición de la anemia? De acuerdo con Serpa, un aporte balanceado de nutrientes es la mejor manera de hacerlo puesto que un niño desnutrido puede tener anemia por falta de proteínas, hierro y vitaminas en su alimentación.

Así mismo, añade que los preparados "rojos" no contienen hierro como se cree. Las vísceras, las leguminosas, los vegetales y algunos cereales son fuente de hierro. La combinación de arroz con fríjoles o lentejas equivale a una tajada de carne en cuanto al aporte de hierro se refiere.

Otras medidas para evitar la anemia en el niño son alimentarlo con leche materna y algunos cereales desde los seis meses. Y si el bebé no fue lactado, se debe elegir una leche enriquecida de hierro.

En este punto es importante recordar que la leche de vaca debe ser introducida en la dieta del niño sólo después del primer año de vida, cuando el desarrollo y madurez del intestino son mayores.

Dársela antes puede causar sangrados intestinales (no siempre evidentes en la deposición) que, a su vez, aceleran la aparición de la anemia como consecuencia de la hemorragia, explica la nutricionista y dietista Pilar Serrano.

La anemia disminuye el rendimiento físico del niño por fatiga prematura ante cualquier esfuerzo, por mínimo que sea, y provoca adinamia, es decir, hace los reflejos lentos, causa pérdida del apetito y somnolencia, afirma la nutricionista.

De ahí la importancia de realizar un diagnóstico oportuno de la enfermedad, que se detecta mediante un examen de sangre en el que se mide el nivel de hemoglobina.

Algunos síntomas de la anemia son: cansancio, fatiga, pérdida de energía y aceleración del ritmo cardíaco. Tenga en cuenta que a veces estos aparecen lenta y gradualmente.

El tratamiento que se debe seguir dependerá del origen de la anemia. El pediatra establecerá primero la causa y, dependiendo de esta, determinará lo que se debe hacer.

“Por lo general, el médico prescribe medicamentos con alta concentración de hierro durante algún tiempo. Los remedios caseros como el jugo de mora con hígado u otras vísceras no revierten la anemia”, sostiene Jairo Guerrero, médico general.

No obstante, si la anemia es originada por hemorragias, buscará la manera de frenarlas y si es por una alimentación pobre en hierro, sugerirá una dieta apropiada.

"Con la adecuada combinación de nutrientes y el aporte suficiente de hierro en la dieta se puede superar la anemia. No hay que "torturar" a los niños con mezclas aparentemente "mágicas", como el hígado crudo con moras y otras recetas populares", enfatiza María de la Paz Serpa médica general.

Alimentos fuente de hierro

Carne de res.

Hígado de ternera o res.

Pollo.

Hígado de pollo.

Pescado (sardinas, atún, salmón).

Cereales con hierro añadido.

Leguminosas: habas, lentejas, guisantes, fríjoles de soya, fríjoles negros y fríjoles rojos.

Huevos.

Granos enteros y enriquecidos.

Verduras: diente de león, mostaza, nabo, remolacha, col rizada, espinaca y acelga.

Frutas secas: albaricoques, ciruelas, uvas pasas, duraznos y dátiles.

Causas de anemia

Existen otras razones por las cuales se produce anemia menos comunes en los niños que la ferropénica:

Infección crónica: infecciones urinarias, la tuberculosis infantil, la fiebre malta (brucelosis) y la fiebre tifoidea.

Deficiencia de vitamina B12 y/o ácido fólico: se presenta cuando la dieta es pobre en alimentos como el pescado, el queso, la leche y los huevos que contienen esta vitamina.

Intoxicación crónica por plomo: la exposición a la contaminación ambiental producida por elementos como pinturas y tintes de cabello pueden llevar a la intoxicación del niño con partículas de plomo que ingresan al organismo por vía respiratoria o digestiva (si ingiere o come cosas que cayeron al piso contaminado o come pintura de la pared) y que provocan una anemia recurrente difícil de tratar.

Johana Fernanda SánchezPara ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet