Síguenos en:

Mitos y verdades sobre el hábito de comer chicle cuando se es niño

Mitos y verdades sobre el hábito de comer chicle cuando se es niño

Qué tan cierto es que produce caries y se ?pega en las tripas? o que también existen algunos que tienen beneficios. Mitos y verdades sobre esta golosina. La t

Mitos y verdades sobre el hábito de comer chicle cuando se es niño
Por: Redacción ABC del bebé
20 de Febrero de 2008
Comparte este artículo

Qué tan cierto es que produce caries y se ‘pega en las tripas’ o que también existen algunos que tienen beneficios. Mitos y verdades sobre esta golosina.

La tradición del chicle viene desde los aborígenes mayas, quienes tenían como costumbre mascar un producto proveniente de una planta llamada chicozapote, la cual se daba en el sureste de México y Centroamérica. La anécdota dice que alrededor de 1850 Antonio López de Santa Anna, un singular personaje de la historia del país azteca, conoció a Thomas Adams, un fotógrafo americano (¿ya les suena el apellido?). En el encuentro, Antonio López masticaba chicle y el artista le preguntó sobre la práctica indígena; el interrogado terminó por proponerle al norteamericano que tal producto podía ser útil en la elaboración de neumáticos, por lo que Adams empezó a importar chicle y se dedicó algunos años a fabricar llantas sin éxito.

La siguiente parte de la historia es que Adams notó un día en una farmacia que la gente compraba cera para mascar. Así fue como emprendió una fábrica casera, en la que se producían pastillas del producto extraído del chicozapote, al cual se le adicionaba azúcar y esencias refrescantes, y se presentaba al consumidor en cajas decoradas.

Los verdaderos efectos del chicle

Según el odontopediatra Francisco Hernández, “el chicle por sí mismo no es dañino. Lo que puede hacer daño, y no sólo en los dientes sino en todo el sistema estomatognático, es el abuso de esta sustancia”. Así, resulta importante explicar que en la masticación de los alimentos, incluyendo esta golosina, intervienen los dientes, el hueso, la articulación temporomandibular, que relaciona la mandíbula con el cráneo, y los músculos.

De esta forma, el primer daño que puede ocasionar un excesivo consumo de chicle es disfunción en esta articulación y problemas musculares en el sistema de masticación, debido al movimiento constante de la mandíbula.

Con respecto a la caries, el doctor Hernández manifiesta que “lo que la produce no son los dulces, sino la placa bacteriana que no se remueve ni se elimina bien con un buen cepillado y seda dental”. Los residuos sirven de alimento a las bacterias que viven en la boca, y que cuando se organizan forman la llamada placa bacteriana.

Por otro lado, la doctora Silvana Dadán, especialista en nutrición clínica, afirma que “los endulzantes contenidos en los chicles favorecen el aumento de peso en niños con tendencia a engordar y el incremento de los niveles de azúcar en la sangre (glicemia), lo cual es problemático para niños con diabetes o triglicéridos altos. Así mismo, estas golosinas también tienen colorantes que no son recomendados en niños con predisposición a alergias. Y la unión de estas dos características produciría diarrea”.

La siguiente contraindicación del chicle tiene que ver con el mito relacionado a que esta goma de mascar quita el hambre. La doctora Silvana explica que “al comer este dulce se promueven los movimientos del estómago, secreción de sus jugos y abundante salivación, lo cual hace que los órganos del tubo digestivo se preparen para recibir alimento, que por supuesto nunca llega”.

Como quien dice: se engaña al sistema digestivo y se le llena de gases, porque por lo general se mastica con la boca abierta, lo que produce dolor de estómago o hinchazón.

Complementando lo anterior, la especialista agrega que “al botarse el chicle, los pequeños sienten grandes deseos de comer lo que sea, porque el tracto digestivo está preparado para recibir alimento, y junto al cerebro, no dejan de enviar señales hasta que el niño se alimente. Lo anterior predispone el aumento de peso y la falta de control en el consumo de alimentos”.

Frente a todas las contraindicaciones, es importante decir que con un consumo moderado de chicle y una buena higiene dental se puede disfrutar sin riesgos de su agradable sabor, utilizarlo en los viajes para los cambios de presión, sirven para recuperar la masticación. Puede darle al niño la mitad de una goma y recomendarle que apenas pierda el sabor, la bote. Mientras más lo prohíba, más lo provoca; mejor brinde un buen ejemplo de consumo y eduque a su hijo en los buenos hábitos alimentarios.

 

Chicles que producen beneficios

Dentro de los chicles bajos en azúcar hay unos endulzados con una sustancia llamada xilitol, de composición natural, la cual, según aprobación de la Academia Americana de Odontología Pediátrica y el odontopediatra Francisco Hernández, “ayuda en la prevención de la caries con unas dosis específicas de consumo, que están entre 4 y 10 gramos (3 a 6 chicles), en periodos de 3 a 7 veces al día.

Esto no significa que los niños deban comerlos excesivamente, porque se pueden dañar las articulaciones, producir distensión abdominal y una diarrea osmótica, síntomas diagnosticados en pacientes que han comido en 24 horas de 3 a 60 gramos de goma de mascar”.

En definitiva, lo mejor es adoptar buenos hábitos de higiene oral: cepillado y seda dental después de cada comida. No existe reporte científico conocido en el que se señale que el chicle se 'pega a las tripas' y genera complicaciones de salud.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

Artículos relacionados

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
sinsentido27
Hace 4 años
El chicle también es bueno para manejar el mal aliento, y para el manejo del estres.
1
BernardoUribe
Hace 4 años
Para los Papas : El Chicle al estimular las Glandulas Salivales, hacen que este sustancia Bactericida Proteja de las Caries y al Ejercitar los Musculos Maxilares, las Facciones que siempre han Caracterizado las Expresiones, permaneceran por mucho mas Tiempo....
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet