Síguenos en:

Probióticos, esenciales para los niños

Probióticos, esenciales para los niños

Tomada de archivo particular

Probióticos, esenciales para los niños
Por: Astrid López
29 de Abril de 2014
Comparte este artículo

Se trata de la flora intestinal que ayuda a aliviar episodios de diarrea y a controlar los efectos al administrar antibióticos.

Desde que se nace, en el cuerpo habitan una serie de bacterias que componen la flora intestinal o microbiota (término que la comunidad médica busca posicionar). Este es el ejército bacteriano que interviene en el metabolismo, en el sistema inmunológico, y en la regulación del crecimiento de células intestinales y de ciertas vitaminas como la K y B.

Pero lo más importante es que en ese 'valle' poblado de bacterias, "cuya mayoría está dentro de los intestinos, en el aparato digestivo, es donde se crean las defensas necesarias contra las bacterias, virus y hongos dañinos para el organismo", explica Georgette Daould, médico pediatra especialista en nutrición y gastroenterología infantil de Venezuela.

Es por ello, añade la experta, que desde que se nace es muy importante que se mantenga en equilibro esa flora intestinal, y el primer paso, indica, es promover la lactancia materna, "pues la leche humana contiene bacterias buenas que se conocen como probióticos. Allí hay más de 18 diferentes microbios que favorecen el bienestar del intestino y la absorción de los nutrientes de los alimentos. La leche de vaca y las de fórmula carecen de ellas".

Según la doctora Daould, "las bacterias 'amigas' que la madre transmite al bebé a través de la leche son las bifidobacterias, que están en la microbiota del pecho de la madre y que brinda a su hijo". Así mismo, dice que es muy importante que al iniciar la alimentación complementaria se incluya el consumo de vegetales y frutas, de 3 a 4 porciones al día, para mantener en equilibrio y buen estado de esos 'inquilinos' en el cuerpo de los niños".

No la traemos del vientre

Curiosamente, la microbiota intestinal no existe durante la formación del feto, se adquiere al nacer por exposición a bacterianas en el momento del parto, y la transmite la madre al bebé a través de su flora vaginal y gastrointestinal.

Jesús Rosa Salazar, médico pediatra y panelista de la 8ª Reunión Latinoamericana de Expertos en Microbiota realizada recientemente en Cartagena, dice que la microbiota se establece en las primeras horas después del parto, y aunque sufre modificaciones según la alimentación, los medicamentos o la región geográfica en la que se viva su 'configuración básica' persiste a través de los años.

"La microbiota se ve influenciada desde el mismo momento del nacimiento. Si el parto es vaginal o por cesárea; si recibe leche materna o no; por la progresiva y adecuada introducción de la dieta complementaria a partir de los seis meses, y no antes, y por el uso o no de medicamentos: antiácidos, 'antireflujos', antibióticos u otros", sostiene el doctor Rosa.

Todo lo anterior, sumado a cambios ambientales, determinará si se mantiene o no una buena flora intestinal, que proteja al organismo del ataque de enfermedades virales y bacterianas, entre otras.

El mundo de los probióticos

Es importante decir que si se altera el buen funcionamiento de la flora intestinal, esto trae como consecuencia, entre otras, la diarrea, que en el caso de los niños puede llegar a estados severos con consecuencias graves.

"Es por eso, que uno de los enfoques terapéuticos en el tratamiento de la diarrea es  restablecer la microbiota, lo cual se hace administrando probióticos en gran cantidad, para  ayudar a suplir las funciones alteradas por la diarrea, y a recuperar el estado normal de la misma", añade el pediatra Jesús Rosa.

También resulta importante anotar que esa flora intestinal (microbiota)  es susceptible a los antibióticos, es decir que se altera con este tipo de medicamentos,

"Cuando se presenta la diarrea viral o bacteriana, los probióticos ayudan a acortar el proceso, con menos días de tratamiento y menos posibilidades para que el niño expanda el virus", sostiene la doctora Daould.

"Cuando se suministra antibiótico a los niños ya sea por una sinusitis, otitis, infecciones urinarias o neumonía, desde el principio, es recomendable iniciar también con un medicamento probiótico, que lo que hace es disminuir el impacto del antibiótico hasta en un 60 por ciento. Los bebés, desde neonatos, incluso los prematuros pueden recibir probióticos recetados, solo que en los últimos hay que seleccionar los apropiados.

Más verduras y frutas

Los expertos coinciden en recomendar que el consumo de probióticos a través de la vida ayuda a mantener una flora intestinal saludable y equilibrada, capaz de responder ante eventos como el ataque de virus y bacterias.

De acuerdo con el pediatra Jesús Rosa Salazar "la clave está en una alimentación saludable desde la infancia, rica en frutas, verduras, proteínas, y pocos carbohidratos. Además, el lavado de las manos antes de comer va también a evitar el ingreso de bacterias maléficas que puedan alterar la microbiota de nuestro organismo".

En el mercado existen algunos productos lácteos como yogur y leches formuladas que contienen probióticos, en ciertas cantidades, que apoyan el cuidado de la flora intestinal, por ello la importancia de incluirla en la alimentación de los niños, especialmente.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet