Síguenos en:

Si mejora la talla y el peso, hay un niño sano en casa

Las tablas de crecimiento son una herramienta de gran utilidad para padres y especialistas, pues les permiten evaluar el adecuado desarrollo de los niños. Si

Si mejora la talla y el peso, hay un niño sano en casa
Por:
16 de Enero de 2009
Comparte este artículo

Las tablas de crecimiento son una herramienta de gran utilidad para padres y especialistas, pues les permiten evaluar el adecuado desarrollo de los niños.

Si hay algo que emociona a los padres después del nacimiento de sus hijos es ver cómo van creciendo, sobre todo en los primeros cinco años de vida, cuando los avances son realmente significativos, pues dejan de ser bebés de cuna, brazos y coche para convertirse en personitas autónomas.

Para evidenciar los cambios que se producen continuamente, las tablas de crecimiento resultan muy útiles tanto para los padres, como para sus pediatras, pues estas les permiten evaluar el crecimiento de los niños.

“Estas tablas son una herramienta en las que a través de una gráfica -en la que se marcan el peso y la talla del niño- se traza una línea. Si esta se hace horizontal, quiere decir que el niño no está ganando peso, siendo que debería hacerlo. Ahora bien, si la línea se baja significativamente, esto indica que el niño puede estar desnutrido y tiene problemas en su desarrollo; de la misma manera, si se sube mucho, sugiere que el niño está obeso; es decir, con un peso mayor al que debe tener para su talla”, explica María Lucía Mesa, pediatra de la Junta directiva de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Así, en estas gráficas existen unos referentes para determinar el grado de desarrollo y crecimiento de todos los niños en promedio.

La especialista señala que las tablas que se han utilizado hasta este momento fueron creadas con el parámetro que brindaba solamente una muestra de niños estadounidenses de un único estado de ese país.

Sin embargo, actualmente se están implementando unas nuevas tablas, elaboradas por la Organización Mundial de la Salud, que se encargó de tomar grupos representativos de niños de todo el mundo, que nacen y se desarrollan en condiciones óptimas y que, por eso, sirven de modelo para comparar a cada niño con el ideal de crecimiento de los niños del mundo.

Mesa subraya que el hecho de que los niños que sirvieron de modelo para crear las tablas hayan nacido y crecido en lo que se denomina ‘condiciones ideales’, implica que tienen completo su esquema de vacunación, que han tenido acceso a los controles pediátricos necesarios, que sus necesidades básicas están plenamente satisfechas y que fueron alimentados con lactancia materna exclusiva mínimo por 6 meses.

“Es precisamente gracias a la amplia muestra de niños de todo el mundo que se tomó, que las tablas son aptas para aplicar a cualquier niño, independientemente de su país o raza”, comenta la especialista.

Diagnóstico Y aunque las tablas son una gran ayuda para determinar cómo se ha desarrollado el niño, también es necesario conocer el entorno del menor, para que así el pediatra brinde un diagnóstico certero.

“No hay una sola razón específica por la que se presente, por ejemplo, desnutrición”, dice Mesa. Puesto que, en primer lugar, puede haber dificultades económicas para acceder a la comida. También es posible que la comida que se le ofrece al niño para su consumo sea poco nutritiva. Igualmente, puede ocurrir que a nivel biológico, falle el organismo y no asimile los nutrientes que el pequeño ha comido. “Otra posibilidad es que a pesar de que el pequeño recibe los aportes nutricionales perfectamente bien, tiene un síndrome de mala absorción; eso significa que el estómago o el intestino no absorben y sintetizan los nutrientes para usarlos como debe ser y que el niño crezca adecuadamente”, afirma la especialista.

En esos casos, se trata de enfermedades de base que deben ser tratadas por el pediatra y otro grupo de especialistas. Para los padresLa doctora Mesa asegura que utilizar estas tablas es muy sencillo y que, además, los padres y personas que se encargan del cuidado de la infancia, tienen derecho a conocerlas y saberlas manejar, pues de esa manera es posible garantizar el derecho a la salud de los niños.

“Durante la consulta médica, en los servicios de vacunación o en los talleres de prevención y promoción en salud, se pueden favorecer espacios para enseñar el manejo de los nuevos patrones a padres, cuidadores e incluso otros actores, como madres comunitarias, maestros de jardines infantiles y colegios”, concluye la pediatra.

 

Tablas de pared son de gran ayudaCuando los padres van marcando sobre una pared cuánto han crecido sus hijos, ello les permite aprender a identificar momentos en los que se presentan estancamientos en el crecimiento o un aumento más allá de lo esperado, con lo cual pueden determinar si es necesario asistir a una consulta con el médico.

Y aunque este tipo de medición no tiene en cuenta el peso y no compara la talla con otros patrones, sí permite crear una cultura de seguimiento del crecimiento del niño.

Además, el hecho de pintar la rayita en la pared, resulta sumamente estimulante para el niño.

 

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Más sobre Salud

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet