Síguenos en:

Aprenda a reconocer y entender las emociones de su hijo

Aprenda a reconocer y entender las emociones de su hijo

Foto: Thinkstock

Aprenda a reconocer y entender las emociones de su hijo
Por: Redacción ABC del bebé
29 de Mayo de 2013
Comparte este artículo

Si usted está en el centro comercial y su hijo dice que quiere un juguete, seguramente usted le dirá una y otra vez que no, que no puede, que ahora no, y su hijo seguirá insistiendo una y otra vez en que lo quiere, y punto. Tal vez su respuesta no sea la mejor para resolver la situación. Cuando se aplica la empatía, lo primero que se hace es reconocer la emoción del niño y eso hace más fácil la relación. Así, en vez de decir ‘no’ al instante, la conversación puede comenzar por entender el deseo de su hijo: “Entiendo que quieres un juguete, sí, sería divertido jugar con él, tal vez a mí también me hubiera gustado de niña, pero ahora no puedo comprártelo, en otra oportunidad será”.

Lo más seguro es que una reacción como esta evite una discusión interminable y, a la vez, haga que el niño se sienta comprendido y entendido. En últimas, la empatía consiste en ser capaz de ponerse en los zapatos del otro para acercarse a las emociones de este, para imaginar y aceptar cómo se está sintiendo.

Los padres no deben juzgar las emociones de sus hijos, pues sencillamente son lo que son, y no pueden cambiarse. Lo importante es entenderlas e ir al encuentro con estas. Cuando los padres las ignoran, pueden creer que el niño también lo va a hacer y así se resolverá el problema, pero lo cierto es que los estudios han demostrado que las personas que niegan sus sentimientos suelen tomar decisiones equivocadas y meterse en problemas.

Según John Medina, biólogo molecular, investigador y autor del libro Los principios del cerebro en los niños, cuando alguien se convierte en padre deja de pensar en sí mismo como el centro, para convertir a ese hijo en el centro, “y su capacidad para pasar de usted a su hijo, que es lo que la empatía nos obliga a hacer a todos, marcará la diferencia en el desarrollo cerebral de su hijo”.

De acuerdo con Medina, estudios han demostrado que la empatía calma a la gente. “Cuando el cerebro percibe que hay empatía, el nervio vago relaja el cuerpo. Este nervio conecta el tallo cerebral con otras partes del cuerpo, incluidos el abdomen, el pecho y el cuello. Cuando está sobreestimulado, produce dolor y náuseas”.

Si bien no es tal fácil tener empatía en el ciento por ciento de las relaciones con los hijos, sí está demostrado que si se logra en el 30 por ciento de las veces, ese hijo aprenderá a autorregular sus emociones y tendrá una mayor posibilidad de ser feliz. En la medida en que experimente que ha sido comprendido y entendido, aprenderá a relacionarse con otros, pues tendrá un buen ejemplo. 

“Los reflejos empáticos, según Medina, y las estrategias de entrenamiento que los rodean, son las únicas conductas que han demostrado distender las conmociones emocionales a corto plazo y reducir su frecuencia a largo plazo”.

Qué hacer con las emociones

• No las juzgue. Ninguna es buena o mala, sencillamente es.

• Vea una crisis como una oportunidad para enseñarle a su hijo a manejarlas.

• Acepte las emociones y no les huya.

• Dese tiempo para aprender a ser empático con su hijo.

• Su bebé necesita que usted observe, escuche y responda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet