Síguenos en:

¿Cómo adecuar los muebles en el cuarto del bebé para que sean seguros?

¿Cómo adecuar los muebles en el cuarto del bebé para que sean seguros?

Expertos dan instrucciones para evitar accidentes.

¿Cómo adecuar los muebles en el cuarto del bebé para que sean seguros?
Por: Karen Johana Sánchez
09 de Mayo de 2013
Comparte este artículo

Al momento de decorar la habitación del niño, los padres piensan en la estética, los materiales, la ubicación de los muebles, el color de las paredes, pero casi nunca en las medidas de seguridad que deben acompañar estos deseos.

Tenga en cuenta que los pequeños aún son muy vulnerables. Como dice la pediatra Olga Lucía Baquero Castañeda, expresidenta de la Sociedad Colombiana de Pediatría, regional Bogotá, y coordinadora de la Mesa de Trabajo de Seguridad Infantil y Prevención de Accidentes de la Sociedad, “los dos primeros años, los niños son capaces de moverse, caerse y tocar objetos de una u otra manera. Trepar o intentar subirse a diversos muebles es algo que todos hacen, pero aún no tienen la coordinación totalmente desarrollada; están en periodo de crecimiento y aprendizaje”.

En este sentido, es indispensable seguir las instrucciones de los expertos al momento de adquirir o adecuar los siguientes elementos:

Cunas y camas

Andrés Andrade Ramírez, director creativo de Babaloo, empresa de diseño de espacios interiores para bebés y niños, indica que en Estados Unidos existe una ley que reglamenta la seguridad de este tipo de elementos; por ejemplo, las barandas de las cunas deben ser fijas, jamás retrácticles: “Están prohibidas, a partir de un estudio que se hizo entre el 2009 y 2011, que concluyó que eran peligrosas porque se registraron 32 accidentes mortales en ese periodo de tiempo. Y más de 50 mil incidentes de diferente índole (fracturas, asfixias, etc.)”.

Por otro lado, tiene que existir una distancia mínima entre la parte superior del colchón y la parte superior de la baranda de la cuna. Para Andrade, esta debe ser igual o superior a 68 cm; para Sol Patricia Pulido, diseñadora de KiKi Diseño y Decoración, esta generalmente es de 60. Lo importante es que cuando el bebé se pare, sus axilas, como máximo, queden a nivel de la baranda.

Por otro lado, la distancia entre los barrotes debe ser de 6 cm. Asimismo, no se deben dejar espacios entre la base de la cuna y el colchón que se le coloque; debe encajar perfectamente. Sol Patricia dice que lo máximo que se puede dejar es dos dedos de distancia entre uno y otro.

Como todos los muebles que se usen en la habitación, las cunas y las camas deben tener bordes redondeados, sin filos ni puntas que puedan causar daño.

Tampoco se recomiendan los herrajes u otras herramientas dentro de la cuna. En Estados Unidos están prohibidas las barandas ‘sube-baja’ con herraje, ya que se presentaron varios accidentes en los cuales el bebé quedaba atrapado porque este sistema es muy frágil, pues se suelta  fácilmente. Por eso, se usa una varilla que no deja que la baranda se salga de su curso”, añade Lena Franco, directora creativa de Guacamaya Espacios Infantiles.

Si la cuna tiene rodamientos, estos deben contar con frenos. Por su parte, el colchón debe ser plano y firme, no tan blando. Y, aunque no hay una reglamentación específica, cuando se tenga a los niños dentro de las cunas, se deben evitar elementos que causen asfixia, como las almohadas.

Paredes, ventanas, pisos y puertas

La pediatra Olga Lucía Baquero Castañeda recomienda:

• Es indispensable el uso de protectores de ventanas para prevenir que su hijo sufra una caída.

• No se deben colocar las sillas, cunas, camas y otros muebles cerca de las ventanas, para prevenir que los niños trepen desde estos objetos hacia estas y caigan.

• Usar pisos antideslizantes para evitar caídas.

• Las puertas de los cuartos deben tener mecanismos para que siempre se puedan abrir desde afuera; a los niños les encantan encerrarse.

• Si las paredes se pintan, se debe procurar hacerlo dos meses antes de que llegue el bebé. Estas deben poderse limpiar con facilidad, pues los niños dibujan y pintan sobre ellas.

• Los tapetes deben ser fijos, pero idealmente usarse antideslizantes, que se limpien fácilmente. No se deben dejar obstáculos que puedan hacerlos caer.

Juguetes y lencería

• Los juguetes deben tener un espacio donde se guarden después de ser utilizados.

• Hay que adquirirlos de acuerdo con la edad de cada niño.

• Los que se puedan lavar, deben limpiarse periódicamente; sus materiales no deben tener la posibilidad de producir lesiones.

• La lencería para la habitación de los niños debe ser de material también lavable.

• Hay que evitar los peluches o muñecos que guardan polvo y ácaros.

• Si se compran cortinas, evitar aquellas con lazos o cordones. O las pesadas, que guardan mucho polvo.

Muebles

• Las cenefas, repisas o cubos deben estar adheridos completamente a la pared, y a una altura prudente, según la estatura del niño. El objetivo es evitar golpes y caídas.

• Si los muebles tienen cajones o puertas, evite perillas livianas, y que sean fáciles de retirar, pues el pequeño puede llevárselas a la boca.

• Use pinturas no tóxicas.

Debate de las cama-cunas

Andrés Andrade Ramírez, director creativo de Babaloo, empresa de diseño de espacios interiores para bebés y niños, dice que las cama-cunas no están recomendadas “porque tienen muchas deficiencias: no es posible fabricarlas con la distancia mínima requerida desde el colchón a la parte superior porque la baranda quedaría muy alta”. 

Explica que la baranda de la cuna daña la base de la cama y hay que pintarla, y que el niño necesita espacio para jugar; por tanto, “para qué una cama de adulto en el cuarto”.

Otros fabricantes difieren. Lena Franco, directora creativa de Guacamaya Espacios Infantiles, dice que “evidentemente, la cuna es más segura y práctica que la cama-cuna. Sin embargo, al cliente colombiano le gusta mucho esa opción, y siendo así se trata de mejorar los estándares de seguridad, haciendo un corral más alto, pero usando baranda sube y baja para poder acceder al bebé”.

Para Sol Patricia Pulido, diseñadora de KiKi Diseño y Decoración, “la ventaja de la cama-cuna es que el cambio que se hace cuando el niño ya no necesita las barandas, no es tan abrupto, porque está familiarizado con su espacio y se va acostumbrando muy rápidamente a los cambios que va teniendo en su vida”.

En cuanto al tema de seguridad, señala que las cama-cunas se trabajan con los mismos estándares de las cunas.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet