Síguenos en:

Consecuencias negativas de que los niños maduren antes de tiempo

Consecuencias negativas de que los niños maduren antes de tiempo

Botox, maquillaje ni tacones están hechos para las menores.

Consecuencias negativas de que los niños maduren antes de tiempo
Por: Mónica Toro
20 de Junio de 2011
Comparte este artículo

Jugar a pintarles las uñas a las niñas, a cepillarles el cabello o, tal vez, a obligarlos a hacer fuertes rutinas de ejercicios físicos a los niños son, sin duda, excentricidades que caben en la cabeza de los adultos, pero no en la de los chicos.


Hace pocos días fue noticia mundial una niña de 10 años que recibió bótox en su rostro para prevenir sus ‘arrugas’, pero, ¿qué arrugas podría tener a esa edad? En estos casos, los niños imitan el comportamiento de los mayores.


Según Darío Botero, pediatra especialista en crianza, las excentricidades son culturales e innatas. “Hay niñas que no tienen de dónde ser vanidosas, pero que lo asumen porque ven en los medios de comunicación una figura de lo que ellas desean ser”, explica.


Es por esto que los padres deben estar allí para interpretarles, de la mejor manera, lo que están viendo y escuchando, porque para los niños todo comportamiento es natural si no se le dice lo contrario.


“Es clave tener en cuenta que antes de los 7 años el menor aprende todo de la casa. Después, él abre un nuevo mundo y aprende comportamientos de otras personas”, señala el especialista en infancia.


Clemencia Mayorga, jefe de pediatría del Hospital San Rafeal, asegura que una persona con excentricidades a temprana edad lo podría llevar a enfermedades como anorexia y bulimia, ludopatía (afición al juego), trastornos de atención y de belleza, problemas de superioridad, bajo desempeño escolar, exclusión de los amigos y  egocentrismo, entre otras alteraciones.


Clases de excentricidades
Según Germán Soto, pediatra puericultor (especialista en crianza), las excentricidades son los comportamientos inusuales que no corresponden a patrones normales del desarrollo.


Muchos adultos las reconocen como exageraciones, pero otros, quizá, ni siquiera se percaten. El especialista Soto explica las más comunes:


Nombres: “A mi consultorio llegan pacientes con nombres de artistas de cine, músicos y hasta equipos de fútbol. Michael Jackson y Millos Alejandro, por mencionar algunos. Es como si de una vez le pusiéramos al niño lo que queremos que sea o lo que nosotros no fuimos”.
Ropa:  “Ahora los padres –afirma Soto– visten a los niños como adultos, por lo que se empieza a ver una madurez precoz en esos menores”.
Accesorios: “También es muy común ver llegar a recién nacidos con varias cadenas y manillas que, más que adornar su cuerpo, se convierten en una incomodidad para el bebé”.
Lúdica: aunque la estimulación adecuada es productiva, saturarlos con varias actividades diarias ocasionará un desgaste en el pequeño y llevará a la desintegración sensorial, es decir, que no pueda utilizar las habilidades que tiene el niño.
Empleados: delegación del cuidado de los niños a terceros. Ya no les es suficiente una ayudante en casa. Ahora, las mamás quieren una niñera, sicoorientadora y una enfermera. Es excéntrico tener que recurrir a tantas personas, aun en la presencia de la madre.
Belleza: en su mayoría, el concepto de belleza se lo venden los padres y se les enseña que esta es solo física y se les olvida la belleza de sentir, oír y tocar. Entonces, es cuando niños de 4 años llegan con problemas, porque se sienten con más peso o más bajos de estatura y hasta desean cambiar el color de su piel. Ahora, por las excentricidades de los adultos, los niños parten de lo que no quieren ser.
Dinero: la obsesión por tener plata es uno de los fenómenos más comunes actualmente. Como no la tienen, manipulan el comportamiento de los demás  para lograrla. Por eso, muchos padres terminan ‘comprando’ la disciplina de ellos, a cambio de dinero.


Tome el control
• Identifique sus propias excentricidades y manéjelas.
• Observe a los hijos y no caiga en la creencia de que su hijo es ‘avispado’ para su edad. A lo inusual hay que prestarle más atención.
• Dialogue con los educadores. 
• Si descubre una excentricidad, no la vea  como una enfermedad, sino como un factor al que se le pude sacar provecho. Por ejemplo, si el niño es apasionado por el ejercicio, dígale lo importante que es practicar un deporte por salud, no por ser bello.
• Permita que su hijo vea televisión, pero siempre acompáñelo e interprétele lo correcto. Porque con el silencio, el niño asumirá que es una conducta normal.
• Si su hijo empieza con determinadas conductas obsesivas hacia un tema específico, hay que observarlo. Investigue, hable con él y asesórese de un especialista.
•  Permita que sus hijos exploren el Internet, pero asístalo en este proceso. Explíqueles los riesgos y demuéstreles que no todo lo que sale en Internet es cierto. Por ejemplo: desde su correo, envíe un mensaje al e-mail del pequeño, pero adjúntele una foto diferente a la suya. De esta manera, él entenderá que debe aprender a reconocer lo verdadero de la Red y de los  medios de comunicación.


De las muñecas a las pasrelas


Encuentre en este especial multimedia de EL TIEMPO, historias de reinas infantiles que terminan siendo un fracaso.
Una dura realidad.
http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/niasenreinados/


 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet