Síguenos en:

Exponer a los niños a la mugre favorece su formación de defensas

Exponer a los niños a la mugre favorece su formación de defensas

La mugre permite que el niño explore lo que lo rodea.

Exponer a los niños a la mugre favorece su formación de defensas
Por: Redacción ABC del bebé
17 de Mayo de 2013
Comparte este artículo

En ocasiones, la mugre se convierte en uno de los peores enemigos de los padres. Creen que es sinónimo de enfermedades, infecciones y desorden. Sin embargo, esta no es tan mala como parece, pues ayuda a fortalecer el sistema inmune del bebé y, por ende, permite que el pequeño explore lo que lo rodea.

Los expertos aseguran que tener contacto con virus y bacterias favorece la formación de los sistemas de defensa orgánicos.

Yovanna Morales Sabogal, pediatra neonatóloga, indica que “es casi imposible escaparse por completo de los gérmenes, y exponerse a algunos de ellos hace que el sistema inmune, que es el que nos defiende de las infecciones, se fortalezca”.

Incluso, las investigaciones indican que cuando un niño fue criado en un ambiente excesivamente limpio, tiene más posibilidades de padecer alergias, pues su sistema de defensas necesita unas mínimas dosis de microbios para estar activo y sano. Obviamente todo en su justa medida. Es decir, el padre no debe exponer a su hijo a un ambiente sucio, sino que la idea es permitir la posibilidad de que el niño explore y se divierta dentro de un espacio normal.

“No se trata de exponerlo a elementos contaminados en busca de infecciones a temprana edad, pero el entorno no puede ser tan cerrado como para mantenerlo en una burbuja de cristal”, concluye la pediatra Claudia Granados.

¿Cómo hacerlo?

• Evitar frases que generen falsas creencias o temor en los niños como: ‘no seas sucio, párate del suelo’, ‘no toques la arena o la tierra porque enfermas’, ‘no toques al perro que te afecta’, etc.

• El pediatra Gilberto Acuña dice que es bueno que experimenten situaciones de contrastes. Es decir, explicarles que hay lugares donde sí pueden ensuciarse, como el parque, la arenera, la clase de manualidades, etc. Pero que hay otros espacios donde hay que ser higiénicos como en reuniones y eventos.

• Si bien hay que tener cuidados cuando el bebé empieza a gatear y a caminar, este no debe ser excesivo. Es decir, no se aconseja limpiar el piso a cada rato mientras el bebé anda por la casa, sino asearlo periódicamente y cuando se crea conveniente.

• No se debe prohibir el contacto con los animales, pero sí procurar que la casa esté libre de residuos de la mascota y de pelos. Y, además, cada vez que el pequeño toque el animal, es necesario lavarse las manos.

• Obviamente hay que lavarse los dientes diariamente, pero el uso indiscriminado del cepillo de dientes puede lastimar la dentadura y generar dolor.

• Evitar el uso de talcos para pies o desodorantes. No son recomendados para los niños. Tampoco se debe abusar de los extractores de las mucosas; las secreciones de la nariz también son protectoras del cuerpo.

• La cera que se queda en los oídos no es mugre. Su función consiste en evitar la entrada de polvo y bacterias al interior de estos órganos. En este sentido, es adecuado limpiar los desechos que quedan sobre las orejas, pero no lastimar el oído en su interior.

• A la hora de bañarlo, evitar un uso desmedido de jabón o champú. Estos productos deben ser neutros y, en exceso, pueden ocasionar daños en la piel, especialmente en la capa que mantiene su equilibrio.

Consecuencias de una limpieza extrema

Asear excesivamente al niño puede ocasionarle problemas en su proceso de formación. Para la pediatra Claudia Granados, “esto no permite que el bebé desarrolle sus logros como debe ser. Muchas personas gastan la mayor parte del tiempo en mantener aseados los lugares y juguetes y no hay momentos para acariciar o jugar. Siempre hay temor”.

El infectólogo pediatra Carlos Torres dice que cuando  los padres impiden que sus hijos tengan contacto con la naturaleza, en aras de la esterilización, crecen retraídos y con un vago conocimiento del mundo exterior.

“Paradójicamente, los niños que viven más encerrados porque las mamás creen que el viento y el frío son dañinos, se enferman con mayor frecuencia puesto que en la casa se acumulan más los ácaros y el polvo”, comenta el doctor Torres.

Para Carlos Eduardo Olmos, alergólogo inmunólogo de la Fundación Cardio Infantil, la obsesión con la limpieza afecta principalmente el aprendizaje de los niños. “El límite exagerado que les ponen los padres a sus hijos para que se ensucien, hace que no aprendan a comer ni a jugar correctamente y que crezcan con temores y aprehensiones con respecto a la comida”, afirma.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet