Síguenos en:

Homeopatía: Una opción para cuidar la salud de los niños

Homeopatía: Una opción para cuidar la salud de los niños

Foto: Fotolia

Homeopatía: Una opción para cuidar la salud de los niños
Por: Andrea Forero Aguirre
09 de Julio de 2013
Comparte este artículo

Tomás contraía los ojos y arrugaba la nariz casi cada cinco minutos. El tic nervioso que empezó cuando supo que su papá estaba muy enfermo de cáncer, ya tomaba implicaciones de matoneo, y ni el neurólogo ni el neuropediatra ni el psiquiatra infantil lograban controlarlo.

Según la pediatra homeópata María Cristina Angulo, especialista de la Fundación Santafé, con un tratamiento homeopático para tratar la parte emocional y física, después del primer control los tics de Tomás ya eran casi cada 20 minutos, y a los tres meses habían desaparecido por completo.

Esta medicina, que parte de la premisa de curar con lo semejante, y no con lo contrario, como reza la medicina convencional, es cada vez más consultada por padres con hijos que presentan repetitivas infecciones respiratorias o diarreicas agudas, alergias, enfermedades crónicas o, incluso, problemas emocionales y de conducta.

La pediatra explica que la gran oposición que tuvo en un momento la homeopatía por parte de los médicos convencionales, incluida ella, se debía a que era practicada por personas que no habían estudiado previamente medicina. Y la confianza hoy se ha ganado es precisamente por la seriedad y capacitación que se le ha dado a esta alternativa.

“Yo soy médica cirujana, por eso sé que la homeopatía no lo puede curar todo y que cuando un paciente debe ir a cirugía, hay que hacerlo. Nosotros, los médicos homeópatas, somos partidarios de tratar a una persona de manera integral, es decir, con lo mejor de la medicina tradicional y lo mejor de la homeopatía, hacerlo simultáneamente, sin que una vaya en contravía de la otra”, agrega.

Qué tan usada es, y por qué

Raúl Salazar Serrano, pediatra homeópata, asegura que cada vez son más los pacientes que buscan tratamientos con medicina alternativa, pues el acceso a la información de los efectos indeseables de los medicamentos químicos les lleva a desear tener acceso a aquellos que no sean dañinos.

“Para entender la diferencia de acción de los medicamentos químicos frente a los homeopáticos, digo a mis pacientes que es como quien consulta por un dolor en el pie porque tiene una piedrita dentro del zapato, los medicamentos químicos quitan el dolor, de tal suerte que mientras esté actuando no habrá molestias, pero el problema reaparecerá al terminar la acción del medicamento; el homeopático destruye la piedrita para que cuando el organismo sea capaz de controlar el dolor el problema desaparezca definitivamente”, asegura el pediatra homeópata.

Salazar Serrano dice que en pediatría son muy usados los corticoides o el acetaminofén, y muchos padres se han empezado a preocupar por el uso de fármacos en los primeros años de vida temiendo efectos secundarios.

Según Angulo, aunque no hay estadísticas formales, en el interrogatorio que hace a los pacientes que llegan para ser atendidos en la Fundación Santafé, un 30 o 40 por ciento de los niños siguen o han seguido algún tratamiento homeopático o alternativo.

La pediatra homeópata cuenta que a 100 niños con gripe hay que atenderlos con 100 remedios diferentes, porque lo que en apariencia es lo mismo para todos, se presenta con diferencias de moco, tos y flema, y, además, puede haber un ingrediente emocional que disminuya la capacidad de respuesta ante los virus.

“La homeopatía es compleja, porque maneja mucha individualidad. Uno debe estudiar demasiado y, aunque en Colombia no es tan popular, quienes la consultan lo hacen en una especie de voz a voz por recomendación. En Europa esta alternativa médica se trabaja paralelo a los hospitales, y un poco en ese sentido van Brasil, Argentina y México”, dice Angulo.

El manejo, y en qué momento

La pediatra Angulo asegura que una consulta homeopática con niños requiere mucho tiempo, diálogo y observación. Es importante saber cómo se comporta, cómo se relacionan con los padres, cómo juegan, si están viviendo discusiones o problemas familiares.

Lo ideal, dice Angulo, es que un proceso de homeopatía comience antes de la concepción, con el fin de que la mamá logre estabilidad emocional, superar estrés, depresiones, enfermedades y hasta situaciones de pareja complicadas, de manera que el bebé crezca en un ambiente tranquilo.

“Con embarazadas, los medicamentos que se dan no tienen sustancia, solo información, así que no hay ningún riesgo para el bebé; además, si no hay necesidad de suministrarle nada a la nueva mamá, el médico lo dirá”, asegura la experta.

Con los recién nacidos también ha resultado útil la homeopatía, según Angulo, en casos como el reflujo excesivo, que podría estar relacionado con el estado de ánimo de la madre. “Miramos la dieta de la mamá, pero tratamos también sus emociones y el tratamiento pasa al bebé por medio de la leche materna”, añade.

En general, la homeopatía es oral, pero también se puede usar con nebulización o, incluso, aplicada sobre la piel, porque se absorbe, y es común, sobre todo, en unidades de cuidados intensivos neonatales. Cuando el niño está más grande esta medicina alternativa se usa en tratamientos médicos, en pataletas o en casos de irritabilidad.

Sin embargo, empezar un tratamiento homeopático preconcepcional, o en los primeros momentos de vida del niño, no quiere decir que este se haga esclavo de estos medicamentos, la explicación de la especialista es que esta es una opción para cuando se necesite por una enfermedad física o un problema emocional, pero si el niño está tranquilo, sano y feliz no hay necesidad de hacerle ningún procedimiento.

Por su parte, la pediatra convencional Nancy Soraya Martínez dice que ella, como miembro de la Sociedad de Pediatría, comparte que esté abierto el espacio a esta opción “siempre y cuando sean médicos pediatras que hayan estudiado homeopatía”.

Credibilidad en Colombia

La Ley de Talento Humano legalizó el uso de la homeopatía con la Ley 1164 de octubre de 2007. De otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que la medicina alternativa sea incluida en los sistemas médicos oficiales, sea enseñada a nivel universitario y se haga investigación.

Recientemente fue creado el Capítulo de Medicina Alternativa de la Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP), el cual apunta, cada vez más, a una mayor aceptación por parte de la ortodoxia.

“La aceptación es cada vez más evidente, a tal punto que en el anterior Congreso de la Academia Americana de Pediatría se dispuso de una jornada de medicina alternativa; en el último Congreso de la Asociación Latinoamericana de Pediatría (Alape) tuvimos una jornada de un día completo para difundir esta opción”, agrega Raúl Salazar Serrano.

Además, un estudio realizado con los profesores de medicina de la Universidad Nacional y, más recientemente, con los de la Universidad Industrial de Santander, demostraron la cada vez mayor aceptación por parte de los médicos convencionales y del deseo de recibir información sobre medicina alternativa.

En la medicina alternativa hay terapias que van desde un masaje hasta sistemas médicos complejos. La homeopatía es uno de los sistemas médicos complejos, en la misma clasificación está la acupuntura y la medicina tradicional china y la terapia neural.

No incluida 

Jorge Darío Duarte Rueda, director de epidemiología y salud pública de Acemi, que agremia a las EPS, explica que la homeopatía no hace parte del plan de beneficios en salud porque no está incluida en el listado del acuerdo 029. Es decir, no la cubre el sistema.

“Pese a que la homeopatía ha tenido un desarrollo muy importante en las últimas dos décadas, goza de respaldo científico y se han hecho estudios que le han dado credibilidad como tratamiento; el nuestro es un país en desarrollo que tiene unas prioridades a la hora de hacer cubrimientos en salud”, dice Duarte.

El director de epidemiología de Acemi agrega que también influye el hecho de que los medicamentos tengan un costo un poco mayor que los tradicionales.

En Colombia, concretamente en pediatría, Duarte asegura que tenemos un plan muy completo, incluso en la actualización de 2011 se incluyeron algunos antibióticos recientes. “Casi que lo único que está exento son las enfermedades huérfanas, pero para suplir esta falta son cubiertas como enfermedades de alto costo. Es decir, son dinero de otra bolsa, pero se cubren”, aseguró. 

Según el pediatra Salazar, a nivel de atención médica, ColSanitas, por ejemplo, ofrece este servicio entre las empresas de medicina prepagada, cuenta con una estructura muy bien definida para dar respaldo al profesional que ejerce dicha opción de tratamiento, siempre y cuando sea solicitada por el paciente.

¿Los medicamentos?

“Este es un sistema médico complejo que involucra no solo la parte física sino también la mental y el entorno en que está el niño. Lo semejante cura lo semejante. Es algo así como las vacunas, se le da una sustancia de un virus atenuado para que el organismo cree defensas. En la homeopatía también se dan sustancias, pero de cualquiera de los tres reinos de la naturaleza: mineral, vegetal y animal, estas transmiten básicamente información”, asegura María Cristina Angulo.

El padre de la homeopatía, el alemán Samuel F. Hahnemann, retomó lo dicho por Hipócrates acerca de las leyes de los semejantes y los contrarios, y experimentó, por ejemplo, que determinada sustancia produce fiebre y malestar, como ocurre con los síntomas de la malaria, lo suministró a personas con este problema y aseguró que se curaron.

“A través de esta ley se experimentó con remedios y determinó definitivamente que la ley se cumplía en la naturaleza. Con un procedimiento de agitación o dinamización, el agua o el medio acuoso y el alcohol transportan información. Suena raro, pero en términos prácticos es como la comunicación por celular, pero esta es a través del agua”, dice la pediatra.

Por ejemplo, cuenta la especialista que algunos medicamentos homeopáticos se pueden preparar con azufre en polvo, agua y dinamización o movimientos. Las potencias dependen de si van más dirigidas a la parte física o emocional.

Sobre los costos, Angulo asegura que los medicamentos clásicos homeopáticos son económicos, un remedio cuesta alrededor de $ 20 mil, en promedio, pero eso exige también un mayor acompañamiento del médico y consultas más extensas, de hasta 2 horas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
Satori
Hace 3 años
Irresponsable definitivamente. Pensé que no había nada peor que la ciencia en manos de un periodista... pero sí hay algo peor: la pseudociencia. Si una ¨medicina alternativa¨ funcionara, simplemente sería medicina.
2
supercortu
Hace 3 años
Bastante irresponsable el artículo, el solo comparar la homeopatía con la medicina o peor aún ponerla al mismo nivel es una falacia, se debe tener mucho cuidado al informar de medicina ya que no existe absolutamente ningún estudio serio que avale la homeopatía. Por favor señores de El Tiempo más cuidado con estas cosas que no sirven para informar sino para todo lo contrario.
1
fubinni
Hace 3 años
Los medicamentos "químicos" que quitan el dolor son los analgesicos. También hay medicamentos que quitan la "piedrita". La homeopatía, sin embargo, es sólo un placebo por las cantidades prácticamente nulas de principios activos que contienen sus dosis: cerca a 0 moléculas.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet