Síguenos en:

Malnutrición infantil, un mal que acecha en la actualidad

Malnutrición infantil, un mal que acecha en la actualidad

También son problema el sobrepeso y la obesidad

Malnutrición infantil, un mal que acecha en la actualidad
Por: Tatiana Quinchanegua
30 de Junio de 2011
Comparte este artículo

El incremento de niños con obesidad y desnutrición, efectos de la malnutrición, habla de la situación nutricional que actualmente se vive en nuestro país.


Según la Organización Mundial de la Salud, existen dos tipos de malnutrición: la moderada, que afecta especialmente a niños de países ‘pobres’ y que puede ser controlable; y la malnutrición grave, que desencadena retraso en el crecimiento de los pequeños y puede poner su vida en peligro.


Durante la I Conferencia de Actualización en Pediatría ALAPE, Jaime Ramírez, pediatra, gastroenterólogo y nutriólogo, afirmó que “la malnutrición no solo implica hablar de desnutrición sino también de obesidad y sobrepeso.


Actualmente, países como México están viviendo una transición de desnutrición a obesidad. Es importante abordarlo desde que nace el bebé, brindándole una alimentación adecuada con leche materna hasta los seis meses y posteriormente, incorporar frutas y verduras acorde con su edad”. A su vez, afirmó que es importante que los niños tengan hábitos saludables para prevenir el exceso de peso desde pequeños.


Programación alimentaria
Investigaciones recientes han demostrado que existe cierta relación entre la alimentación que se recibe durante los primeros meses de vida y la forma de comer de una persona en su edad adulta.


Si desde pequeño un niño ‘programa’ su organismo con problemas de alimentación, es probable que padezca obesidad o desnutrición en más de una oportunidad; además, están propensos a alteraciones en su talla, en algunos casos a infecciones y a la mortalidad en caso de no detenerla a tiempo. La alimentación inicial programa el comportamiento metabólico del niño. Es decir, si un bebé tiene una ingesta elevada en proteínas se favorecería la obesidad en su adultez.


¿Por qué es tan importante sostener una buena alimentación?
Según Ana Cristina Gómez, médica pediatra y maestra en nutrición clínica, la alimentación de los niños “debería cubrir las necesidades energéticas para permitir un óptimo crecimiento y desarrollo acorde con su edad, así evitaría carencias y desequilibrios entre los nutrientes”.


Alimentación complementaria
De forma reiterativa, la OMS afirma que la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Recomiendan el calostro (la leche amarillenta y espesa que se produce al final del embarazo) como el alimento perfecto para el recién nacido, y su administración debe comenzar en la primera hora de vida. Se recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros 6 meses de vida.
Después debe complementarse con otros alimentos hasta los 2 años”.


¿Con qué integrar?
Antes de cumplir los 2 años requieren niveles más altos de calorías. Hacia el segundo, se desacelera; por eso, algunos niños dejan de comer y sus padres crean hábitos inadecuados. Al año, un bebé debería ingerir los alimentos que ingiere cualquier persona de su familia. Sin embargo, ser proporcional a su edad. Según Francisco Leal, médico cirujano y pediatra, al sexto mes deberían consumir “trozos de fruta dulce y ácida, ya que están en una edad en la que les gusta probar nuevas texturas y sabores. También, cereales que en su mayoría están fortificados con nutrientes. En esta etapa, es necesario restringir alimentos como el huevo y el pescado, ya que algunos niños están genéticamente predispuestos a desarrollar alergias”.


¿Cómo saber si está preparado?
Además de la edad, el bebé deberá sentarse sin ningún apoyo, sentir deseos de probar y hacerse entender cuando no le gusten ciertos alimentos.
En esta etapa, él ha perdido el reflejo de extrusión, que muchos padres interpretarían como el disgusto hacia la comida. Lo que sucede es que al introducirles un alimento en la parte anterior de la boca, ellos lo expulsan con ayuda de la lengua. Desaparece entre los cuatro y seis meses, siempre que se les dé de comer con la cuchara. No debe interpretarse como una grosería.


Desnutrición crónica
Como su nombre lo indica, es un proceso en el cual se agotan las reservas calóricas y proteicas debido a la falta de alimentación. Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, aproximadamente el 8 por ciento de niños menores de cinco años padecen desnutrición crónica. Los departamentos en los que más se evidencia retraso en el crecimiento de los menores son Vaupés, Amazonas, Guajira, Guainía y Cauca.
Según el análisis, a nivel nacional el 13 por ciento de los niños menores de 5 años presentaron retraso en crecimiento, entre ellos un 3 por ciento considerado como severo, que se evidencia con mayor frecuencia en niños de 1 y 2 años. Por el contrario, el 3 por ciento de los niños presentó desnutrición global severa (bajo peso para la edad que tiene el niño), frecuente en menores de 6 meses. Mientras que el 1 por ciento demostró desnutrición aguda (bajo peso para la estatura).


¿Cómo identificarla?
Inicialmente, es posible identificarlo cuando el menor baja desenfrenadamente de peso. En algunos casos, se presentan fatiga, mareo y debilidad. Consulte inmediatamente al especialista en caso de desmayos, caída abundante del pelo y baja talla.


Hacerle frente
Dieta estricta para suplir los nutrientes faltantes. En caso de no tratarse a tiempo, el niño podría presentar alguna discapacidad física o mental y en algunos casos, hasta morir.


Obesidad en los pequeños
El sobrepeso es definido como uno de los ´problemas de salud pública más graves del siglo XXI’. Según la OMS, se calcula que hasta el año pasado había 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los cuales 35 millones viven en países en desarrollo.


Según la doctora Sandra Patricia Guevara, magíster en nutrición clínica de la Universidad Nacional, “un niño obeso tiene mayores probabilidades de padecer tempranamente enfermedades cardiovasculares y diabetes”. 


En Colombia, se estima que el 1 por ciento de niños menores de cinco años padece sobrepeso, de manera frecuente en niños de 6 a 11 meses (7 por ciento), cuyas madres están entre los 30 y 34 años, con un alto nivel educativo (6 por ciento) e índice de riqueza más alto (7 por ciento).


Prevenir a tiempo


1. Evite que sus hijos vean televisión o computador durante largas horas. Procure que el tiempo sea limitado y controlado.
2. Estimule actividades como correr, jugar a las escondidas, saltar y poner pequeños obstáculos, según la edad.
3. Reduzca la ingesta de jugos industrializados; se cree que podrían tener un alto aporte calórico.
4. Si su hijo detesta desayunar en casa, refuerce la lonchera con un alimento proteico: porción de queso, kumis o yogur; uno regulador: fruta y uno energético: galletas, un ponqué pequeño, un bocadillo o una chocolatina pequeña. No abuse de harinas y dulces.


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet