Síguenos en:

Enseñe los modales

Enseñe los modales

Respeto, tolerancia y decir 'gracias', se transmiten con el ejemplo.

Enseñe los modales
Por: Redacción ABC del bebé
07 de Abril de 2015
Comparte este artículo

¿Han visto el video que desde hace un par de meses circula por internet, en el que todo lo que haga el adulto lo copiará el infante? Si el padre grita a su par, su hijo hará lo mismo; si él grita, insulta y no se controla, el infante repetirá esas conductas, y si no lo ha visto, lo invitamos a que lo vea en el siguiente link. Cualquier parecido con la realidad sí que es pura coincidencia. 

En los niños, por su corta edad, según Johana Romero, directora de la especialización en psicología clínica de infancia y adolescencia de la Universidad de la Sabana, el término de modales, “tiene que ver con el moldeamiento que realizan los padres de la conducta de sus hijos; esto se da desde que nace el bebé”. 

Los modales son producto del aprendizaje que se genera a medida que los niños adquieren su ‘plasticidad neuronal’, que se da en cuanto crecen. En algunos pequeños el aprendizaje se da más rápido y con mayor facilidad en unos que en otros. Según la doctora Romero, existen teorías del desarrollo que indican que el aprendizaje no es una camisa de fuerza, es decir, no todos los niños aprenden al mismo tiempo. Lo que sí está claro es que una vez los niños empiezan a distinguir el color de los objetos, reconocer fondos, siluetas y rostros a través de la observación, buscan imitar las actitudes de los adultos, razón por la cual es clave que los mayores sean coherentes frente a lo que enseñan y cómo se comportan ante sus hijos. 

Los padres modelan comportamientos, y los niños, en tanto los idealizan, repiten sus conductas. Ahora, es importante que los padres sean consistentes, coherentes y se comuniquen de una manera asertiva con sus hijos, pues en términos de modelamiento humano, los niños repetirán tanto comportamientos que adquieren significación positiva, como negativa. 

Es cierto, para enseñar buenos modales, es importante que las personas que rodean al menor mantengan unas bases claras de su educación, orientadas por normas y límites claros, que permitan al niño entender la importancia de la autoridad de sus padres, principalmente. 

Por su parte, Juan David Roa De La Torre, psicólogo y magíster en Psicología Clínica del Politécnico Grancolombiano, opina que “es pertinente tener en cuenta que hay que empezar a enseñarle al niño modales, justo cuando empieza su proceso de socialización. En teoría, esto podría presentarse alrededor de los 3 años. No obstante, en momentos previos y hablando en términos de desarrollo, mediante la instauración de rutinas y hábitos en edades más tempranas, ya se deben enseñar preconceptos que servirán como herramientas facilitadoras para la posterior adquisición y representación de diferentes normativas que median las relaciones sociales. 

Carolina Poveda-Hernández, psicóloga clínica del Instituto Roosevelt, afirma que cuando un menor no demuestra unos modales buenos, se debe a que posiblemente no existe un modelo a seguir. Normas para tener en cuenta:  

 - No contradecirse: existen diferentes formas de contradecirse entre los miembros de la familia, o entre las personas que conviven con el menor. Es clave que estos no se contradigan delante de los niños, ya que puede traer confusiones en el pequeño. Sin embargo, existen ocasiones en que no será necesario que se contradigan varias personas, una sola se puede contradecir a sí misma, por ejemplo en los casos en que regañamos a nuestros hijos e inmediatamente lo consentimos o pedimos disculpas 

- No discutir: si queremos que nuestros hijos nos respeten, no discutamos con otras personas delante de ellos

- Una sola vez: al pedirle a los niños que realicen un quehacer (tender la cama, recoger su ropa, hacer las tareas, etc.) es mucho mejor decirlo una sola vez.

 - No a la cantaleta: esta se vuelve aburrida, lo que, a la vez, hace que las personas alrededor, y más los niños, terminen por no prestar atención a lo que sus padres les dicen. 

 - No hacerlo por él o ella: no hacerlo por él/ella si no lo hace, ya que le estamos quitando una responsabilidad, y a la vez le estamos enseñando “Yo lo puedo hacer por ti, no te molestes en hacerlo”.

 - No dar explicaciones: una vez que le ha sido dada la orden de lo que debe hacer, no es necesario explicar los porqué 

 - No rogar: no le ruegue a su hijo para que haga sus responsabilidades, ya que al hacerlo está perdiendo autoridad delante de él 

 - Silencio: ante los comportamientos inadecuados de los menores, se recomienda no discutir con ellos, podemos estar reforzándolo. Guardar silencio y observarlo durante estos momentos hace que su pataleta dure menos tiempo, y asimismo estamos dándole a entender que no la aceptamos. 

 - No pegar: “agresión llama agresión”. Pegarle a nuestros hijos no es una forma de castigo, es un tipo de maltrato, el cual no soluciona el problema; al contrario, estamos generando uno más grande. 

 - No amenazar: los niños aprenden a discriminar cuando las cosas son reales o no, por eso la amenaza pierde validez con el tiempo. 

 - No premiar con cosas materiales: al igual que las amenazas, los premios materiales pierden validez. Al premiar usemos palabras o gestos que sean motivadores para nuestros hijos. 

 

 

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
PASPAS
Hace 1 año
Muy importante
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet