Síguenos en:

Claves para ayudar a sus hijos a superar el miedo en Halloween

Claves para ayudar a sus hijos a superar el miedo en Halloween

El miedo y el susto, que paradójicamente a la vez estremecen y se disfrutan, son unos de los grandes protagonistas de Halloween. Para desentrañar esta emoció

Claves para ayudar a sus hijos a superar el miedo en Halloween
Por: Efe
25 de Octubre de 2013
Comparte este artículo

El miedo y el susto, que paradójicamente a la vez estremecen y se disfrutan, son unos de los grandes protagonistas de Halloween.

Para desentrañar esta emoción tan poderosa  que los diccionarios definen como una “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario” y conocer  las claves para que los pequeños y no tan pequeños lo vivan durante esta festividad de una manera sana y no traumática, Efe entrevista a la psicóloga clínica Alicia López de Fez.

Consultada sobre las situaciones que pueden hacer que un miedo que permanecía controlado o latente en un persona se descontrole, la fundadora y directora del Centro de Psicología López de Fez, Cplf, (www.tupsicologoenvalencia.es), señala que una de ellas es “el factor sorpresa, es decir, no esperar en absoluto que acontezca el suceso que provoca el miedo. Esto aumenta la sensación de desorientación y, por ende, el descontrol total en la reacción. El miedo se transforma en pavor”.

En su práctica clínica, López de Fez ha tratado personas  ‘adictas al miedo’  que desean profundamente dejar de serlo. Sienten miedos “a no estar a la altura, a perder el trabajo, a la violencia doméstica, a la inseguridad, a la vida, a la muerte, a la enfermedad, al abandono, e incluso ‘miedo al miedo’", explica.

“Todas estas sensaciones no  hacen a las personas sentirse vivas, sino que el miedo les paraliza y solicitan ayuda profesional porque desean dejar de sentirlo. Otra cuestión es que el miedo sea, inconscientemente, un mecanismo de defensa. Mientras sentimos miedo tenemos la excusa perfecta para no pasar a la acción”, indica esta profesional.

Por otro lado,  añade López de Fez, en algunas personas “existe la adicción a las emociones fuertes que provocan las películas y los libros de terror”.

Brujas, casas encantadas, fantasmas, monstruos, muertos vivientes... Aunque algunos niños y adolescentes les temen, a la mayor parte, curiosamente, también les atraen, esta psicóloga no es partidaria de generalizar, porque “no todos los adolescentes sienten una enorme atracción” por estos elementos atemorizantes.

El límite entre la realidad y la fantasía

“Me encuentro muchos adolescentes que acuden al cine a ver una película de terror o suspense, no porque se sientan atraídos por ellas, sino para no pasar la vergüenza de decir que no disfrutan. Esto les haría perder popularidad e integración en el grupo de amigos, tan importante en esta etapa de la vida”, explica López de Fez, a Efe.

Por otro lado, según esta experta, “en las fiestas de disfraces de Halloween el miedo es casi inexistente. Se trata más bien de compartir y disfrutar con la elección de disfraz, salir en pandilla, etc. Todos saben que no es real, que detrás de la careta se encuentra el amigo de toda la vida”.

“Son los niños más pequeños los que pasan más miedo y esto es debido a que todavía no tienen claros los límites entre la realidad y la ficción”, señala la directora del Cplf.

Por otra parte, algunos adultos, que ya no tienen la fantasía desbordada de los niños y adolescentes, siguen sintiéndose atraídos por los libros, series y películas de terror y disfrutan del escalofrío, porque “el cerebro de estas personas se acostumbra a generar estados de emociones excitantes, incluso placenteros, a través del cine y la literatura de terror,  aunque son muy conscientes de que se trata de algo irreal: detrás hay una cámara, unos actores, un director…”,  indica esta psicóloga.

Respecto de los tipos de miedos que puede hacer aflorar, exacerbar o incluso generar  Halloween  con toda su parafernalia macabra,  López de Fez indica que “en los niños más pequeños pueden ser miedos a la hora de irse a dormir y/o al despertarse a medianoche pensando que hay monstruos en la habitación”.

Como siempre, se impone el sentido común en el consejo a los padres: estar atentos al lenguaje verbal y no verbal de los hijos y, si vemos que la fiesta de Halloween ‘no les va’ a los niños, aunque se lo expliquemos despacito, esta experta aconseja “cortar cuanto antes, porque no hay necesidad de hacérselo pasar mal innecesariamente”.

“En cualquier caso –explica- esta fiesta se encuentra cada vez más incorporada en nuestra cultura, entre otras razones porque se celebra ya en muchos colegios. Esto hace que cada vez sea percibida con mayor naturalidad por parte de niños y jóvenes. Algo así como un carnaval en noviembre”.

Respecto de si los padres pueden aprovechar Halloween para explorar los temores de sus hijos y fomentar en ellos una actitud más valiente ante la vida, esta experta responde: “La exposición a los temores de los hijos ha de hacerse siempre de forma gradual, predicando con el ejemplo (‘¿ves cómo lo hago yo?’) y transmitiendo mensajes de confianza: ‘tú puedes’. Después reforzar: ‘¡Muy Bien, campeón’!”.

Un recuerdo de nuestro propio final

Algunas personas adultas o mayores,  pueden ver en Halloween una referencia a su próxima desaparición física y despertar su propio temor a la muerte. López de Fez señala que efectivamente “es una fiesta. Es el Día de los Difuntos y la visita al cementerio la que nos recuerda nuestro final”.

En experiencia de esta psicóloga las personas que “tienen miedo a la muerte son aquellas que no viven la vida plenamente, como realmente quisieran vivirla. Por eso temen la muerte, porque se acaba el tiempo, ya no hay más oportunidades para cambiar”.

Sin embargo, quienes “están con quien quieren estar, donde quieren estar y como quieren estar no tienen miedo al más allá. Mueren con las botas puestas, felices y contentos de la vida que han labrado”, matiza.

“Si a estas edades el miedo a la muerte es exacerbado, es el momento de plantearse un cambio de rumbo hacia una vida coherente y plena”, aconseja esta profesional.

Dado que a los niños les cuesta más diferenciar la fantasía de la realidad, los padres pueden ayudarles a que disfruten del Halloween, explicándoles “muy claramente que se trata de una fantasía y siempre sin forzar”.

“En concreto: padres e hijos pueden hacer juntos las caretas, fomentar la participación de los hijos en el diseño del disfraz, en la compra del material, etc. Si son padres amantes de la cocina, crear juntos dulces y galletas con formas divertidas relacionadas con Halloween”, sugiere esta psicóloga clínica.

Alicia López de Fez añade categórica: “Conviene recordar que los niños tienen también sus propios gustos. Puede que Halloween no sea “santo de su devoción” y prefieran otras fiestas, otras formas de divertirse y fomentar la creatividad. Escuchémosles, estemos atentos a sus inclinaciones naturales”.

Respecto de si es cierto que los miedos pueden ser transmitidos, a veces, de padres a hijos, esta experta responde  que “absolutamente sí”, y explica que esta situación puede evitarse “con control y autodominio por parte de los padres, que debemos mordernos la lengua para tratar de no verbalizar nuestro miedos irracionales. Es nuestra responsabilidad”.

Con relación a si en Halloween y en general son más miedosos las chicas o los chicos, ya sean niños, preadolescentes o adolescentes, esta psicóloga señala a Efe que “la variabilidad es inmensa” y, en su opinión, los tipos e intensidades de los miedos son algo que “depende de cada persona, no del género”. 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
GERMANI
Hace 2 años
La mejor clave es NO celebrar una fiesta que no corresponde a ningún tema, tradición, evento, etc., que nos incumba a los colombianos....
1
sutio
Hace 2 años
NO IMPONGAS LO QUE TU HIJO NO QUIERE. ESTE ARTICULO EN NADA AYUDA. LOS MIEDOS CONTIUAN AUN DESPUES DE ADULTO. LA CURA SERA PEOR QUE LA ENFERMEDAD. ALEJA A TUS HOJOS DE ESTAS ACTIVIDADES, NO ES DE EXTRAÑAR QUE EN SU JUVENTUD TU HIJO QUIERA TENER UN TATUAJE, UN METAL EN SU PIEL.... CUIDALO DE ESTAS PRACTICAS
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet