Síguenos en:

Crímenes contra niños: !indignante¡

Crímenes contra niños: !indignante¡

Colombia es un país muy raro, y de paso, indolente. Pasamos de la emoción nacional con el triunfo de Paulina Vega en Miss Universo y a la depresión nacional

Crímenes contra niños: !indignante¡
Por: José Alberto Mojica Patiño
06 de Febrero de 2015
Comparte este artículo

Colombia es un país muy raro, y de paso, indolente. Pasamos de la emoción nacional con el triunfo de Paulina Vega en Miss Universo y a la depresión nacional por la lesión en un dedo de James Rodríguez. En menos de dos semanas. 

Entre tanto, en Tuluá (Valle), el pasado 3 de febrero, un niño de ocho años abrió la puerta de su casa y un psicópata, de 18 años, conocido de la familia, lo degolló. Y de paso casi mata al papá del niño. 

Dos días después, el 5 de febrero, en Florencia (Caquetá), cuatro niños fueron asesinados, al parecer, por un lío de tierras en los que estarían sus padres. Eran cuatro hermanitos. Les dispararon en la cabeza. Uno se hizo el muerto y se salvó. Bueno, se salvó, pero me imagino lo dura que será la vida de esa criatura sabiéndose testigo y sobreviviente de la masacre de sus hermanos. 

Pero ni el niño degollado en Tuluá -degollado al mejor estilo de esos dementes de Estado Islámico- ni los cuatro niños asesinados a tiros en Caquetá merecieron la suficiente atención de los medios ni de la opinión pública. Por varias razones. La primera y al parecer, la más importante: la lesión en un dedo que sufrió James Rodríguez. La segunda: la foto en redes sociales de uno de los piecitos de Sasha, el segundo hijo de Shakira y Piqué. Y la tercera, para mí la definitiva, la más triste y preocupante: la indiferencia hacia la dura realidad que viven nuestros niños. 

Sí, en Colombia la violencia contra los niños se volvió paisaje. No conmueve ni indigna masas. No merece que hablemos de eso en las redes sociales. No es ‘cool’. No merece ser tendencia en Twitter, como si lo fueron el toro y el caballo acribillados a comienzos de año en corralejas celebradas en pueblos de la Costa. Claro, también repudio que una turba iracunda mate a cuchillazos a un animal, pero no entiendo cómo el crimen de un niño puede pasar casi inadvertido. 

Aunque el país no se puede medir por las redes sociales, sí son un indicador y un medio para expresarse y generar tendencias. Por ejemplo, la masacre contra los periodistas y caricaturistas del semanario satírico francés Charlie Hebdo fue un fenómeno en las redes sociales. Todo el mundo -me incluyo- publicó fotos con el letrero y la etiqueta #YoSoyCharlie. Pero, ¿cuántos han escrito en Facebook y Twitter ¿#YoSoyLosNiñosDeCaquetá? Muy pocos. Eso no es ‘cool’. 

También es cierto que indignarse en las redes sociales no sirve de mucho. El tema de los niños en Colombia es muy grave y delicado. Cada día, según datos de Medicina Legal, tres niños son asesinados. El dato corresponde a un informe que publiqué en El Tiempo en el 2012, pero esta cifra, según los expertos, se sostiene. El otro gran problema es que el hogar, que se supone debería ser un entorno de amor y protección, es el escenario más peligroso para los niños. En el 2013 se registraron 16.457 casos de niños maltratados, según cifras del Bienestar Familiar, de los cuales los principales agresores son sus padres, padrastros, tíos y abuelos. Vale recordar el caso reciente en el que una mamá, en Tenjo (Cundinamarca) asesinó a su hija de cuatro años a golpes.... Cómo olvidar el caso de Luis Santiago, el bebé de once meses que fue secuestrado y asesinado por órdenes de su propio padre, Orlando Pelayo, para no responder por sus obligaciones. Eso fue en el 2008. Y casos similares, y peores, abundan. Pero no los recordamos y no aprendemos de ellos. 

No se puede esperar que todos los niños de este país crezcan sanos, felices y protegidos, cuando la mitad de los bebés que nacen en Colombia son producto de embarazos no deseados, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud -ENDS del 2010. Qué se puede esperar si los papás no quieren a los hijos. 

Y hay más cifras, pero eso le corresponde al Bienestar Familiar, que está en mora de estructurar e implementar una política contundente de intervención que permita contrarrestar la violencia intrafamiliar para que nuestros niños dejen de ser ultrajados, violados y asesinados. Y de paso, para ayudar a construir la paz de la que tanto se habla por estos días. De nada sirve que las Farc y el Gobierno firmen el fin de conflicto armado si, en nuestras casas, nos seguimos matando. Nada bueno se puede esperar de un país que se acostumbra a que maten a sus niños. 

Ah. Y aunque también admiro profundamente a James Rodríguez y me emociono con sus triunfos, pero la felicidad de este país no puede depender de sus goles. 

@JoseMojicaP 

Periodista de EL TIEMPO especializado en temas de infancia.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
blablabla
Hace 1 año
Indignante!
1
callefalsa
Hace 1 año
Indignante!
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet