Síguenos en:

‘Los niños están tristemente adaptados a la violencia’

‘Los niños están tristemente adaptados a la violencia’

Especialista analizó los dibujos de los niños en zona de conflicto.

Dibujo violento de un niño en Colombia
Por: Margarita Barrero
16 de Marzo de 2012
Comparte este artículo

En un salón de clases de la zona roja de Nariño se reunieron varios escolares para mostrar a través de pinturas lo que afecta sus vidas en el lugar donde habitan. Al finalizar la actividad, la mayoría de los menores de edad -que tienen entre 10 y 14 años- habían dibujado hechos de violencia.


El psicólogo y psicoterapeuta Steve Fernando Pedraza Vargas, coordinador de varios proyectos para Save The Children desde el 2009 y quien ha trabajado en zonas violentas con niños, analizó estos dibujos y estas son sus conclusiones:


“Los niños se abrieron a través de estas pinturas y como si fuera la escena de una película están contando cómo ven su vida”, esa fue la primera impresión del psicólogo.


Hablando específicamente del contenido, el especialista sintió que están comunicando demasiado concentrados en la violencia y esto es lo esperado: “Si hay muchos temas de muerte no es que estén traumatizados, es la naturalización de su realidad. Es la manera que han encontrado para sobrellevar las dificultades que tienen. Por ejemplo, nosotros estamos en la ciudad y a unos kilómetros la gente se está matando y hay secuestrados, los extranjeros no se explican cómo podemos vivir así: como si nada nos ocurriera, y lo que pasa es que los colombianos nos disociamos de eso para poder continuar, lo mismo hacen estos niños en su zona”, afirma el especialista.


Para estos menores de edad la violencia es parte de su cotidianidad y se supone que deben aprender a aislarse como lo hacen los oficiales que están en contacto constante con la muerte: “Hay estudios al respecto. Es como si tuvieran que acostumbrarse a su realidad y para poder sobrevivir crean una disociación sana en donde ven la muerte, la sangre, el dolor como algo normal, porque si pensaran que eso está mal perderían la razón”, afirma.


Para explicar esta consideración, el sicólogo da un ejemplo: “Si un niño bogotano  pintara algo así tendría graves problemas. Sin embargo, dentro del contexto en el que están estos menores de edad: en medio de un conflicto, estos dibujos en los que mezclan paisajes hermosos con sangrientos derramamientos de sangre tiene que ver con lo que se conoce como resiliencia: la capacidad del sujeto de sobreponerse a momentos de dolor y de adaptarse a las dificultadas. En estos casos, aunque no debería ocurrir, es un mecanismo sano”, afirma.


Si ellos notaran que su realidad está mal podrían deprimirse: “ellos se han acostumbrado a este tipo de situación, si se acabara el conflicto generarían respuestas agresivas y situaciones dolosas para poder sentir que hay un equilibrio, porque están tristemente adaptados a la violencia”, asegura el especialista.


Trazados de rabia y apatía


Dejando de lado el tema del contenido y hablando específicamente de la parte técnica del dibujo, el doctor Pedraza aseguró que en los dibujos donde las líneas son débiles  queda claro el bajo estado de ánimo de los dibujantes, al igual que su apatía hacia la situación e incomodidad. Al contrario, en el caso de las pinturas que tienen líneas fuertes y muy marcadas se muestra una personalidad impulsiva y es una expresión de la rabia.


Según el psicólogo, en estos dibujos el sol representa apego, sostén y poder, es su protección, y las montañas son elementos de cercanía. También es esperado que pinten un piso y lo que cambia es el tamaño de este: “entre más marcado sea significa que necesitan más protección o sostén”, aclara.


Otro punto importante que destaca es que las hojas de los niños fueron ubicadas de manera horizontal antes de iniciar el trabajo; sin embargo, algunos decidieron dibujar con la hoja en posición vertical: “Ese cambio es oposición, normal en adolescentes pero no en niños de esta edad. Indica que quiere ocultar  algo o también es una formar de retar la figura de autoridad”, afirma.


El psicólogo dice que, de acuerdo con las edades de los niños, lo ideal es que los dibujos estuvieran en el centro de la hoja pero esto solo ocurrió en la minoría, “muchas imágenes fueron pintadas con una fuerte inclinación al lado izquierdo, lo cual significa represión e incomodidad. En general, son niños impulsivos porque la mayoría se extendió del espacio que se marca para hacer el dibujo y se supone que a su edad la puesta de límites ya debe estar establecida”, explica el especialista.


 


 


 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
danialkhatri
Hace 3 años
Esas son algunas de las conclusiones del informe internacional "Por ser Niñas", elaborado por la ONG española Plan, que lleva el título "¿Y qué pasa con los chicos?", en el que se analiza la participación de los hombres en favor de la igualdad de género. dried milk calories
2
kilogram
Hace 3 años
En un salón de clases de la zona roja de Nariño se reunieron varios escolares para mostrar a través de pinturas lo que afecta portable dog fences
1
kilogram
Hace 3 años
The Children desde el 2009 y quien ha trabajado en zonas violentas con niños, analizó estos dibujos y estas son sus conclusiones: 5 gallon water container with spigot
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet