Síguenos en:

No les mienta a sus hijos sobre sus ausencias

No les mienta a sus hijos sobre sus ausencias

Cuando vaya a estar lejos de su hijo, dígale la verdad

No les mienta a sus hijos sobre sus ausencias
Por: Tatiana Quinchanegua
13 de Diciembre de 2013
Comparte este artículo

“Abandono, eso sienten sus hijos cada vez que usted se aparta de ellos sin decirles a dónde se dirige”, afirma Mariana de los Ángeles Villarraga, psicóloga del Politécnico Grancolombiano. Los niños lo asocian a un momento de impotencia, de soledad, de desconfianza y de mentira, ya que algunos padres suelen emitir frases como: “Voy al garaje” o “voy al supermercado y no demoro”, cuando en realidad se tardan un rato largo o van a trabajar y llegan en la noche.

Es esencial decir la verdad, no mentir ni ocultar la situación a los niños, tampoco evadir el tema para intentar escapar de él. Los adultos deben ser sinceros con sus hijos, indicarles adónde se dirigen, bien sea a trabajar o a la esquina, así ellos no se mostrarán sorprendidos ni temerosos con su cuidador.

Según Rosa Julia Guzmán, directora de la maestría en pedagogía de la Universidad de La Sabana, un gran aliado de los padres para explicarles a los hijos la distancia y ayudarles a entender es el tiempo, pueden explicarles con frases como: “llegaré cuando tu hermano regrese a casa”, o “mira el cielo, llegaré cuando empiece a oscurecer”, así sus hijos se ubicarán y sabrán que sus padres volverán por ellos. Este sentimiento de abandono se generará alrededor de los 6 meses y finalizará hacia los 4 años aproximadamente. Los más pequeños lo hacen evidente a través del llanto.

Si usted le dice a dónde va, el niño dejará de llorar fácilmente si está con un solo cuidador todo el tiempo (niñera, familiares o hermanos mayores), y en su contexto, es decir, en su habitación y con sus juguetes, o en su casa, en la que siente bienestar, comodidad y confianza porque es el lugar al que pertenece. La incomodidad suele desaparecer después de un rato. Por el contrario, si el menor se deja a cargo de una persona distinta al cuidador tradicional, se sentirá angustiado y temeroso. La comparación con un adulto puede ser cuando este se enfrenta al reto de una nueva etapa laboral en una oficina en la que no conoce a nadie. Hasta este momento los niños no se encuentran preparados emocionalmente para enfrentar este tipo de situaciones.

En caso de que se deba dejar al niño a cargo de varios cuidadores, es decir, un día con la abuela, al día siguiente con la tía y, al tercer día, con una prima, no habrá problema alguno, siempre y cuando exista unidad en los criterios y en las pautas de crianza establecidos por los padres. Es probable que los niños lloren al principio, pero con los días no tendrán problema de quedarse con alguno de ellos. Además, tendrán conciencia de que sus padres acudirán en su búsqueda. Es importante no alterar las rutinas a los pequeños, ya que los hábitos son acciones que al hacerlas repetitivas favorecerán experiencias saludables para el futuro. Además, ningún niño se siente cómodo dentro de una situación en la que no sabe qué sucederá. La rutina diaria también brinda sensación de seguridad a los niños.

Aunque la mayoría de los padres experimentan temor por dejar a sus hijos al cuidado de otra persona, deben procurar sentirse seguros y entender que es normal apartarse de sus hijos, ya que la intranquilidad y la culpa también se transmiten y los niños la aprenden de sus padres. La elección del cuidador es determinante para la tranquilidad de los padres. Tenga en cuenta aspectos como la formación académica, la experiencia, solicitar referencias y la química que pueda tener la niñera con el infante. Al llegar a casa, si el niño ya habla, pregúntele qué hizo y observe su estado de ánimo.  “Si persiste una actitud de angustia con la niñera, la empleada o quien lo cuide, se debe prestar atención a casos de negligencia o de maltrato”, explica Rosa Julia Guzmán. El llanto por distanciamiento corto y temporal no es motivo de consulta con el psicólogo. Sin embargo, si persiste por más de una semana se deben analizar otras variables como, por ejemplo, que los menores no se sienten a gusto ni con el cuidador ni con el lugar donde permanecen mientras está lejos  de sus padres. El sentimiento de abandono persistirá hasta que el niño se entretenga con otra actividad. Esta situación también les permitirá a los pequeños aprender a manejar la frustración y reconocer que sus padres, seguro, volverán.  

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet