Síguenos en:

¿Los niños pueden coger cosas que no son de ellos?

¿Los niños pueden coger cosas que no son de ellos?

Encontrar elementos que no les has dado a tus hijos puede resultarte preocupante.

¿Los niños pueden coger cosas que no son de ellos?
Por: Lizeth Salamanca Galvis
07 de Marzo de 2016
Comparte este artículo

"De pequeña solía quedarme con algunas cosas que no eran mías. No lo hacía con la intención de robarlas, ni siquiera me parecía que estuviera haciendo algo malo. La cosa era simple: sí me gustaba, me lo quedaba, y mi conciencia me decía que yo lo necesitaba más y que al dueño no le iba a faltar o que ni siquiera se daría cuenta. El problema aparecía cuando mi mamá encontraba tales objetos. Entonces se armaba la de Troya: ¡que de dónde, que por qué, que era el colmo, que qué vergüenza! Y yo me asustaba a tal punto que terminaba inventando historias inverosímiles para justificar el origen de “mis tesoros”, cosa que, al final, me hacía parecer más culpable de lo que en verdad era, mientras que llegaban las reprimendas y mi mamá se rasgaba las vestiduras pensando si su pequeña princesa terminaría convertida en una verdadera criminal. Hoy tengo 24 años, soy profesional, me gano la vida de manera honrada y puedo decir que ese episodio infantil no me hizo una ladronzuela”.

La historia de Viviana Botia puede resultarte algo familiar si eres de aquellos padres que han descubierto en los morrales, bolsillos y habitaciones de tus pequeños juguetes, útiles escolares, accesorios e incluso dinero que jamás les has dado. Esta es una situación que quizá te genere intranquilidad por no saber qué tan recurrente y grave puede llegar a ser esa conducta y por la vergüenza que puedes pasar ante los dueños de los objetos tomados, así que la primera pregunta que te puedes estar haciendo es ¿por qué lo hace? (Te puede interesar: Aprenda a reprender sin excesos

Para Isabel Cristina Bettín, psicóloga de preescolar del Gimnasio Los Caobos, hay que tener en cuenta varios factores como la etapa evolutiva o la edad del niño, pues, por ejemplo, en edad preescolar es natural que no tenga conciencia de la propiedad del otro y simplemente tome aquello que le gusta. “En esta etapa no hay un valor moral que indique una falta”, afirma.

Para la experta, otros factores están relacionados con las necesidades emocionales de cada niño, ya que es posible que la falta de afecto o la presencia de situaciones emocionales conflictivas lo desestabilicen y busquen compensar esa intranquilidad con la obtención de cosas materiales.

“Tuve el caso de un niño de cuatro años que se guardaba los útiles escolares de sus compañeros, incluso los de la profesora, argumentando que le parecían bonitos. Al estudiar un poco más el caso, descubrimos que sus padres estaban recién separados y esto le generó ansiedad y angustia, por lo que encontró en esta conducta una forma de desahogo que le ayudaba a liberar tensión”, relata Bettin.

Necesidad o capricho

Por su parte, Liliana Betancourt, psiquiatra de niños y adolescentes, y coordinadora de salud mental del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, señala que los niños que toman objetos ajenos “son niños que consciente o inconscientemente tienen carencias de tipo material o de tipo afectivo. Pero este comportamiento también aparece cuando hay antecedentes de falta de límites por parte de los padres, que les han permitido a sus hijos quedarse con algo que no les pertenece y no le han dado al hecho la importancia que merece -aunque también puede darse por la imitación de patrones inadecuados de adultos y pares-.

Si hablamos de niños de mayor edad, que ya tienen una noción de lo correcto y lo incorrecto éticamente hablando, esta conducta “puede aparecer por necesidad o por el simple capricho de obtener de alguna manera aquellas cosas que desean tener y que otros niños sí tienen”, explica Daniel García, magíster en psicología y director de la Escuela de Educación del Politécnico Grancolombiano. (Puedes leer: Consejos para corregir conductas inadecuadas en los pequeños)

A esto se suma la presión social a la que esté expuesto el niño y la competencia entre pares por diferencias socioeconómicas, la envidia, querer llamar la atención de los adultos e incluso deseos de venganza por algo que le hicieron y que busca subsanar a través de “quitarle algo” a su “verdugo”.

Siempre devolver

Ahora bien, a la hora de encarar el tema, la doctora Betancurt recomienda mantener ante todo la calma y dar respuesta inmediata a lo ocurrido confrontando al niño con la situación. Para ello, se debe evitar a toda costa utilizar palabras descalificativas que avergüencen al niño y lo hagan sentir mal, a pesar de que se le manifieste de manera clara y directa que aquello que hizo fue inadecuado. “Pueden llamar por su nombre el acto de robo o hurto si el niño ya tiene la edad para entender este concepto”, aclara la psiquiatra.

A su vez, la doctora Isabel Bettin aconseja una actitud proactiva y no reactiva: “se le debe preguntar al niño para qué lo cogió y no por qué, ya que esta última lo asusta y lo juzga, y lo más natural es que, además de haber tomado algo que no le pertenece, empiece también a mentir para protegerse”, precisa la experta.

El próximo paso es darle la oportunidad de enmienda, pidiéndole devolver el objeto a su dueño y disculparse; esto no es fácil siempre, por el riesgo de ser ridiculizado. Lo ideal, dicen expertos, es que la disculpa sea privada. De otro lado, cuando esto pasa en un supermercado o almacén, los padres pueden hacer que el niño devuelva lo que tomó o pagarlo. (Recomendado: Evite tener un pequeño dictador en casa)

“Independientemente del contexto donde ocurra la situación, es importante dialogar sobre lo ocurrido con el niño, que sea él mismo quien devuelva lo tomado, ofrezca disculpas y se comprometa a no volver a hacerlo. Aunque puede parecer vergonzoso hacer pasar por esta situación al menor, es necesario que asuma por sí mismo la responsabilidad del error”, afirma García.

¿Cuándo consultar a un especialista?

Tomar lo que no le pertenece se puede convertir en un hábito recurrente para tu hijo cuando este se da cuenta de que su comportamiento es “exitoso”, porque no hay consecuencias y no tiene los llamados de atención pertinentes. Sin embargo, si han existido medidas correctivas y la conducta de tu niño persiste o, en el peor de los casos, tu pequeño te manifiesta no ser consciente o no acordarse del momento en que toma aquello que no le pertenece, es importante que busques asesoría de un profesional.

 

 

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
sliferdunkelheid
Hace 29 semanas
vea pues :O
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet