Síguenos en:

Qué palabras usar a la hora de corregir a su hijo

Qué palabras usar a la hora de corregir a su hijo

Además, qué frases son recomedables usar y cuáles no.

mujer
Por: Redacción ABC del bebé
19 de Septiembre de 2012
Comparte este artículo

Lo más importante a la hora de comunicarse con un niño es hacerlo desde el corazón, con amor y en positivo. Esta es la recomendación fundamental de Álvaro Gutiérrez, coach en Programación neurolingüística.
Según Germán Cuta García, médico cirujano y también coach en programación neurolingüística, las palabras son el 7 por ciento de la comunicación, y el resto del mensaje lo transmiten los elementos de la comunicación no verbal, como la expresión corporal o el tono de la voz. “Las palabras sí son importantísimas, pero para que tengan un efecto más contundente deben ir acompañadas de una congruencia en cuanto a tonos y lenguaje corporal”, asegura Cuta.
Se debe ser coherente: sentir lo que se dice. Si usted, por ejemplo, reprende a su hijo porque regó agua en el piso y le dice que no lo haga, pero en el fondo siente que la travesura ha sido divertida, el niño, además de las palabras, percibirá su emoción y, al ser contraria a las palabras, recibirá un mensaje confuso.  
Además de ser coherente, es clave hablar desde el amor. Gutiérrez explica que cuando los niños escuchan y sienten las palabras con amor, serán mucho más receptivos a los mensajes y crearán una mejor salud mental, un mejor concepto de sí mismos.
Cuta afirma que “el inconsciente se programa a través del pensamiento y del lenguaje; entonces, cada vez que pensamos, programamos cosas y cada vez que comunicamos, programamos cosas en nosotros y en las personas que nos rodean”.
Si usted le dice todo el tiempo a su hijo que es un inútil, que no es capaz, que no puede hacer las cosas, él grabará estas ideas en su cerebro y terminará por convencerse de que, definitivamente, él no tiene posibilidades.
Gutiérrez afirma que lo mejor, entonces, es hablar siempre en positivo. Si, por ejemplo, le va a decir que no coja un adorno, dígale mejor que lo deje quieto. La recomendación de él es eliminar la palabra ‘no’ lo máximo posible. Y explica que el embarazo y los tres primeros años de vida son fundamentales para programar el cerebro del niño de la mejor forma posible, y en esto influyen tanto las palabras que se usen como la forma en que se digan, y la actitud corporal que asuman. Si va a hablarle a su hijo pequeño, por ejemplo, agáchese a su altura. Siempre él recibirá mejor el mensaje.
Dígale a su bebé, desde que lo tiene en el vientre, que es capaz, amoroso, que es muy valioso. Y dígalo también con el corazón. El niño percibe el tono y las emociones con las que los padres se comunican con él y reacciona en consecuencia.
Desde el punto de vista de María Isabel González, directora del programa de Psicología de la Universidad del Rosario, lo importante para comunicarse con su hijo es la coherencia de las palabras, porque el niño desde que nace aprende a leer sus gestos y emociones, así que cuando le dice algo solo por decirlo, recibe un doble mensaje, que lo único que hace es confundirlo.
La recomendación de la psicóloga González es siempre estar atento y consciente de lo que le dice al niño, y expresarlo en los términos más concretos posibles  para que él  pueda  entender el  verdadero sentido del mensaje.
“Muchas veces los padres gritan o castigan a sus hijos por alguna cosa que hicieron mal y, al rato, cuando se les pregunta la razón por la cual fueron castigados, ellos simplemente contestan: ‘Porque mi papá o mi mamá estaban muy enojados’. En ese caso todo castigo pierde su objetivo, porque no se castiga por estar bravo, sino por reprender algún mal comportamiento. Entonces, antes de imponer una sanción es necesario explicarles que la molestia de los padres es porque hay un desacuerdo con lo que hicieron mal”, explica la psicóloga.
Otro caso que para María Isabel González es un error de comunicación con un hijo ocurre cuando usted le oculta sus verdaderos sentimientos. Muchas veces los niños ven a la madre o al padre triste o llorando, y al preguntar por lo que les pasa la salida más común es negar cualquier problema.
El consejo de la psicóloga es hablarle al niño con la verdad, decirle, por ejemplo, ‘sí, estoy triste, pero se trata de una situación que voy a resolver’. Esta actitud le puede enseñar a su hijo que no está mal expresar los sentimientos y que los problemas se deben solucionar.
Otra conducta no recomendable es salirse de casillas frente a  su hijo o culparlo de cada uno de sus enojos. La experta del Rosario considera que con dicho comportamiento se transmite el mensaje de que hay que enfurecerse cuando las cosas no salen como uno espera y de que siempre hay alguien a quien culpar.
“Los adultos se deben hacer cargo de sus sentimientos. Decirle al hijo: ‘Es que tú me pones furioso’ no es la mejor manera de manifestarles que hay un acto que no me gusta y soy yo quien decido enojarme o actuar de otra manera más pedagógica”, dice González.
 En consecuencia, la opinión de la psicóloga es que social y culturalmente no ser coherente en la casa confunde o crea situaciones como la doble moral, mentir u ocultar los sentimientos para no mostrar debilidad.


Atención a los chistes
Evite frases aparentemente chistosas. Dicen que el inconsciente no entiende el doble sentido ni la metáfora ni el humor negro. Así el niño entienda que es en broma, en algún lado de su cabeza puede quedar grabado un mensaje negativo, así que evite frases como: "pareces un marranito al comer", "caminas como un pato", "es que los niños no saben hablar", "los niños no son capaces".
A la hora
de corregir
• Hágalo con seguridad. Si usted duda, el niño lo percibirá y no creerá que es importante.
• Tal vez deba repetir una instrucción muchas veces antes de que el niño la siga, como lavarse los dientes antes de acostarse. No se desespere, puede ser normal. Lo importante es hacerlo siempre con respeto y amor. Le puede señalar que ya ha dicho algo varias veces para que él lo entienda.
• No grite. Los expertos recomiendan no gritarles a los niños. Los padres deben hablarles fuerte y molestos porque también es bueno que el niño conozca los sentimientos de los padres, pero gritarles puede hacerles sentir que no son respetados.
• No le diga que obedezca por amor a usted. Él debe entender que las normas existen porque tienen una razón no porque es necesario seguirlas para contar con alguien en la vida.

No use frases como:    Prefiera frases como:
Eres un inútil               Inténtalo
No eres capaz              Tú puedes
No lo intentes              Piénsalo
No puedes                    Yo te ayudo
No lo entiendes            Hagámoslo juntos


 



 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet