Síguenos en:

Transporte escolar: normas que los padres deben conocer

Transporte escolar: normas que los padres deben conocer

Las familias y los centros educativos deben participar.

Transporte escolar: normas que los padres deben conocer
Por: Marcela Escobar Ramírez
08 de Julio de 2014
Comparte este artículo

La legislación en Colombia sobre transporte escolar hace referencia a la edad de los vehículos, que no debe sobrepasar los 10 años; a la prohibición de sobrecupo; a un límite de velocidad de 40 kilómetros, y al cumplimiento de la revisión técnico mecánica, entre otras normas enfocadas a proteger la vida de los niños que allí viajan.

Sin embargo, los padres pueden trabajar junto con los transportadores, jardines y colegios para lograr que las rutas escolares cumplan unos criterios básicos de seguridad que garanticen el traslado, sin accidentes, de los niños y niñas entre la institución escolar y sus casas.

Para ello es posible revisar una serie de aspectos primordiales para un recorrido seguro de sus hijos.

Compañía: ¿sabe cuál es la empresa que presta el servicio de transporte a sus hijos? Probablemente no. Por eso, lo primero es conocerla, verificar su seriedad (inclusive visitarla), comprobar los seguros que tiene, la idoneidad de los conductores y de las monitoras a cargo de las rutas.

Vehículos: los automotores destinados para ello deben ser microbuses, camionetas, busetas y buses de menos de 10 años de antigüedad; además, contar con certificado de revisión técnico mecánico actualizado, y pólizas de responsabilidad civil contractual y extracontractual vigentes.

Igualmente, los vehículos deben estar identificados con las franjas propias para transporte escolar, de color amarillo y negro en forma trasversal en la parte trasera y frontal del automotor, con la palabra ‘Escolar’, y el nombre del establecimiento al que pertenece.

Personal: los conductores no solo deben haber aprobado el curso de conducción general, sino uno de transporte escolar. Por su parte, las monitoras deben tener conocimientos en manejo de niños en temas tan básicos como ponerles límites y atender situaciones de crisis.

Tanto conductores como monitoras deberían asistir, por lo menos, una vez al semestre a cursos de actualización. Si los padres de familia empiezan a crear conciencia sobre esta necesidad, los transportadores tendrán que capacitar mejor a sus empleados para la prestación de un transporte seguro para sus hijos.

Itinerario: el peor consejero de un conductor es tener afán para cumplir con los horarios. Esto lo lleva a superar los límites de velocidad (40 kilómetros en este caso) y romper las reglas de tránsito para llegar a tiempo a la institución. Por eso, es indispensable fijar itinerarios realistas que contemplen las distancias y el tráfico de la ciudad.

“Si cada niño se demora un minuto en salir a la ruta, los horarios se corren y el conductor tiene la presión de recuperar el tiempo perdido para llegar a tiempo. Ahí empieza la tentación de pasarse un semáforo en rojo”, explica Claudia Puentes, directora de comunicaciones y pedagogía del Fondo de Prevención Vial. Sobrecupo: según el tipo de automotor, ya sea camioneta o bus, existe un cupo autorizado de pasajeros para cada vehículo. Compruebe que el que transporta a sus hijos cumpla esta especificación y que no rompa los límites de ocupación.

Velocidad: un transporte escolar jamás debe sobrepasar los 40 kilómetros por hora. El límite de velocidad va ligado a la premisa de que entre más despacio vaya la ruta, hay menos riesgo de que la energía que se libera en un choque tenga consecuencias fatales.

Infórmese sobre los protocolos de seguridad

Las compañías dedicadas al transporte escolar tienen a su personal en constante capacitación y actualización no solo en normas de tránsito, sino en otros tipos de información básica para un servicio integral.

Por ejemplo, estas empresas constituidas en la legalidad tienen protocolos de manejo de crisis. Al respecto, los padres deberían conocer el plan que manejan los encargados de los vehículos que transportan a sus hijos. ¿Usted sabe si los conductores pueden atender un pinchazo, o un accidente? ¿O si las monitoras están en capacidad de evitar el pánico en los niños y niñas, o brindarles primeros auxilios?

Para verificar si la empresa tiene un protocolo de crisis, la prueba ácida consiste en preguntarles a sus hijos si ya han hecho un simulacro de evacuación. Los planes en el papel no son suficientes para garantizar su éxito, hay que ponerlos en práctica.

Por otro lado, resulta importante tener en cuenta que los padres tienen que entrar también en la disciplina, y no hace esperar a la ruta, pues esto pone en riesgo la integridad de su hijo y de los demás niños. A los conductores se les exige que lleguen a tiempo a la institución, y cada minuto que pierden esperando a un niño que no está listo, es un minuto que tienen que recuperar en el recorrido.

¿Cómo lo hacen? Quizás aumentando la velocidad, pasándose algún semáforo o irrespetando las señales de tránsito. Por eso, sea consciente, salga a tiempo a esperar el transporte y llegue unos minutos antes al paradero para esperar a su hijo en el regreso a casa.

Cinturones de seguridad, por prevención y vida

Las rutas de jardín, sobre todo, deben tener sistemas adecuados para la seguridad individual de los pequeños. Los menores de dos años siempre deben ir en sillas de retención y con anclaje, explica Claudia Puentes. “Los niños nunca deben ir sueltos en ningún tipo de transporte”, afirma tajantemente. Igualmente, sostiene que aunque no lo requiere la ley, debería existir también un tipo de sillas especiales para los niños más grandes.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
agb257014
Hace 2 años
que buen articulo
1
orivera54
Hace 2 años
a veces me dicen que soy muy quisquilloso pero siempre exijo la revision tecnomecanica del vehiculo cuando contrato el servicio
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet