Síguenos en:

Utilizan perros para prevenir matoneo en Bogotá

Utilizan perros para prevenir matoneo en Bogotá

Una fundación en Bogotá creó un proyecto para prevenir el 'bullying'.

Utilizan perros para prevenir matoneo en Bogotá
Por: Karen Johana Sánchez
13 de Septiembre de 2013
Comparte este artículo

Una de las principales preocupaciones de las instituciones escolares, en la actualidad, es el matoneo o bullying escolar. Y son múltiples las cartillas y actividades que se realizan para prevenirlo y combatirlo. Dentro de estas se encuentra la educación asistida por animales, especialmente por perros. Una terapia que tiene como objetivo educar a los niños a través del canino.

El concepto de actividades asistidas por perros se viene trabajando desde comienzos de siglo. Fue el psicólogo Boris Levinson quien decidió incluir al canino como un elemento coterapéutico para reforzar ciertas habilidades y lograr objetivos en los seres humanos.Este concepto ha sido implementado, desde hace seis años, por la Fundación Momentos de Alegría, que trabaja y apoya procesos de discapacidad en diferentes niños con todo tipo de alteraciones. Y ahora tienen varios servicios.  “Nos dimos cuenta de que la gran mayoría de las veces no se trabaja solo la esfera física, sino también la mental. El niño se siente seguro, estable, sin miedo y de ahí la oportunidad de poner a los perros no solo al servicio de la discapacidad, sino que sirven para otras cosas”, explica su directora Martha Emilia Artunduaga, fiosioterapeuta especialista en educación asistida por animales. La Fundación, entonces, creó el proyecto Valdino, en honor a uno de los perros líderes. Un programa en pro de la prevención del matoneo en la primera infancia.

El objetivo del proyecto es acabar la escalera de la violencia. “Siempre el más débil se desquita con el más vulnerable. El adolescente con el niño, el macho con la hembra, la hembra con los niños y los niños con los animales. Y el problema radica en que ese niño va a crecer y, así como ya lastimó a una mascota, puede hacerlo con alguien más adelante. Hay que romper la cadena y trabajar en el primer escalón de violencia. Y enseñarle: Si yo le pego al perro, a este le duele como a ti te duele”, explica la experta. Entonces, es ideal usar al perro como vehículo para identificar, trabajar y diagnosticar problemas en los niños que estén causando el matoneo. Y, posteriormente, trabajarlos para superarlos.

¿Cómo se desarrolla el programa?

El primer paso es hacer una valoración de los niños con quienes se va a trabajar. Esta la realizan el psicólogo y los profesores de la Fundación. Así es posible determinar si los niños han tenido antecedentes, han sido víctimas, victimarios o testigos, o simplemente son personas que tienen mucha empatía.

También se realiza una presentación del programa de los padres para, con ellos, llevar a cabo el proceso a través de los psicólogos de los colegios. Y se trabaja, junto con el perro, las ocho herramientas para construir a un buen ciudadano, creadas por el doctor en desarrollo humano y educación, Enrique Chaux, experto en el tema del matoneo escolar.

1. Aprender a manejar la ira

Es la capacidad de identificar los sentimientos, tranquilizarse y lograr tener cierto dominio sobre los impulsos. Con los perros, se les pregunta a los niños cuál es el canino que más les gusta y por qué. Y estos trabajarán con el que seleccionen. Y, por ejemplo, el entrenador puede hacer que el perro no se mueva o se mueva mucho, y los niños van a tratar de controlarlos. Algunos dirán que no pueden, otros que sí. Y así formarán su carácter.

2. Aprender a alimentar la empatía.

Es la capacidad de sentir lo que otros sienten. En este aspecto, se debe considerar, por ejemplo, si un perro es cojo no puede correr o se siente mal. “En la medida en que tengo empatía y consideración hacia el perro, debo implementar esa misma herramienta hacia mis compañeros”, explica Martha.

3 La toma de perspectiva

Es romper con el egocentrismo y tener la capacidad para entender los puntos de vista de otros. Reconocer que no soy solo yo, sino que hay un mundo infinito de opciones. El niño siempre piensa en sí mismo, y el matoneo ocurre por razones de discapacidad, obesidad y clase social. Con los perros se trabaja con diferentes órdenes; hay algunos muy bonitos, muy babosos, muy obesos. Entonces, por ejemplo, dice la fisioterapeuta, “a un perro le ponemos una canasta con unos dulces y hay niños que van a encontrar que el este es baboso, pero que lo hizo muy bien. A otros no les gusta”.

4 Generar opciones creativas

Es una lluvia de ideas, capacidad para imaginar muchas alternativas y soluciones frente a una situación particular. Este punto se trabaja, por ejemplo, con talleres y concursos. Una de las ideas es disfrazar al perro como un superhéroe. Se les muestra a los pequeños una fotografía del animal y se les dice que diseñen un atuendo para cada uno. Así, se genera creatividad, y luego se les hace un ejercicio de cómo pueden aplicar esa creatividad si perciben un caso de violencia.

5 Considerar las consecuencias de las acciones

Es la capacidad para prever qué va a pasar si se toma una decisión u otra, a corto y largo plazo, y qué consecuencias tiene tanto para mí como para los otros. En la terapia, se puede mostrar la torpeza de un perro. Por ejemplo, colocar un recipiente con agua y que este lo tumbe y se finja tan miedoso que no se pueda mover. ¿Cómo pueden romper ese miedo? Trayéndolo con golpes o empujándolo, o con un maní diciéndole que no pasó nada y que el agua se va a recuperar. Hay dos opciones y se debe reflexionar sobre la consecuencia que tiene cada una de estas.

6 Pensamiento crítico Es la habilidad para cuestionar todo lo que está alrededor y justificarlo, e ir más allá de lo que está detrás de las cosas que se reciben. Por ejemplo, los animales no nos juzgan, pero nosotros sí. Si un perro es feo o baboso, es un pensamiento criticón. Pero si se piensa críticamente, se puede decir cómo es el perro, cómo creemos que se siente, genera seguridad, etc.

7 Escucha activaCapacidad de escuchar a otros y hacerles entender que están siendo escuchados. En los niños, se trabaja con el segui-miento de instrucciones a través de diversas actividades con el animal.

8 Asertividad

Es decir, las cosas sin prejuicios, sin hacer daño. Con los perros, se realiza una especie de simulacro de entrenamiento. Para ser asertivo, “necesito mirarme a los ojos, alinear con la persona y dar la orden correcta. Y corporalmente manejarlo. Puedo hacer que el perro cumpla la orden, dé la mano, haga un giro y pase por un aro, si soy asertivo”, explica la experta. Si se detecta otro tipo de falencia en el niño, o en el grupo, en pro de prevenir el matoneo se trabajan otras actividades complementarias con los perros. Cuando terminan las sesiones, se hace una retroalimentación y una reflexión. También una sesión aleatoria con la participación de los padres. Y, al final, los perros gradúan a los niños en convivencia y prevención del matoneo. 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
sakura8810
Hace 3 años
Buen articulo
1
juanconejo
Hace 3 años
con respecto al tema, encontre este divertido video que nos saca de las noticias tristes del pais http://www.youtube.com/watch?v=TrsntMPhft0
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet