Síguenos en:

¿Cómo enseñar a tu hijo a conocer el mundo a través del juego?

¿Cómo enseñar a tu hijo a conocer el mundo a través del juego?

El mejor regalo para tus hijos es dejar que se diviertan. Haz del juego su principal herramienta de aprendizaje.

¿Cómo enseñar a tu hijo a conocer el mundo a través del juego?
Por: ABCdelbebe.com
14 de Mayo de 2015
Comparte este artículo

 

El juego lo cura todo, genera bienestar, activa las defensas, hace felices a los niños y, además, cuando se juega con los que queremos se fortalecen los vínculos emocionales. Así lo explica el doctor Germán Soto, pediatra puericultor, quien asegura que en sus fórmulas médicas siempre prescribe el juego como el mejor medicamento. 

Dicha medida parece algo curiosa, pero según Soto, muchos padres no reconocen o no recuerdan la importancia del juego y de jugar con sus hijos. Así que mientras algunos adultos suelen impedir que el niño juegue libremente, otros confunden el juego con dejar que los pequeños se distraigan con aparatos tecnológicos que no están acordes con su edad, o con inscribirlos a diversas clases y cursos sin dejarles tiempo libre. 

“Los padres y cuidadores debemos hacer un sano equilibrio entre los riesgos y beneficios del juego. Los beneficios son infinitos, pues el juego en los niños contribuye a fortalecer el sistema inmune, previene posibles enfermedades, y en caso de complicaciones médicas facilita una pronta recuperación”, expone Soto. 

En cuanto a los riesgos, añade el experto, lo importante es tener en cuenta las siguientes recomendaciones: los niños siempre deben estar acompañados por un adulto que atienda posibles caídas o golpes y que vigile que los objetos propios del juego sean más grandes que la boca del niño, para evitar que se los coman. El cuidador, además, siempre debe lavar las manos del menor antes de que vaya a comer, sobre todo si ha jugado en el parque. 

Por supuesto, no hay problema de que el niño se ensucie, coja barro, se unte con agua, pise la arena o el pasto, pues todo esto es parte de la exploración del menor. Así lo aclara Carolina Molina, psicóloga clínica, especialista en desarrollo infantil, quien afirma que además de relajar a los niños y brindarles felicidad, el juego es fundamental para el desarrollo en diversos ámbitos. 

Una forma de aprender y expresarse

Como lo explica la psicóloga, “el juego es la forma como los menores se expresan ante el mundo, aprenden y además es necesario para el desarrollo del área cognitiva, por lo que contribuye a la memoria y la atención; es primordial para el desarrollo del cerebro, pues promueve mayores conexiones neuronales; también es útil para el desarrollo de la motricidad fina y gruesa, e incluso contribuye a desarrollar habilidades sociales”. 

Por tanto, Molina recomienda a los padres permitir y propiciar el momento de juego de los niños, en todas las etapas del crecimiento. “Hasta los 2 años, el juego refuerza la estimulación motriz a través de los sentidos, por lo que las dinámicas lúdicas se limitan a actividades sensoriales como la música, juegos con diferentes texturas, lectura de un adulto en voz alta, canciones, entre otros”, dice Molina. 

Luego de los 2 a los 7 años, a las actividades sensoriales se suma el juego simbólico, como los juegos de roles donde se activa la imaginación; y de los 8 años en adelante son necesarios los juegos que tienen reglas y contribuyen al aprendizaje de normas y a la socialización con otros niños. 

Y para los adultos, recomienda la psicóloga, “la mejor forma de conocer y comunicarse con los niños es a través de juegos; incluso, con el juego se afianzan las relaciones entre padres e hijos”. 

Ventajas de imaginar juegos 

“Cuando un menor juega desarrolla habilidades que flexibilizan el pensamiento, como poner atención, planear estrategias, crear ideas, realizar secuencias, entre otras”, dice Juana Morales, psicóloga experta en desarrollo y crianza y directora de Vueltacanela Taller de Desarrollo Infantil. 

Por ello, Morales propone el juego imaginario y simbólico como una actividad básica para desarrollar habilidades de pensamiento. “Por ejemplo, actividades como imaginar una casita construida con cobijas y cojines e intentar que no se caiga; o hacer sonidos que representen objetos o animales”, dice la psicóloga. 

Además, aunque hay momentos en que el niño jugará solo, lo cual es útil para activar la imaginación, al jugar con otros niños, aprenden a ser tolerantes, a solucionar problemasy a entender las dinámicas de los demás. 

Por supuesto, jugar con otros también significa jugar con los adultos cuidadores y los padres. Según Morales los papás de esta generación viven muy preocupados por la inteligencia de los hijos, y se vuelven salvadores que le solucionan todo al niño. 

Sin embargo, “los mejores indicadores de éxito escolar no son los contenidos aprendidos, sino los procesos de pensamiento al solucionar problemas e idear estrategias, y ello se aprende a través del juego”, afirma la experta, y concluye que un niño que juega es un niño más receptivo, está más atento, es creativo, sociable y tiene más capacidades para autodirigirse. 

El cuerpo agradece la diversión 

“Las actividades físicas contribuyen a la instauración de cualidades básicas del cuerpo, como tono muscular, que ayuda a mantener la postura del cuerpo, fuerza, velocidad, flexibilidad, propiocepción (capacidad de sentir la posición y orientación del cuerpo, lo que ayuda a regular los movimientos corporales), entre otras.

Muy importante: ¿Cómo motivar a tus niños para una sana competencia?

Además, la actividad física se convierte en un potenciador de la capacidad de movimiento, esto hace parte de un proceso pedagógico para la adquisición y desarrollo de habilidades motrices básicas en niños”, asegura Eliana Rojas Sánchez, médica del deporte. 

A esto se suma que un niño que juega desde los primeros años es un joven y un adulto mucho más activo físicamente. La cantidad óptima y el tipo de ejercicio dependerán de la madurez ósea el niño y su edad cronológica. Por ejemplo, entre los 0-12 meses se habla de estímulos neurosensoriales, como estiramiento de brazos y piernas o masajes.  

“Antes de los 2 años se sugieren actividades como gateo o caminatas cortas en un tiempo de 30 minutos al día. Luego de los 36 meses de edad lo que se recomienda es realizar al menos 180 minutos, repartidos en el día, entre actividad física estructurada y no estructurada”. 

Según la experta, la actividad física estructurada es planeada y dirigida por adulto, y diseñada con una finalidad clara y acorde con el nivel de desarrollo motor del menor, por ejemplo, enseñar a gatear o caminar. En cuanto al juego no estructurado, o juego libre, se reconoce como aquel en que el niño explora libremente el medio ambiente.

Otra forma de divertirse: La música estimula y entretiene a tu bebé desde el vientre

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
aconsejador2015
Hace 2 años
Hoy conocí esta nueva página para conseguir trabajo por días o por horas con manejo libre de horario. Me pareció súper chévere para estudiantes, amas de casa, madres jóvenes, y lo mejor es gratis! www.trabajoxhoras.com

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet

  • Esquema de vacunación

    dummySlider

    ¿Quieres consultar qué vacunas necesita tu hijo? Con esta herramienta puedes saber cuáles son, cuándo se deben aplicar y contra qué enfermedades lo protegen.