Síguenos en:

Jugar al aire libre refuerza el sistema de defensas de tu hijo

Jugar al aire libre refuerza el sistema de defensas de tu hijo

Cuando los niños juegan al aire libre, refuerzan su sistema de defensas.

Jugar al aire libre refuerza el sistema de defensas de tu hijo
Por: Redacción ABC del bebé
21 de Diciembre de 2015
Comparte este artículo

El aire, los árboles, la grama, el viento, las flores, el paisaje. Todo hace parte de un ambiente completamente natural que le permite al ser humano respirar mejor, meditar, encontrarse a sí mismo y, en el caso de los niños, jugar placenteramente sin restricciones.

Es por eso que cada vez con mayor insistencia se les hace un llamado a las familias para que no olviden los espacios al aire libre como escenarios perfectos para jugar con sus hijos. Aunque los niños han disminuido las visitas al parque o al campo, es necesario que las retomen y, en especial, si se encuentran en vacaciones, pues, de lo contrario, su desarrollo y salud se verán perjudicados.

Así lo indican varias investigaciones. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Washington, del 2012, indicó que cerca de la mitad de los infantes en edad preescolar no pasa tiempo jugando al aire libre con alguno de sus padres durante el día. En entrevistas con los padres de casi 9.000 niños, de dicha investigación, menos de la mitad de las mamás y solo un cuarto de los papás informaron llevar a sus hijos a caminar o jugar con ellos en el patio o en el parque, al menos una vez al día.

Más pros que contras

Si ponemos la situación en una balanza, esta siempre se va a inclinar en pro de la actividad física y de la oportunidad de jugar al aire libre. Los beneficios son múltiples. En principio, es una ocasión perfecta para explorar, conocer un poco más sobre la naturaleza, jugar y divertirse.

Es un espacio perfecto para que el niño se mueva y aprenda del mundo que lo rodea. Allí hay diferentes texturas, olores y colores que lo estimularán.

Por otro lado, le permite estar en contacto con elementos naturales como el agua y las plantas; hay lugares donde el niño puede brincar, correr, tocar y admirar todos los elementos que están a su alrededor.

Salir al aire libre, además, brinda la oportunidad de hacer ejercicio y, de paso, combatir la obesidad, un mal que aqueja en la actualidad a chicos y grandes, y que se ha considerado epidemia mundial. Según la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 42 millones en 2013.

La entidad también indica que uno de los factores que influyen para su aparición es un mundo cada vez más urbanizado y digitalizado, que ofrece menos posibilidades para la actividad física a través de juegos saludables.

Por eso, es importante que los padres ofrezcan este tipo de espacios que, naturalmente, brindarán todo tipo de aportes físicos.

Por otra parte, dentro del aspecto emocional y social, jugar al aire libre fortalece la interacción entre pares, la vinculación de los miembros de la familia. Se refuerza la autoestima, las pasiones, los infantes se hacen más creativos, adaptativos, seguros, estimulan su interés y sensibilidad. En resumen, se fortalecen sus habilidades comunicativas y socioafectivas.

Si los niños no son expuestos a este tipo de ambientes, pueden tener dificultades en la manera de relacionarse y para hablar. Por eso, es fundamental que los padres les faciliten el descubrimiento de su cuerpo, de diversos ambientes en actividades como el juego al aire libre. Siempre, bajo el ejemplo del adulto y con la prioridad de fortalecer los lazos afectivos.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet