Síguenos en:

Aprendiendo a otro ritmo

Aprendiendo a otro ritmo

¿Cómo apoyar el aprendizaje y el desarrollo de niños con discapacidad?

Aprendiendo a otro ritmo
Por: Lizeth Salamanca Galvis
18 de Marzo de 2016
Comparte este artículo

Diana Andrade reconoce que uno de los episodios más frustrantes en su papel como madre de un niño en situación de discapacidad fue el momento en que empezó a ayudarle a su hijo Juan Diego, de 7 años, a hacer sus tareas escolares. Su pequeño, al que le diagnosticaron síndrome de Down, acababa de iniciar la primaria en un colegio inclusivo en Bogotá. “Yo quería ver grandes resultados en poco tiempo. Me frustraba mucho ver que no avanzaba o no hacía las cosas como yo esperaba, entonces terminábamos llorando”, cuenta.

Pero hallaron solución de la mano de los terapeutas y profesionales del colegio. “Empecé a enfocarme en sus destrezas, a valorar todos sus logros y a inventarme la manera de reforzar su aprendizaje en el día a día. Descubrí que mi hijo es muy visual. Ahora vemos videos educativos, coloreamos mapas o nos divertimos con juegos de mesa con los que aprende a sumar y a restar”.

Por historias como esta es que Sandra Marín, terapeuta ocupacional del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, señala que es primordial que los padres conozcan muy bien el diagnóstico de sus niños para determinar el grado de discapacidad física o cognitiva que tienen y así ayudarles a ejecutar sus actividades escolares y cotidianas, sin exigirles de más. (Te puede interesar: Niños que solo saben amar)

A su vez, Mónica Cortés, docente y experta en educación inclusiva y directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Síndrome de Down (Asdown), insiste en que a la hora de apoyar el proceso de aprendizaje de los niños con necesidades educativas especiales, los padres deben empezar por creer en las capacidades que tiene.

“Esto significa descubrir sus habilidades, porque no hay nadie que conozca más a un niño que sus propios padres. Se trata, entonces, de reconocer que cada pequeño va a su propio ritmo, no insistir en las competencias que no tiene sino más bien encontrar y fortalecer esos aspectos en los que es muy bueno”, aconseja Cortés.

El segundo paso es estar dispuestos a realizar un trabajo en equipo con los docentes y terapeutas de modo que puedan conocer con anticipación los temas académicos que los niños van a aprender en el aula e involucrar ese conocimiento en las actividades del día a día.

En la misma medida, estrategias para traer esos conceptos escolares al contexto cotidiano de los niños hay muchas, como señala Carolina Jurado, psicóloga y magíster en discapacidad y dependencia del Politécnico Grancolombiano.

Ideas que funcionan

Por ejemplo, si tu hijo está aprendiendo las operaciones básicas de las matemáticas, puedes involucrarlo en la preparación de una receta de cocina pidiéndole que cuente las cucharadas de sal o azúcar. Pero si están aprendiendo sobre los ecosistemas, en lugar de ponerlos largas horas frente al libro de ciencias naturales, una buena idea es ir a un zoológico, donde podrá reconocer cómo son los animales y qué ruidos hacen.

Además, para casi todos los temas escolares existen varias opciones en internet, como juegos interactivos que permiten reforzar los conocimientos de tus hijos. También hay muchas aplicaciones para dispositivos móviles que favorecen el desarrollo de habilidades o que ofrecen herramientas de estudio para aquellos con discapacidades visuales o auditivas. (Puedes leer: Tecnología que ayuda a niños con condiciones especiales)

Cortés también recomienda a las familias de estos pequeños estar atentos a sugerir, de manera “cordial y amigable”, los ajustes y acomodaciones que los docentes puedan hacer al plan de estudios de los niños. Por su parte, Diana Patricia Martínez, líder de acceso al conocimiento de la Fundación Saldarriaga Concha y fonoaudióloga especialista en desarrollo infantil y procesos de aprendizaje de la Universidad del Rosario, señala que es importante que los padres comprendan que su rol principal es ser padres, no terapeutas ni profesores y, por ello, deben establecer hasta donde quieren llevar ese acompañamiento. Aquí, explica Martínez, hay padres que deciden dedicar su vida a apoyar la formación de sus hijos con discapacidad, por lo que es aconsejable contar con orientación de un experto para que no terminen siendo sobreprotectores o haciéndoles todo a los niños. También hay padres que sienten mucha frustración a la hora de apoyar su aprendizaje “porque no saben cómo manejar la situación, les exigen de más y terminan generando un conflicto. Ahí es cuando deben buscar la ayuda de un tutor”, explica la doctora. Sobre este último aspecto, las especialistas coinciden en que los tutores, o persona ‘sombra’, deben ser figuras transitorias, a menos que los niños presente una condición de multidéficit, que no les permita movilizarse y hacer las cosas por sí solos. “De resto se deben establecer límites, metas y funciones claras para no terminar reemplazando el rol de los padres ni generando dependencia en los niños. De hecho, lo ideal es que con el tiempo esta figura desaparezca de sus vidas”, añade Martínez. (Recomendado ABC del Bebé: El caballo, un buen terapeuta para niños sanos o con discapacidad)

Habilidades para la vida

Valorar tanto los logros académicos como los sociales de los niños es una de las recomendaciones en la que las especialistas consultadas enfatizan más. De hecho, el desarrollo de muchas de las habilidades para la vida que estos pequeños requieren se da por el solo hecho de hacerlos partícipes de contextos sociales.

“Aprender no es solo un tema de conceptos académicos. Pasa también por la interacción con otros, el cumplimiento de sus rutinas, el cuidado de las cosas propias y ajenas, el desarrollo de la autonomía y la participación, etc.”, añade Mónica Cortés, quien aconseja a los padres evitar ocupar todo el tiempo del niño con terapias y actividades extraescolares, en su afán de obtener mejores resultados escolares.

Al respecto, la psicóloga Jurado señala que buscar permanentemente que el niño avance o compense algunas de sus dificultades puede generar en la familia un clima de ansiedad que lleva a presionar al menor más allá de sus posibilidades, generando estrés y tensión.

Tareas para padres

- Apóyenlo y acompáñenlo en sus actividades pero no hagan todo por su hijo. Al contrario, permítanle desarrollar su autonomía, así como generar rutinas y horarios.

- Tengan en cuenta que el sitio donde su hijo realice sus tareas debe estar acorde a su estatura y a su condición física.

- Si su niño tolera por poco tiempo estar sentado, pueden realizar una pausa en determinados momentos para que poco a poco se vaya adaptando.

- Realicen refuerzos positivos para motivar el esfuerzo realizado por su pequeño. Pueden establecer metas con él y premiar sus logros.

- En caso de que su pequeño no pueda realizar la actividad de la manera adecuada, muéstrenle con su ejemplo cómo se hace, en lugar de regañarlo o, peor aún, castigarlo, ya que esto puede generar mayor resistencia.

- Permítanle la interacción con niños de su edad, así como el disfrute de su tiempo libre y el desarrollo de habilidades sociales. Inviten a sus compañeros de clase a casa para hacer tareas o jugar.

- Si lo inscriben en actividades lúdicas o extraescolares como deportes, música, artes, etc., tengan en cuenta sus intereses, gustos, destrezas y talentos. Permítanle opinar y elegir según sus preferencias y no le impongan las suyas.

- No ocupen todo su tiempo libre con terapias y tutores que pueden generarle agotamiento y rechazo.

- Identifiquen qué factores que le generan cansancio y en qué momentos pierde su concentración, e indíquenlo a su terapeuta o médico.

- Busquen redes de apoyo a padres de niños en condición de discapacidad. Hay videos en medios como YouTube o grupos organizados en fundaciones que les ayudarán a ‘nutrirse’ de casos exitosos. 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet