Síguenos en:

Cómo es el desarrollo de tu niño de 3 a 4 años

Cómo es el desarrollo de tu niño de 3 a 4 años

En esta etapa sus logros físicos y mentales continúan en desarrollo.

Cómo es el desarrollo de tu niño de 3 a 4 años
Por: Lizeth Salamanca Galvis
13 de Junio de 2016
Comparte este artículo

Se acerca el cuarto cumpleaños de tu hijo y tú has sido testigo de su rápido desarrollo. Casi que en un pestañear tu bebé se esfumó y la personita a la que le dio paso pareciera haberse dado ‘un estirón’ con cada nuevo día. “¡Pero qué grande está!” o “se te creció” serán frases que escuches cotidianamente de familiares y allegados cuando vean a tu pequeño gigante. (Te puede interesar: Los niños de 2 a 4 años)

Sin embargo, es bueno que tengas en cuenta que una vez entra al periodo comprendido entre los 3 y los 4 años, el ritmo de crecimiento, aunque no se detiene, sí disminuye un poco. Para darte una idea de este cambio, entre los primeros 12 y 24 meses tu pequeño creció en promedio 12 centímetros y luego, entre los 2 y los 3 años, esa media fue de 10 centímetros. Pero ahora, pasado su tercer aniversario, ese aumento anual de estatura desciende a los 7 cm.

“A esta edad, el ritmo de crecimiento tiende a disminuir, lo que lleva a un menor requerimiento nutritivo por parte del organismo del pequeño e implica también la disminución de su apetito. En esta etapa tendrá una ganancia media de peso de 2 kilos al año y una talla promedio de 95 cm en niños y 93 cm en niñas”, afirma Camila Céspedes Salazar, presidente de la Asociación Colombiana de Endocrinología Pediátrica. (Puedes leer: La alimentación de tu hijo es clave en su estatura futura)

Así las cosas, el peso para este momento puede variar entre los 13 y los 14 kilos. Otro aspecto a destacar es que hacia los cuatro años el cerebro del niño ha alcanzado el 80 por ciento de su desarrollo total, lo que se traduce en mayores avances en su desarrollo físico, cognitivo, emocional, del lenguaje y del habla. De acuerdo con la pediatra Diana Chacón Jaimes, entre los 3 y los 4 años tu hijo estará en capacidad de correr eludiendo obstáculos y de pararse en un solo pie, podrá empujar y jalar juguetes, patear y atajar una pelota, manipular plastilina con sus dedos, así como vestirse y desvestirse solo. Así mismo, en cuanto a sus habilidades comunicativas, hablará con suficiente claridad como para que las personas que no lo conocen entiendan la mayor parte de lo que dice, formará oraciones con más de cuatro palabras, narrará eventos ocurridos en el jardín u otro ambiente, responderá preguntas simples, y podrá mantener una conversación sencilla.

En cuanto al área cognitiva, continúa Chacón, tu hijo agrupará objetos y los hará corresponder según su forma o color, empezará a hacerse preguntas de por qué y cómo ocurren las cosas a su alrededor, sabrá decir su nombre y edad, será capaz de seguir instrucciones, y nombrará colores.

Finalmente, en el área social, estará preparado para interactuar con otros niños, compartir sus juguetes, diferenciar lo que está bien de lo que está mal y armar juicios de valor (es bonito, es feo; grande o pequeño; divertido, aburrido).

Además, todo el proceso de maduración neurológica y física de los años anteriores desemboca en el desarrollo de la motricidad gruesa y ciertas partes, muy básicas, de la motricidad fina.

Por ejemplo, el neuropediatra Álvaro Izquierdo señala que, en relación con la primera, los niños en esta etapa están preparados para pedalear un triciclo, saltar con ambos pies al mismo tiempo (como un conejo), caminar sin dificultad hacia atrás o sobre una línea recta, y realizar movimientos coordinados y precisos en espacios reducidos.

En cambio, en lo que a motricidad fina se refiere, Izquierdo explica que los niños ya son capaces de realizar el movimiento de pinza (juntar dedo pulgar e índice), que lo habilita para coger un lápiz o un pincel; aprenden a hacer triángulos, y a dibujar bolitas y cuadrados de manera rudimentaria. (Lee: Las principales destrezas de los niños a los 3 años)

Cuándo prender alarmas

Aunque es muy difícil determinar con exactitud cómo o cuándo tu niño perfeccionará una destreza determinada -pues los ritmos de desarrollo no son los mismos para todos los pequeños-, los hitos mencionados aquí te darán una idea general de los logros que puedes esperar de tu hijo a medida que crece. No obstante, aunque no debes alarmarte si su desarrollo toma un curso ligeramente distinto, es importante que consultes con el pediatra si notas grandes alteraciones en su dinámica de crecimiento, retroceso, estancamiento o incapacidad de realizar ciertas funciones físicas, cognitivas y sociales indicadas para esta edad.

De acuerdo con el libro ‘Caring for your baby and young child: birth to age 5’ (El cuidado de tu bebé y del niño pequeño: desde el nacimiento hasta los 5 años) de la Academia Americana de Pediatría, las siguientes señales te pueden ayudar a prender alarmas:

•No puede tirar una pelota con la mano.

•No puede saltar sobre un mismo lugar.

•No puede manejar un triciclo.

•No puede tomar un crayón o un lápiz de color entre el pulgar y el resto de los dedos.

•Tiene dificultad para hacer garabatos.

•No puede apilar bloques.

•Aún se aferra o llora cuando sus padres se alejan.

•No muestra interés en los juegos interactivos.

•Ignora a otros niños.

•No responde a personas externas al círculo familiar.

•No participa en juegos de fantasía e imaginación.

•Se resiste a vestirse, dormir y usar el inodoro.

•Arremete contra otras personas sin autocontrol cuando está enojado o molesto.

•No puede copiar un círculo.

•No usa oraciones de más de tres palabras.

•No se le entiende al menos el 80 por ciento de lo que habla.

Adicionalmente, los especialistas recomiendan como otra estrategia para estar atentos ante cualquier anomalía mantener un diálogo cercano y abierto con los profesores del niño, puesto que el seguimiento de su desempeño en el jardín y el colegio da luces de cómo va la evolución del niño en todas las áreas.

De resto, en términos de talla y peso, se debe consultar “cuando los padres detecten que no hay cambios a través del tiempo, principalmente en la talla de la ropa”, puntualiza la doctora Chacón.

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet