Síguenos en:

De la casa al jardín, ¿está listo?

De la casa al jardín, ¿está listo?

Debes saber si tu hijo puede iniciar su proceso escolar, cómo elegir su ‘segundo hogar’ y apoyarlo.

De la casa al jardín, ¿está listo?
Por: Redacción ABC del bebé
14 de Junio de 2016
Comparte este artículo

Con cada etapa del desarrollo tu hijo no solo adquiere habilidades, también aprendes de él y de tu rol como papá o mamá: te das cuenta de que cada vez más irá reclamando su propio espacio, que va formando su carácter, y que sus avances en conocimientos, destrezas y lenguaje van a pasos agigantados. La pregunta que te surge entonces es: ¿será que ya está preparado para entrar al jardín?

La mayoría de los psicólogos y educadores asegura que de 3 a 4 años es la edad promedio en la que los niños están iniciando su primer proceso escolar.

Por esto, la primera tarea es evaluar si tu hijo tiene las condiciones para estar en el jardín, es decir, si maneja una independencia acorde con su edad, como lo advierte Beatriz Parra, psicóloga clínica de niños y adolescentes.

Para ello hay que tener en cuenta si el pequeño ya controla esfínteres y avisa cuando tiene que ir al baño, de modo que se eviten incidentes tanto para los pequeños como para sus cuidadores, o si por el contrario uno de los objetivos de enviarlo al jardín es que allí te apoyen en este proceso, lo cual hace parte del acompañamiento que algunos ofrecen.

Un segundo aspecto que señalan los educadores es que, aunque no se trata de compararlos con otros niños de su edad, sí hay que identificar su evolución en el habla, cómo se hacen entender y se comunican con otros. Por ejemplo, si tu hijo tiene un buen léxico acorde a su edad. Esto será clave para que él se relacione con sus cuidadores y compañeros.

En tercer lugar, hay que analizar cómo está manejando sus hábitos en casa: si respeta turnos, si ya es capaz de alimentarse por sí solo y si participa en actividades de grupo por un tiempo determinado. (Te puede interesar: Prepara a tu hijo para su entrada al jardín)

Si todo esto ocurre, la siguiente pregunta obligatoria en la que seguramente estás pensando es: y entonces, ¿cuál es el jardín más acorde para mi hijo?

Pues bien, encontrar ese ‘segundo hogar’ es una tarea que requiere atención pero que no es difícil. En esa búsqueda, esencialmente debes revisar que los jardines cumplan con los siguientes requerimientos:

Infraestructura: debe ser cómoda, limpia, adaptada a la estatura de los niños y, sobre todo, segura. Debe tener espacios libres de filos como los de las paredes, pupitres y otros elementos; interruptores, enchufes y cuerdas con las que se puedan hacer daño, o cerramientos en las piscinas, si las tienen. Así mismo, será importante verificar que los niños estén vigilados por el personal necesario y bien cualificado, y que si les ofrecen alimentos estos provengan de una fuente confiable y sean balanceados.

Pedagogía: debe haber una enseñanza adecuada que le dé al niño la oportunidad de aprender a través de la herramienta más importante a esta edad: el juego. Las estrategias de enseñanza deben apuntar a desarrollar las habilidades de tu pequeño según sus capacidades.

Lo que puedes esperar

Finalmente, ha llegado ese primer día y es muy posible que te encuentres de frente con un listado de tareas de prematemáticas, presociales y hasta preescritura. No te asustes. (Puede leer: ¿Cómo afrontar con tranquilidad la entrada de su hijo al preescolar?)

Aunque no todos los educadores están de acuerdo con dejar tareas en esta etapa escolar, quienes sí las consideran necesarias afirman que la finalidad de estas es que los niños aprendan rutinas, a recordar eventos, a seguir mínimas instrucciones y pasos, y, al final, proveer herramientas que estimulan su desarrollo de acuerdo con su edad.

Ahora bien, si en un jardín infantil los pequeños no reciben complejas cátedras de cinco horas sentados en un pupitre, tampoco pasan el día frente a un televisor o encerrados en un corral. Durante ese tiempo juegan e interactúan con sus compañeros mientras que identifican nociones básicas de matemáticas, términos del lenguaje, letras, colores e incluso aprenden a cocinar. Por ello, cuando te enfrentes a sus primeras tareas lo mejor es tener bajo la manga algunas estrategias para asumirlas y apoyarlos ya sea en casa o desde el trabajo.

Para hacerlo, lo ideal es dejar que sea el niño quien realice su trabajo solo aunque existen tareas o ejercicios cuyo propósito es repasar conocimientos, casos en los que tu hijo va a requerir de tu ayuda. Por ello estos tips te pueden resultar efectivos:

• Procura que tu niño empiece sus trabajos cuando esté descansado, sin hambre y sin sueño.

• Busca un lugar limpio y a su medida.

• Pon los elementos necesarios para sus tareas en un lugar que él conozca, de modo que sienta que puede hacer sus tareas tranquilo.

• Deja que él haga su trabajo. Recuerda que los dibujos, por ejemplo, no tienen que ser perfectos y si tú tratas de hacerlos por él la profesora notará que no los hizo el niño, cuando el objetivo es que sea él quien aprenda.

• Comunica. Si sientes alguna inquietud con las tareas, dialoga con los profesores del jardín. No temas preguntar y entender.

•Por muy sencillas que te parezcan las tareas de tu hijo, para él son importantes, así que no las menosprecies ni digas que son muy fáciles y tontas.

• Enséñale que no solo el resultado del trabajo es importante sino el proceso para hacerlo.

Trabajo en equipo

La formación de los padres, sus ideas compartidas sobre las metas de desarrollo que debe alcanzar el niño, así como el ambiente y la mezcla cultural de la pareja, son fundamentales para que este se adapte con facilidad y logre mejores resultados en los procesos de aprendizaje. Los padres deben infundir la necesidad de crear un proyecto de vida. (Leer: De la actitud de los padres depende que la entrada al jardín se dé con tranquilidad)

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
checkyopmailcom897728
Hace 14 semanas
a tener en cuenta!
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet