Síguenos en:

Deporte para cada etapa

Deporte para cada etapa

Deporte para cada etapa

Deporte para cada etapa
Por: Astrid López
10 de Febrero de 2015
Comparte este artículo

Sin duda, el deporte en cualquier etapa de la vida, aporta un sin número de beneficios, no solo en el plano físico sino en el emocional. Pero en los niños pequeños, tan solo hacia los 5 a 6 años de edad aproximadamente, es cuando se puede hablar de la iniciación como tal en una disciplina deportiva, con un componente importante: la diversión. 

Además, el deporte es un instrumento formativo, que facilita el aprendizaje de valores como la disciplina y la colaboración, esta última, cuando se trata del juego colectivo, llevándolo a la interacción entre pares, a respetar reglas, a ser tolerantes, aceptar diferentes roles, y afrontar tanto las victorias como las derrotas. 

Precisamente, Luis Hernando Arboleda Naranjo, médico deportólogo del Centro Médico Santa Helena de Manizales, dice que para iniciarse en la práctica de un deporte se debe partir de “juegos individuales, que permiten a los niños ganar en seguridad, manejar rutinas, aprender a defenderse pero no a atacar, entender la frustración, y asumir obstáculos que luego tendrá que enfrentar en juegos grupales”. 

La práctica deportiva como tal, sugiere Arboleda, debe ser parte de un proceso integral de escuelas de formación deportiva. “Estas en sus inicios, no hacen especialización temprana en deportes, sino que procuran, a través del juego y la recreación, enseñar la técnica y afianzar la práctica, de acuerdo con la respuesta y las adaptaciones logradas”. 

Cabe decir que, en la vida moderna, el deporte es una herramienta efectiva para combatir el sedentarismo. Estudios del Programa de Medicina Deportiva de la Universidad de Cuauhtémoc (México) indican que solo el 33,9 % de los niños de quinto y sexto de educación básica, realizan alguna actividad física regular, y un 30 % de los niños en edad escolar es obeso o tiene sobrepeso. 

¿Cómo iniciar el proceso? 

Es muy importante que desde la cuna se realicen ejercicios y actividades de estimulación temprana con los bebés, antes del momento del gateo, los cuales servirán para que el infante desarrolle destrezas básicas; adquiera y mejore el equilibrio; la atención; la memoria y la observación, elementos básicos que fortalecen habilidades motoras, y permiten al infante expresarse, socializar y ser más sensible. 

“En esta primera etapa, entre los 18 meses y 3 años, los juegos que irán abriendo el campo del deporte se practican en el arenero, en donde se mejora la motricidad fina. Luego, el columpio incrementa la seguridad y el equilibrio; el deslizadero lleva al niño a asumir retos, enfrentar situaciones a presión, y ser arriesgado; y los pasos con obstáculos, le ayudarán en la toma de decisiones. Los espacios quebradizos sirven para trabajar el sentido del equilibrio y la motricidad gruesa. Otras actividades en rampas y escaleras también le llevarán a alcanzar esos logros”, explica Arboleda. 

Por su parte, Ana María Cardona García, médica del deporte, de la Universidad El Bosque, dice que la actividad física que practiquen los niños debe ir en estrecha relación con la etapa del desarrollo motor en la que se encuentren. 

“De los 6 a 12 meses de edad se deben favorecer actividades acuáticas, gatear y pararse con un soporte, todas con la compañía de los padres, no solo por seguridad sino para fortalecer el vínculo entre ellos y sus hijos”. 

Cardona continúa diciendo que de los 12 a 24 meses, “los niños deben caminar sin ayuda, por lo que hay que afianzar esta actividad. Cuando ya se domine una marcha segura, se puede comenzar a patear una pelota, para el desarrollo de nuevas actividades motoras, pero eso sí, como destreza individual, ya que aún es muy temprano para integralos en deportes de conjunto”. 

A los 3 años se puede adicionar el triciclo, lo que llevará al niño, si le encanta la experiencia, a seguir hacia el ciclismo, una actividad que favorece el equilibrio, la fuerza muscular y los procesos mentales de acción, reacción y prevención. 

“A los 4 años se recomiendan las actividades que involucren saltos en un pie o en ambos, para trabajar el equilibrio y fomentar el fortalecimiento de los huesos. Es por eso que la gimnasia es propicia en estas edades, para alcanzar el desarrollo de un pico adecuado de densidad mineral ósea, lo que representa un menor riesgo de sufrir de osteoporosis”, sostiene la doctora Cardona. 

De los 5 años en adelante, se recomiendan actividades de conjunto, además de las ya mencionadas. Se deben incluir deportes de pelota, artes marciales y del desarrollo de las destrezas motoras y sociales. Los niños en esta etapa tienden a ser muy competitivos, lo que puede representar una ventaja al practicar deportes de conjunto. 

“Los niños de 6 años en adelante deben cumplir con la recomendación de actividad física de intensidad moderada a vigorosa una hora al día, todos los días. El cumplimiento de esta recomendación disminuye el riesgo de enfermedades crónicas y de sufrir problemas de peso en la infancia y la adultez”, concluye Cardona. 

El deporte ideal, en la mejor edad 

Definitivamente, existe un deporte para cada edad, personalidad y necesidad de los niños, porque además dicha actividad le ayuda a desarrollarse no solo física sino socialmente, por ello es importante que sea el niño el que elija cuál quiere practicar. Para ello, los factores de elección deben ser el gusto y la diversión que le transmitan, pues así se asegura que no deje la actividad al poco tiempo de iniciarla. 

Hoy en día, los deportes no se discriminan tanto por el sexo de sus practicantes, así que, tanto niñas como niños los practican, obviamente, guardando las proporciones en las exigencias físicas de cada disciplina. Así las cosas, podríamos hablar de un deporte adecuado para cada niño en la etapa de la vida en la que se encuentre. Estos serían los más indicados: 

Natación: Los niños podrían, en teoría, volver a su estado natural, es decir, al agua, desde que nacen, pero por obvias razones de prevención en salud, debe hacerse cuando el bebé pueda expresarse y dar señales frente al peligro. Lo ideal es que empiecen a nadar hacia los 3 o 4 años, y de gustarles, prosigan y hacia los 10 o 12 años intensificar su práctica hacia un desarrollo competitivo. 

Gimnasia y danza: También hacia los 3 o 4 años, la gimnasia es una de las disciplinas preferidas por los padres, en especial para las niñas, aunque como hemos dicho, el deporte es cada vez más plural frente al sexo. En esta edad, los músculos son más flexibles y se prestan para el movimiento. En cuanto a la danza, aunque no se considera un deporte, sí es una práctica que exige bastante esfuerzo físico y que agrada mucho a los niños. 

Fútbol: Los niños y ahora también las niñas, a partir de los 4 o 5 años, empiezan a ingresar a ligas deportivas de esta disciplina, que impulsa el compañerismo, la coordinación y la técnica. Cabe decir que la pelota es un elemento con el que se inicia la ejercitación desde que los bebés pueden agarrar y tirar. 

Golf: Este deporte requiere de concentración y máxima agilidad, pero pueden iniciarse a los 5 años, para ir conociendo la técnica y generar una actividad física saludable y divertida.  

Judo, karate y taekwondo: Los 6 años puede ser la edad apropiada, solo que debe practicarse como juego, y nunca como competencia, pues este deporte enseña a manejar la mente y conocer el cuerpo, con movimientos fuertes y precisos. 

Tenis: La edad promedio para comenzar es de los 6 a 7 años, pero puede ser antes según su preferencia y la escuela elegida, eso sí, toda la práctica en estos primeros años no ha de ser intensa, pues es un deporte asimétrico que necesita compensación. 

Patinaje: Por las características de este deporte es mejor que se inicie hacia los 6 años, cuando los niños tienen mejor manejo de su cuerpo. Esta disciplina exige un máximo de energía, concentración y potencia, por lo que se requiere de un mínimo de conocimiento. 

No olvide... 

 - La elección del deporte de los hijos debe partir de la afinidad del niño y la guía del padre. 

 - El deporte mejora el desarrollo neuromotor, por lo que realizarlo desde temprana edad fortalece músculos, huesos y desarrolla el equilibrio y la coordinación. 

 - Disminuye las posibilidades de sobrepeso y obesidad. 

 - Cualquier práctica deportiva exige concentración y disciplina, dos cualidades que ayudan también al desarrollo social e intelectual del niño. 

 - Los deportes colectivos como el fútbol impulsan el sentido de colectividad, integración y aceptación de pares. 

 - En los niños, el objetivo general de realizar algún deporte es que se diviertan y puedan relacionarse. 

 - 30 minutos a una hora diaria, en los primeros años de práctica deportiva, es lo indicado.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
TTTRRRRR
Hace 1 año
Siempre deporte para la salud mental y física
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet