Síguenos en:

¿Problemas de autoestima?: todo empieza en casa

¿Problemas de autoestima?: todo empieza en casa

Si quieres que tu hijo aprenda a amarse a sí mismo, fíjate en lo que dices y en cómo lo haces.

niño se cubre cara
Por: Catalina Gallo, especial para ABC del Bebé
06 de Enero de 2017
Comparte este artículo

Cuando los niños pequeños no se sienten a gusto consigo mismos es porque alguien a su alrededor les ha dicho que algo anda mal con ellos mismos. Así lo explica Ximena Silva, psicóloga transpersonal y sistémica, cuando se le pregunta sobre qué hacer con los niños cuando se sienten mal por tener gafas o ser gorditos o no sentirse lo suficientemente inteligentes.

De acuerdo con Silva, los pequeños son muy susceptibles a lo que les dicen los padres, los adultos que los cuidan, los profesores y los otros niños, por es muy importante cuidar lo que se dice y cómo se dice.

Juliana Gallo, educadora y directora del jardín infantil Hans Andersen, afirma que los niños en edad preescolar se sienten a gusto consigo mismos a menos que algo muy grave suceda a su alrededor, pero en general, ellos se miran al espejo y se gustan, no les preocupan los anteojos ni ser gordos o flacos ni que la ropa les combine. Esto es algo totalmente cultural. 

Así las cosas, está en manos del adulto cuidar al niño y mantener en él el amor por sí mismo. Una de las formas para lograrlo, explica Gallo, es permitirle crecer a su propio ritmo, sin pedirle que haga cosas para las cuales todavía no está listo. No es posible pedirle a un niño que camine cuando hasta ahora está aprendiendo a sostenerse en sus pies; no está bien pedirle que escriba cuando hasta ahora está aprendiendo a hablar. Lo mismo sucede con sus conocimientos. Primero debe conocer y entender los números antes de sumar o restar.

Cuando a un pequeño se le pide lo que no está listo para dar, puede creer que él es un problema y comenzar a verse a sí mismo como incapaz, como alguien que no puede cumplir sus objetivos, de allí la importancia de respetar el crecimiento de cada pequeño, explica Gallo.

Te puede interesar: Dilo todo, pero con amor

Por eso, cuando se educa esperando que todos tengan los mismos resultados, siempre se correrá el riesgo de que algún niño que por su momento de desarrollo todavía no esté listo para lograr un objetivo crea que no llega a la meta porque él no es inteligente, porque no puede. Esto puede generar problemas de autoestima.

Si a un niño le ponen gafas y los padres le dicen que no se ve bien, claramente le están haciendo mucho daño. Es fundamental mostrarle al pequeño que unos anteojos pueden ser muy buenos porque permiten ver mejor.

En cuestiones como el peso y la gordura, estos son temas en los que debe primar la salud sobre la estética, los padres jamás deben decirles a sus hijos pequeños que están muy gordos o muy flacos, que no se ven bien, que dejen de comer, que hagan ejercicio. Es el pediatra quien debe guiar la adecuada alimentación de los hijos y los padres deben ser el ejemplo.

Silva explica que el niño no solo escucha las palabras, también lee el tono con el que el adulto las pronuncia. Sabe perfectamente cuando están llenas de rabia o de amor, cuando son de rechazo o de aceptación. Así, no es solo importante lo que se dice, también es fundamental la forma como se hace.

Lee también: Estimula los procesos mentales de tu hijo antes del año

Si tú siembras en tu hijo palabras amorosas, que le enseñen a quererse, a cuidarse, a respetarse, también estarás sembrando en él la fuerza suficiente para enfrentar las palabras desagradables o malintencionadas de los demás. Porque si el niño se acepta como es, tendrá más fortaleza para la vida.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet