Síguenos en:

Importancia de que los niños revivan sus momentos olvidados de la niñez

Importancia de que los niños revivan sus momentos olvidados de la niñez

El cerebro construye los recuerdos a medida que crece.

Importancia de que los niños revivan sus momentos olvidados de la niñez
Por: Mónica Toro
26 de Julio de 2011
Comparte este artículo

 

Manuela Mogollón Montenegro tiene 8 meses y, a su edad, ya conserva una urna con sus mejores recuerdos de la gestación. Incluso desde antes.

Su abuela, Nubia Lily Vivas, quería que su primera nieta conservara objetos significativos de la época en la que había sido concebida. Así que optó por crear una caja con periódicos, billetes, monedas y boletas de cine del año 2010, tarjetas de su baby shower, fotos con sus primeros regalos y videos manifestándole lo mucho que la anhelaban.

Manuela también encontrará en su urna cartas de sus abuelos, bisabuelos y tíos. Además, regalos que eran importantes para cada uno de los integrantes de la familia.

Nubia, por ejemplo, metió un anillo que le dio su esposo hace 25 años. Rafael, el abuelo de la pequeña, guardó una medalla de cruz; sus bisabuelos, un Rosario y una pulsera con un dije.

“Además, una cuenta de ahorros con una suma de dinero que, aunque sabemos que se desvalorizará en un futuro, ella sabrá que lo hicimos con mucho amor”, relata Nubia.

La urna se cerró el día del nacimiento de Manuela y ella solo se dará cuenta de la existencia de este regalo familiar el día en que la abra, que será cuando cumpla sus 15 años.

“No sabemos si llegaremos a esa edad pero queremos que sea una fecha muy especial para ella y sobre todo que sea un legado para su descendencia, importante en estos tiempos de olvido”, puntualiza Nubia.

Ese es un detalle familiar que, más que un regalo físico, significa conocer y guardar el recuerdo de la niñez que, cuando se llega a la adultez, generalmente se olvida.

Nadie recuerda lo que pensaba cuando era bebé, lo que creía de determinada persona, lo que le angustiaba ver u oír. Cada quien recapitula su infancia por medio de historias que le cuentan, de fotos, videos, objetos y nuevas herramientas como las huellas de las manos y los pies y de urnas.

¿Qué es lo que sucede, entonces, con la memoria? ¿Por qué el ser humano adulto no puede recordar todas esas vivencias de antes de los cinco años de edad?

El neurólogo pediatra Álvaro Izquierdo afirma que la razón es porque a esa edad las personas no tienen la capacidad cognitiva ni del lenguaje para formar memorias, ya que el hipocampo, que es la estructura cerebral que lo permite, no madura antes de los 2 o 3 años.

Otra razón es porque el bebé no se diferencia el mundo exterior, es decir, solo se es dependiente de la mamá.

El especialista aclara que, aunque la retención de información sea nula a esa edad, sí impactan los actos cargados de mucha emotividad.

“Alejar al niño de la mamá durante sus dos primeros años de vida es gravísimo, al igual que maltratarlo, asustarlo o generar emociones agresivas, porque esto predispone a un trastorno emocional muy grave, tanto así que esto sí quedará grabado en su memoria”, indica Izquierdo. Es por esto que a algunos niños se les ve más ansiosos que a otros en determinadas situaciones, ya que en los primeros quedó una huella emocional más grande y, aunque no lo recuerden, se relaciona con los primeros momentos de vida.

Recuerdos que marcan

El cerebro siempre va en evolución. Desde el tercer trimestre de gestación el bebé ya tiene activadas sus células nerviosas, las cuales, a su vez, activan la memoria.

Después de los 4 o 5 años de vida, el cerebro tiene un avance en el proceso de memorización. Según Martha Lucía Miranda, neurosicóloga, aumenta casi al 80 por ciento de desarrollo.

“La memoria de un recién nacido es de reconocimiento. Ellos, por ejemplo, reconocen la voz y las caricias de su mamá. Sin saberlo, ellos guardaron en su memoria ese recuerdo de felicidad y tranquilidad que les produce su mamá. Sin embargo, esto no significa que a los ocho años o más ellos recuerden esto”.

Según los científicos de la Universidad Memorial de Terranova, alrededor de los cuatro años los niños pueden recordar lo que les ocurrió en sus años previos, pero dos años más tarde esas memorias ya se habrán borrado.

Sin embargo, aún no se conoce con exactitud cuál es el motivo por el cual de adultos no recordamos nada de nuestros primeros años.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Emory, en Atlanta, Estados Unidos, sugiere que esto podría deberse a que los recuerdos de los primeros años se almacenan en nuestro cerebro de forma distinta que los de años posteriores.

Por lo tanto, aunque de adultos no sea posible recordar los momentos de los primeros cinco años de vida, los padres podrían buscar la manera de encontrar esos elementos que le ayuden al pequeño a revivir su niñez y, más que eso, a conocer su mundo que, aunque lo vivió, no lo recuerda.

Esto, según la psicóloga Cecilia Zuleta, es la mejor manera de mostrarle al niño no solo el afecto y el amor que le tienen desde que estaba en el vientre, sino también de mostrarle su identidad, arraigo y cultura.

“Los seres humanos disfrutamos mucho de escuchar o ver cosas que hablen sobre nuestra propia historia. Si tenemos recuerdos, revivirlos es muy placentero y, además, sirven para entender miedos que se tengan en la edad adulta”.

Los beneficios abarcan también la unión familiar, la seguridad de sentirse deseado y acompañado, el reconocerse a sí mismo, el ver los cambios año tras año, el imaginarse y aceptarse tal y como es y más.

Conocerse de pequeño y revivir las pilatunas, no solo trae diversión, también es una ayuda para recuperar esa niñez que, sin saber el porqué con exactitud, se borró de la memoria.

Ideas para conservar

• Fotografías y videos.

• La primera muda.

• Un diario.

• Sus primeros dibujos.

• Los informes del jardín.

• Ponga lápiz de labios en los labios de su bebé y haga impresiones de su boca.

• Pida el brazalete del bebé.

• Solicite la cinta  con la que su bebé fue medido.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet