Síguenos en:

Un niño con límites es seguro y sociable

Un niño con límites es seguro y sociable

Aprender límites es fundamental para la vida escolar y laboral del adulto.

Un niño con límites es seguro y sociable
Por: Paola González Osorio *
17 de Julio de 2015
Comparte este artículo

Los límites son como los marcadores con los que les damos a entender a los niños cómo comportarse y relacionarse, tanto con las demás personas como con el entorno. Como los menores están aprendiendo a descifrar el mundo que los rodea, ello les genera una tendencia a la angustia y la ansiedad, por ello los límites son fundamentales pues permiten que el menor tenga claro hacia dónde va”, explica Susana Machado, psicóloga del centro Aprender Felices.

Además, los límites son parte de las normas de convivencia y dependen tanto de las dinámicas familiares como de las reglas con las que se quiere educar a los pequeños. Así que antes de pensar en los límites como tal, los padres y cuidadores deben tener claras las normas de comportamiento y hasta dónde se le permite al niño actuar de cierta forma.

Según expone Diana Guzmán Gutiérrez, directora de Investigación y Contenidos de Family Joint, el ideal es que los límites se definan entre los dos padres, y que además estos límites queden claros a quienes cuidan y comparten tiempo con el menor.

“Es importante que estos se definan en consenso entre mamá y papá, y que los dos estén de acuerdo, con el fin de ser consistentes y exitosos en el arte de disciplinar y formar a nuestros hijos. Para ello el estilo parental de los padres debe llegar a un punto de acuerdo, donde ambos padres se sientan cómodos y confiados con las normas con las que van a formar a sus hijos”, asegura Guzmán.

Las dos expertas concuerdan en que cuando hay límites y consistencia en los mismos, los padres logran que sus hijos aprendan a seguir normas, y que sean niños más seguros y sociables, tengan autoestima, sean responsables y adquieran diversas habilidades escolares.

Sea claro con sus indicaciones

Para muchos adultos es difícil orientar en la crianza de límites, lo que genera diversas inseguridades en los menores. Asimismo, si las reglas no son claras y hay ambigüedad de límites entre las normas que dicen papá, mamá o los cuidadores, lo más seguro es que el niño se sienta confundido y no las siga.

Para la psicóloga Sandra Rincón, directora de Apoyo Terapéutico, muchos padres hoy tienen temor de enseñar límites a los niños, aunque dichas barreras son fundamentales y se pueden instruir sin necesidad de castigar.

“La idea es lograr un punto medio, no ser tan exigentes pero tampoco tan flexibles, lo cual no es fácil. No se trata de que los padres sean del todo permisivos ni del todo restrictivos. Debe existir un punto claro sin necesidad de llegar a castigos ni mucho menos a golpes”, explica Rincón.

Tenga en cuenta que enseñar límites a los niños es benéfico tanto para ellos como para la convivencia en familia y en sociedad.

 “La influencia de los limites es el primer paso del comportamiento regulado de los adultos. Así que si a los niños se les forma en límites de relaciones, respeto y pautas de convivencia, en su adultez se adaptarán con mayor facilidad a los retos y exigencias académicas y laborales”, asegura Machado.

Esta quizá es la pregunta que más consterna a los padres, pues muchos temen ser muy estrictos, mientras otros no permiten ni que el menor exprese sus sentimientos. Así que para no llegar al extremo ni sobrepasarse, las tres expertas comparten las pautas para enseñar a los niños a conocer y respetar los límites. Recuerde que ello no se logra de un día para otro, por lo que se requiere tanto de normas claras como de constancia en las mismas. Las pautas de las expertas son:

- Plantee reglas claras con frases sencillas. Lo ideal es que las normas y los límites se puedan  explicar en pocas palabras, para que los niños puedan comprenderlas mejor.

- Los límites deben ser claros todos los días y con todas las personas. Así que sea consistente. Siempre cumpla las reglas y haga cumplirlas. Por ejemplo, establezca horarios para las comidas e invite a toda la familia a que cumpla la norma, empezando por usted. Los padres y cuidadores son el mejor ejemplo.

- Tenga en cuenta que los límites deben ser siempre iguales, aun cuando los padres no vivan juntos. Por tanto, si los padres son separados o uno de los dos vive lejos por motivos de trabajo, cuando el niño comparta con el padre ausente siempre debe tener los mismos límites. Ello le brindará mayor seguridad.

- Enséñele al niño que el hecho de asumir normas y límites genera una consecuencia. Por ende, si el menor sobrepasa el límite, su comportamiento tendrá una consecuencia negativa. Por ejemplo, si el menor no recoge los juguetes, no podrá salir a jugar al parque.

- Establezca acciones reparadoras. Es decir sanciones que sean consecuentes con la falta cometida y explíquele al menor que debe intentar reparar el daño causado por el incumplimiento de la norma. Por ejemplo, si golpea a un familiar, lo primero que debe hacer ante la falta es pedir perdón.

- Dé recompensas al menor en los momentos en que su comportamiento sea adecuado. Por ejemplo, si el niño tiende la cama, puede dejarlo ver su programa de televisión favorito; o si almuerza bien y quiere postre, puede invitarle un helado.

- Las rutinas y horarios son clave en la educación de los límites, así el niño aprende que hay tiempo para todo. Ello no quiere decir que no haya días en los que se puedan cambiar los horarios, por ejemplo en los domingos. Sin embargo, esta dinámica también debe ser clara.

- Sea firme y no pierda el control o ceda ante los ruegos del niño. Él siempre insistirá y en ocasiones hará lo que sea necesario para seguir sus caprichos; sin embargo, entre más constantes sean los padres y cuidadores, el menor aprenderá que no puede sobrepasar los límites.

- Sea siempre amoroso y afectuoso mientras exige o corrige. Sobran los gritos. Recuerde que poner límites no significa ser grosero, golpear, ni usar palabras fuertes, solo se trata de ser claros y firmes. Nunca hay necesidad de maltratar. 

- No haga de la enseñanza de los límites un drama. Los menores aprenden muy rápido y entre más claro y paciente sea, asimismo será su hijo.

     
Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
vifevula
Hace 1 año
muy bueno saberlo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet