Síguenos en:

Preescolar en casa, una opción para niños con graves problemas de salud

Preescolar en casa, una opción para niños con graves problemas de salud

Padre de un niño con cáncer da testimonio del método usado mundialmente.

Preescolar en casa, una opción para niños con graves problemas de salud
Por: Margarita Barrero
29 de Mayo de 2012
Comparte este artículo

“Mi prioridad no es que mi hijo sea bilingüe o profesional, solo quiero que viva”, dice Carlos Dixon, el papá de Samuel, de 5 años, quien lleva tres lidiando con una leucemia linfocítica aguda.
Los momentos impredecibles de su enfermedad y los tratamientos a los que se ha sometido Samuel no le han permitido tener un adecuado desarrollo preescolar. Por fortuna, sus padres encontraron en la pedagogía domiciliaria una ayuda en este campo.
Según el oncólogo Óscar Ramírez, los niños con leucemia tienen un desarrollo neurológico normal, la diferencia es que han tenido que pasar por un proceso complejo de sobreprotección y hospitalización, y “por eso no tienen la rutina de un niño común y corriente y no socializan”, aclara.
Samuel no rompió el molde: se sometió a dos quimioterapias y necesitó un trasplante con células madre de cordón umbilical. Como parte de su recuperación, estuvo tres meses aislado en un cuarto de hospital y su casa se volvió una prisión durante siete meses, y por esta razón no tuvo contacto con otros niños: sus defensas no podían repeler enfermedades. Hasta la más inofensiva gripa podía volverse mortal. Samuel cumplió cuatro años obeso, calvo y con la piel de un tono más oscuro, como consecuencia de los medicamentos.
Para su padre, todo el escenario era traumático, y ya se hacían evidentes los problemas de no llevarlo a un jardín. “Antes de que las profesoras vinieran a la casa, mi hijo no había desarrollado motricidad fina o gruesa, ni lectoescritura, tampoco era sociable y no podía gesticular”, dice.
Desesperado, Carlos le contó su caso a Lina María Idárraga, directora del centro de desarrollo infantil Patatín Patatero Babies’n Kinder, y así nació ‘Samy to go’, un programa de pedagogía domiciliaria que busca llevar una metodología de enseñanza basada en el arte a niños enfermos que viven en condiciones similares a las de Samuel.
Idárraga afirma que el primer paso en estos casos es realizar una evaluación para determinar el nivel de desarrollo del niño, desde luego, siguiendo las recomendaciones del médico tratante.
“Durante las clases, una psicopedagoga se encarga de estar con el niño de lunes a viernes, de 8 a 12 del día, y profesores de arte, teatro y música le hacen una hora de terapia diaria. No es una persona la que se encarga de desarrollar toda la parte psicopedagógica y cognitiva; un equipo interdisciplinario se encarga de motivar pensamiento, atención y memoria”, explica.
La psicopedagoga Juana Chacón tuvo la misión de guiar a Samuel en este proceso. “Le hice un montaje llamado ‘El conejo’ y lo involucré en la historia del personaje para desarrollar su lenguaje y para mejorar sus movimientos. También hacía actividades de motricidad gruesa en el parque del conjunto, y con juegos exploré diferentes lugares de la casa”, afirma la especialista, que lleva más de 10 años trabajando con niños.
Estos encuentros con pinturas, arcilla y papel le permitieron a Samuel ingresar a un jardín antes de lo planeado.
Carlos Dixon recuerda que hace unos pocos meses tenía que pedirle a su hija que le tradujera lo que decía su hijo; eso cambió: “Ya le entiendo más y lo veo motivado, hasta quiere ser motociclista o automovilista”, cuenta.
A Patatín Patatero, al igual que a otros preescolares en casa que funcionan en Europa y en países como Chile, México y Argentina, lo contactan padres que tienen niños con problemas respiratorios, cáncer, diabetes o enfermedades crónicas. “Vamos a sus casas, evaluamos el caso, hablamos con el especialista y le preguntamos qué se puede hacer y qué material puede manipular; luego, adaptamos nuestra metodología a lo que necesite el niño”, explica Idárraga.
Los especialistas afirman que, al comienzo, el cambio de rutina es complicado para los enfermos, sobre todo mientras se acostumbran al nuevo horario, ya que, normalmente, estos niños duermen mucho, se vuelven sedentarios y pasan bastante tiempo en la cama. Para la pedagoga, una de las metas de la pedagogía es cambiar esa rutina pasiva, para que se sientan útiles y se eleven su autoestima y su motivación. Todo esto se refleja en su salud.

Pedagogía hospitalaria y domiciliaria en el mundo
Esta modalidad de educación dirige la atención pedagógica de los niños y jóvenes hospitalizados o en tratamientos médicos. Los programas de este tipo existen hace muchos años en Europa. El ejemplo pionero es Preescolar na Casa, una idea que el sacerdote Antonio Gandoy puso en marcha en 1977 en la fundación Cáritas Diocesana de Lugo (España). Su finalidad era disminuir el atraso considerable en la adquisición de destrezas escolares que tenían los niños en edad preescolar de las zonas rurales con respecto a los menores de edad de la ciudad.
En Chile, donde también es muy fuerte la corriente, está el proyecto Claseduc, desde hace 11 años, en el que profesores particulares seleccionados de las universidades Católica y de Chile brindan clases a domicilio y su interés es crear hábitos y costumbres de estudio en niños y jóvenes, en horarios determinados.

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet