Síguenos en:

Se te creció el bebé!

Se te creció el bebé!

Conoce cómo debe estar en peso, talla y habilidades.

Se te creció el bebé!
Por: Redacción ABC del bebé
22 de Junio de 2016
Comparte este artículo

Con la llegada a sus primeros cinco años de vida, tu hijo se acerca al final de su primera infancia. Son un poco más de 2000 días en los que toda la atención, cuidados y afecto que le hayas procurado, incluso desde antes de su nacimiento, serán determinantes en el resto de su vida.

Seguramente, habrás notado que tu hijo ya empieza a mostrar conductas que revelan algunos tintes de la personalidad y el carácter que tendrá de adulto: la manera en que se comunica, los gestos que utiliza y que son característicos en él, la manera como reacciona ante eventos y situaciones, la forma en que expresa sus sentimientos y emociones, el cómo juega y aprende, entre otros.

Pero, al cierre de esos años maravillosos y esenciales que son los de la primera infancia, la talla, el peso y el desarrollo psicomotor alcanzado por tu pequeño también serán factores determinantes. Diana Carolina Chacón, pediatra del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, señala que a los cinco años “los niños deberían medir alrededor de 107 cm y las niñas 105 cm, con pesos de 14 a 17 kg en ellos y de 13 a 17 kg en ellas”. (Lee: Cómo es el desarrollo de tu niño de 3 a 4 años)

Por otro lado, la médica comenta que los factores que inciden en el desarrollo y crecimiento en esta etapa son los relacionados con el estado de salud y los hábitos de alimentación, por lo que “este es el momento en que ciertas alteraciones hormonales se pueden manifestar como las relacionadas con la hormona de crecimiento”.

Al respecto, Silvia Cristina Chahín Ferreyra, endocrinóloga pediatra, recomienda a los padres acudir con su niño acuciosamente al pediatra para que este detecte a tiempo cualquier anomalía, de modo que se puedan analizar periódicamente las curvas de crecimiento del pequeño y evaluar si el menor se aleja de la curva predicha por sus padres biológicos (condiciones genéticas) o si cambia de carril de crecimiento. Por ejemplo, clínicamente se puede analizar cómo se están dando los cambios en la talla de zapatos, la talla de ropa o cómo está el niño en comparación con las estatura de sus compañeros de salón u otros niños de su misma edad.

A partir de ahí se pueden detectar malformaciones congénitas, alteraciones en la maduración sexual, si hay alguna deficiencia de la hormona de crecimiento, o si existen lesiones o traumas que se hayan desarrollado durante los primeros cinco años y que puedan afectar el crecimiento.

Hábitos saludables, esenciales

Otra de las recomendaciones que los especialistas dan a los padres es robustecer los buenos hábitos de alimentación en el pequeño: se recomienda una nutrición saludable en la cual los alimentos de tu hijo estén alineados a los del resto de la familia, principalmente los de mayor valor nutricional como las verduras y las frutas frescas, los productos lácteos (leche, yogur, quesos), las carnes magras (pollo, pavo, pescado, res), los cereales y los carbohidratos. Sin embargo, sería preferible que limites los alimentos chatarra y el consumo de azúcares. (Puedes leer: Cómo ayudan los alimentos en el crecimiento)

Lo difícil aquí será sortear las exigencias propias de los niños con la comida, pues es común que a esta edad expresen ciertas preferencias. Por ejemplo, tu hijo puede volverse muy insistente con determinados alimentos que no quiere comer y es posible que tenga respuestas emocionales impredecibles frente a los alimentos que se le ofrecen. Puede contestar mal e, incluso, decir palabrotas si no le gustan los alimentos que tiene en su plato. La opción entonces será servirle comidas bien equilibradas y diversas: tendrá suficientes opciones para mantener una buena salud.

En este momento, también se le puede enseñar a usar el cuchillo de mesa adecuadamente, además de otros modales como no hablar con la boca llena, usar la servilleta adecuadamente y no pasar cosas por encima del plato de otra persona. Pero lo determinante en este plano será tu ejemplo: se comportará como ve que lo hace su propia familia.

A su vez, la especialista Nancy Martínez Estévez, médico pediatra de Javesalud, resalta que esta también es la época para fomentar hábitos de actividad física constante y amor por el deporte. “Lo ideal es que los padres sean un ejemplo en todo sentido. Pueden animarlos a realizar ejercicio a través de juegos y, a su vez, limitar el uso de los dispositivos electrónicos y el tiempo que pasan viendo TV”, manifiesta la médico.

De visita al médico

Es importante que como padres estén atentos a completar el esquema de vacunación del niño, ya que a los cinco años se aplican varios refuerzos de las vacunas de años anteriores.

A su vez, los controles médicos a esta edad se realizan de manera anual y deben incluir control de peso y talla, y examen visual, auditivo y odontológico, sumados a una evaluación de la expresión del desarrollo psicomotor en cinco capacidades: interrelación del niño con el medio, motricidad, manipulación, lenguaje y desarrollo del pensamiento. (Te puede interesar: La alimentación de tu hijo es clave en su estatura futura)

Todo esto a menos que tu hijo tenga alguna enfermedad de base o alguna recomendación específica de su médico tratante. En ese caso, los controles deberán hacerse cada tres o seis meses.

Otros rasgos clave

En términos de desarrollo lingüístico, este será el momento en que tu hijo 'desdoblará más su lengua', pues según Catalina Forero Ronderos, endocrinóloga pediatra residente del Hospital Universitario San Ignacio, “el dominio del lenguaje aumenta a casi 2000 palabras, permitiendo el establecimiento de conversaciones con uso de frases cada vez más complejas” expuso.

Adicionalmente, hablará de sus actividades con mayor claridad, aunque puede que cometa errores de articulación; relatará cuentos sencillos, podrá describir algunos objetos que ya conoce y usará preposiciones de tiempo como ayer y hoy.

En el plano del desarrollo cognitivo, será capaz de resolver problemas simples que involucren relaciones geométricas y espaciales, entenderá de tamaños y secuencias, aprenderá a terminar lo que comienza, aunque sus tiempos de atención variarán de 16 a 20 minutos. Al final, el gran cambio en la vida del pequeño será el ingreso a la vida escolar, cuando entonces el niño tendrá que enfrentarse a nuevos retos, relaciones, alimentos y rutinas.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet