Síguenos en:

Sueño y alimentación: determinantes para el crecimiento

Sueño y alimentación: determinantes para el crecimiento

Foto: Thinkstock

Sueño y alimentación: determinantes para el crecimiento
Por: Andrea Forero Aguirre
22 de Julio de 2013
Comparte este artículo

Su hijo cambia de talla de ropa más o menos cada año? ¿Está en el promedio o es de los más bajitos de la clase? ¿Cambia o no de talla de zapatos? ¿Crece constantemente, o lo venía haciendo y se detuvo? ¿Le ha hecho saber que se siente mal por su estatura?

Esas son las peguntas clave que se debe hacer toda mamá antes de pensar si su hijo tiene o no problemas de crecimiento. Según la endocrinóloga pediatra Paola Durán, para considerar que realmente existan problemas de este tipo, se deben cumplir dos condiciones: una, que el niño sea muy bajito con respecto a la población. Dos, que sin tener muy baja estatura, tampoco crece lo que debe.

“Si un niño no crece puede ser señal de un problema en su salud. La talla es muy variable, no todos crecen lo mismo en diferentes etapas, eso depende de la edad y de la maduración sexual, pero existen parámetros”, dice la experta.

El proceso normal de crecimiento de una persona es el siguiente: en el útero, hasta 50 centímetros, en solo 9 meses. Es el crecimiento más grande en menos tiempo de toda la vida. En el primer año de vida, en promedio, 25 centímetros. En el segundo, alrededor de 12,5 centímetros. Después de los 2 años el crecimiento es más lento, pero nunca debe ser menor a cuatro centímetros por año, hasta que el niño empieza el desarrollo sexual.

En Colombia, la Ensin (Encuesta Nutricional de Salud) de 2010 evidenció que la población tiene en un 30,2 por ciento talla baja. Sin embargo, dicha estadística estaría influenciada, de acuerdo con Durán, por los problemas nutricionales del país.

El crecimiento es multifactorial e involucra genes, pero también tiene una parte ambiental. Sin embargo, en palabras del pediatra, todos tenemos un chip incorporado, de manera que, al nacer, nuestro cuerpo está predispuesto a tener una talla, pero depende de lo ambiental que lo logremos o no.

“La desnutrición, inevitablemente, lleva a talla baja. Cuando un niño está desnutrido, lo primero que hace es dejar de crecer. Esa poca energía la usa el cuerpo para cosas más vitales. La proteína es absolutamente necesaria para que todo el sistema de la hormona de crecimiento funcione y, si no tiene, el proceso se detiene”, dice.

¿Qué otros problemas puede indicar el hecho de no crecer como se debe? A juicio de la endocrinóloga, en la minoría de los casos, tras los niños que no crecen hay una enfermedad como anemia, tiroides o de riñón. Además de las alteraciones endocrinas como la deficiencia de la hormona de crecimiento, pero esta solo se ha reportado en el 1 por ciento de los pacientes con talla baja, según la experta.

Otra situación que afecta el crecimiento es el desarrollo sexual. Las mujeres se desarrollan entre los 8 y 13 años, y los hombres, entre los 9 y 14 años. Ahí es cuando ocurre el estirón puberal, que se demora más o menos 2 años, en las mujeres puede ser de 8 a 10 centímetros por año y en los hombres de 12 centímetros.

Las personas crecen más durante el desarrollo sexual porque la hormona de crecimiento actúa mejor frente a las hormonas sexuales, especialmente los estrógenos.

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet