Síguenos en:

Tareas: cómo asumirlas sin estrés

Tareas: cómo asumirlas sin estrés

Los padres deben buscar un colegio acorde con sus prioridades de vida.

Tareas: cómo asumirlas sin estrés
Por: Catalina Gallo Rojas
14 de Marzo de 2016
Comparte este artículo

Muchos padres llegan a sus casas después de un largo día de trabajo a hacer las tareas del colegio con sus hijos, en un horario agotador que no tiene sentido ni para los adultos ni para los niños. Sin embargo, la carga continúa y, también, el cansancio para todos. ¿Qué hacer? (Te puede interesar: Educación en el hogar: ¡indispensable!)

En primer lugar, si tienes opción de elegir el colegio para tus hijos, busca uno acorde con tus prioridades de vida. Si para tu familia las tareas son muy importantes y consideras que está bien que tus hijos tengan esta responsabilidad desde pequeños y en abundancia, seguramente te encontrarás a gusto con colegios muy exigentes en este sentido.

Si consideras que es bueno tener tareas, pero no tantas, y que las deben hacer los hijos y no los padres, es bueno que busques un colegio que piense como tú, porque, de lo contrario, te vas a ver en aprietos y a sufrir con la etapa escolar de tus hijos, tal vez más que ellos.

Por último, si ya no hay nada qué hacer, estás embarcado en un colegio exigente y no puedes buscar otro, aquí te contamos que existen estrategias para llevarlas mejor en familia.

1. Recuerda que quien está estudiando es tu hijo o hija y no tú. Quien debe aprender es el pequeño, por eso no hagas las tareas por tu hijo, permite que su cartelera le quede torcida, que el dibujo no sea perfecto o que el ejercicio no quede terminado del todo si tu hijo no tuvo suficiente tiempo. Es importante que tanto tu hijo como el colegio no se engañen y vean realmente de lo que él es capaz. Las tareas no pueden ser el resultado de un trabajo adulto; por el contrario, son precisamente para que los niños aprendan.

2. Ayuda a tu hijo a organizarse. Procura que quien lo recibe en la casa mientras que tu trabajas le permita tener un tiempo de descanso, que coma algo y luego sí que haga las tareas. Así, cuando tu llegues a la casa, tendrás únicamente que resolverle dudas a tu hijo y contarás con tiempo, así sean 15 o 20 minutos, para jugar o leer en familia. Las rutinas se fijan desde la infancia y es bueno que las mantengas si eres quien está en la tarde con tus hijos o la persona que los cuida. Las rutinas dan estabilidad y tranquilidad. (Puedes leer: La importancia de ayudar con las tareas, aun desde la oficina)

3. Acostúmbrate a tener en la casa una especie de kit de tareas para que no tengas que correr a las siete u ocho de la noche a comprar los colores para el deber escolar. Destina un cajón o una caja para los útiles que más se necesitan para estos quehaceres, como colores, pegante, cartulinas, revistas o lo que sea más común en el colegio de tu hijo; así, él podrá hacer las tareas sin tener que esperar a que llegue alguno de sus padres con los materiales necesarios. También puedes dejar siempre en casa uno poco de dinero para que quien recibe a tu hijo del jardín o del colegio pueda adquirir algo si hace falta.

4. Habla todos los días con tu hijo cuando llegue del jardín o del colegio y, luego de saludarlo y preguntarle por el día, averigua qué tareas tiene, para que así tu sepas con anticipación qué dificultades puede llegar a tener. Pregúntale si las puede hacer solo, si tiene lo necesario.

5. Acostumbra a tu hijo a adelantar las tareas tanto como pueda sin ti, para que el momento contigo sea solo para resolver algunas dudas. Esto hará que él entienda que los deberes son su responsabilidad y no la de los padres.

6. Cuando hagan tareas juntos, no le resuelvas los problemas que han propuesto los profesores, deja que sea tu hijo quien encuentre las respuestas. Si es hora de buscar un dato, ayúdale, pero deja que sea él quien defina qué le sirve y por qué. (Conoce más sobre: Es importante el papel de los padres en las tareas escolares)

7. Procura no estresarte al hacer la tarea. Trata de hacer que ese momento sea un juego, un descubrimiento, para que aprender no sea una carga sino un placer. Si es hora de ayudar a entender una suma, busca fríjoles y agrupa conjuntos; si llegó la hora de aprender a leer, busca libros infantiles o imprime letras en el computador y forma palabras, etc.

8. Mantén una comunicación permanente con el colegio. Cuando los niños están pequeños, muchos centros educativos tienen agendas que van a las casas y vuelven a la clase; acostúmbrate a leerla, no te quitará mucho tiempo y sí te organizará la vida pues sabrás a buena hora qué debe hacer tu hijo.

9. No pretendas que tu hijo pequeño se quede dos horas sentado haciendo tareas. Es realmente imposible. Permítele que las haga por tandas si son muchas, que haga una parte, juegue un rato y luego termine. Así será más productivo, no perderá tiempo por cansancio y se evitarán muchas discusiones entre padres e hijos. 

10. Piensa que tal vez no hacer la tarea un día no es algo grave. Si se presentó algún inconveniente y no pudiste ayudarle a tu hijo, escríbele a la profesora y propón que tu hijo la entregue el día siguiente. Si llegas a este tipo de acuerdos, debes cumplirlo. Es muy importante tanto para el niño como para el colegio, pues la relación se basará en la confianza.

11. Consigue el teléfono de otra mamá o de otro papá de la clase de tus hijos. Es bueno tener a mano el dato de algún adulto que pueda darte la mano cuando tu hijo tenga dudas o no recuerde de qué se trata la tarea.

12. No muestres angustia cuando llega el momento de hacer tareas juntos y tampoco malgenio ni desagrado, todas estas emociones indispondrán a tu hijo frente al colegio, quedará entre la espada y la pared entre la casa y el estudio, pensará que él es una carga y que no puede pedir ayudar. Tú decides con qué actitud asumes los deberes escolares de tus hijos. Si lo haces de manera relajada y lo miras como un momento para compartir con ellos, seguramente las disfrutarás. Con esta actitud, tus hijos aprenderán mejor y serán más felices con el conocimiento. (Recomendado ABC del Bebé: Las primeras tareas del niño, ¿cómo ayudarlo?)

13. Enséñale a que pregunte en el colegio si no entiende algo, si algo se le dificulta. Es bueno que él aprenda por sí mismo desde pequeño a pedir ayuda. No está mal aquel que necesita colaboración.

14. Jamás le digas a tu hijo que algo es muy fácil, que esa tarea es muy boba; valora lo que debe hacer, entiende que lo que parece simple para ti es un gran logro para tu pequeño. Jamás menosprecies el momento de aprendizaje por cual atraviesa tu hijo.

15. Dales importancia a todas las tareas. Para el niño puede ser tan valioso colorear como sumar. Él está aprendiendo y todo puede ser maravilloso para él.

16. Confía en tu hijo. Deja que intente resolver las cosas por sí mismo, déjalo explorar e inventar. Tú no puedes aprender por él y tampoco evitarle todos los obstáculos de la vida. Si una tarea se va mal al colegio, ya llegará el momento en que la profesora le enseñará a hacerlo bien.

17. Dale un abrazo o un beso después de hacer tareas juntos y procura tener con él aunque sea diez minutos después de estudiar para jugar o relajarse juntos. Es bueno para la mente y también para aprender y, además, si tu hijo descubre que solo estás con él cuando hacen tareas, jamás la adelantará en la tarde antes de que tu llegues, pues para él serán la excusa perfecta para pasar tiempo contigo.

18. Si realmente la carga escolar está afectando a tu hijo o a tu familia, considera seriamente si ese es el colegio indicado. Si tienes opción de cambiarlo a otro más afín con tu vida, no lo dudes. (Puedes consultar: ¿Se deben dejar tareas cuando los niños están en el jardín?)

 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
TommyCanYouHearMe
Hace 37 semanas
Excelente artículo
1
TommyCanYouHearMe
Hace 37 semanas
Excelente artículo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet