Síguenos en:

Hormona de crecimiento: una cuestión de talla

Hormona de crecimiento: una cuestión de talla

Esta sustancia interviene en muchos procesos de desarrollo del niño

Hormona de crecimiento: una cuestión de talla
Por: Astrid López
19 de Agosto de 2015
Comparte este artículo

El control de crecimiento de un niño es, desde que nace, uno de los factores más importantes para evidenciar su desarrollo. Por ello es indispensable el seguimiento de la talla, que se complementa con el del peso durante los primeros cinco años de edad. La evolución de esta curva de crecimiento no solo tiene que ver con la herencia y en ella intervienen otros factores.

Por esto y para abordar aspectos que aclaren el tema, ABC del Bebé entrevistó a la endocrinóloga pediatra y del adolescente Silvia Cristina Chahín Ferreyra, expresidenta y miembro fundador del Colegio Asociación Colombiana de Endocrinología Pediátrica. 

¿En qué funciones interviene la hormona del crecimiento y cuál es su importancia?

La hormona del crecimiento se produce en la hipófisis, o glándula pituitaria, ubicada en el cerebro, y actúa de manera pulsátil durante todo el día, pero su ‘pico’ mayor ocurre, aproximadamente, una hora después de comenzar el sueño. La hormona interviene en múltiples procesos, todos muy importantes. Aparte de estimular el crecimiento, mejora el desarrollo de la masa ósea e incrementa la masa muscular, entre otros.

¿A qué edad deja de crecer un niño?

Un niño deja de crecer cuando cierra cartílagos de crecimiento. Esta edad varía entre los individuos según la raza y el sexo, dependiendo de si son maduradores lentos o rápidos, es decir, de su ritmo de desarrollo. Igualmente, depende de las diferentes patologías que cada niño presente. Cabe decir que el periodo más rápido de crecimiento de un individuo es el primer año de vida, y varía, además, cuando empieza la producción de hormonas sexuales.

¿Cómo detectar si existe alguna anomalía con la hormona?

Los padres deben acudir con su niño acuciosamente al pediatra, para que él detecte a tiempo cualquier anomalía. Si este así lo determina, lo envía al endocrino pediatra con el fin de realizar una historia clínica completa, así como los antecedentes de ambos padres biológicos, con el fin de predecir o estar atentos a cualquier alteración en la vigilancia del crecimiento y el desarrollo del niño. También anexará el seguimiento que se hace con la curva de crecimiento.

Frente al tema es importante evaluar si el menor se aleja de la curva predicha por sus padres biológicos, o si cambia de carril de crecimiento. Por ejemplo, clínicamente se puede preguntar si cambia de talla de zapatos, o de talla de ropa, o cómo se siente al compararse con sus compañeros en torno a su estatura.

Estos controles iniciales y periódicos sirven para evaluar las condiciones genéticas y las malformaciones congénitas, las alteraciones en la maduración sexual, la deficiencia de la hormona de crecimiento, o si existen lesiones o traumas que puedan afectar el crecimiento.

¿Qué pasa si existe deficiencia de esta hormona?

Cuando no se detecta a tiempo, el niño termina con una baja talla patológica importante en comparación con sus pares, además puede presentar ciertas alteraciones metabólicas e incluso, en algunos casos, tener problemas psicosociales secundarios por sentir que es más bajo en estatura que el promedio de sus pares. 

Si se administra la hormona, esto debe suceder solo en casos especiales, no a voluntad...

Desde luego. Es importante que el menor asista a la consulta con el endocrinólogo pediatra, quien es el profesional idóneo para ofrecerle una consulta autorregulada, con sabiduría y responsabilidad, y con conciencia de si existe o no la necesidad de administrar la hormona. Además, de salvaguardar no solo los recursos del sistema de salud, sino fundamentalmente la vida y salud del niño. Así se asegura que el pequeño reciba de manera oportuna el tratamiento que requiere, de ser necesario.

Igualmente, los padres deberán firmar un consentimiento con el cual recibirán la información profesional acertada sobre el caso específico de su hijo, las dosis a recibir, el tiempo de tratamiento y los efectos adversos; así también, los padres podrán aceptar o no, si es el caso, el uso de la hormona de crecimiento, antes de iniciar el tratamiento.

¿En qué casos se puede iniciar un tratamiento para contrarrestar la falta de la hormona?

En Colombia se ha aprobado el uso de la hormona de crecimiento específicamente en los casos de: deficiencia de esta hormona, retardo de crecimiento intrauterino o si es pequeño para la edad gestacional, síndrome de Turner e insuficiencia renal crónica.

¿Cuánto puede durar un tratamiento, y a qué edad se inicia?

Varía según cada patología, pero dura unos cuantos años y se debe iniciar una vez se diagnostique la patología para la que está aprobada la hormona de crecimiento; entre más pronto mejor, con el fin de mejorar el pronóstico de talla final.

¿Cómo se administra?

El endocrinólogo pediatra es el que conoce las dosis aprobadas internacionalmente para cada patología, dado que son distintas: la hormona de crecimiento es de aplicación subcutánea, en inyecciones diarias, hasta que finalice el crecimiento o se dé el cierre epifisiario, es decir, cuando el cartílago se convierte todo en hueso, y por ende, dejamos de crecer. O cuando el especialista determine que no existe una buena respuesta al tratamiento o si aparecen efectos adversos.

¿Utilizar la hormona puede generar alteraciones en el organismo? 

Hay que tener en cuenta que cualquier medicamento tiene efectos adversos, por lo que es importante recibir información del endocrinólogo pediatra y realizar el seguimiento correspondiente para estar alerta y suspender la medicación si es el caso.

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet