Síguenos en:

Esas preguntas que temen los padres

Esas preguntas que temen los padres

Los niños bombardean a sus padres con preguntas incómodas.

Papá asustado
Por: Efe
18 de Enero de 2013
Comparte este artículo

Desde preguntas como ¿por qué el agua está mojada? o ¿cuánto pesa la Tierra?, hasta ¿cómo vienen los niños al mundo? o ¿por qué hacen ruido los truenos? Claves para darles una respuesta satisfactoria.A determinada edad, la curiosidad de los niños es insaciable e inagotable, por lo que bombardean a sus padres con todo tipo de “por qué”, “qué” “dónde”, “quién”, “cuándo” y “cómo”, aplicadas a preguntas que abarcan diversos asuntos: desde al origen de los niños, la muerte o la oscuridad, pasando por las diferencias entre las personas, los desconocidos y hasta las conductas de mamá y papá.

Cuando las escuchan, los mayores se plantean a sí mismos otros interrogantes igualmente angustiosos: ¿cómo debo responder a las preguntas de los niños?, ¿hay que decirles la verdad o inventarse una respuesta usando la fantasía?,  ¿es obligatorio contestarles en ese momento o puede dejarse para otra ocasión?, ¿qué hay que hacer si uno ignora la respuesta o alberga dudas sobre ese tema?.

Una encuesta realizada entre 2.000 padres británicos con hijos de entre 5 y 16 años de edad, indagó cuáles son las diez preguntas más temidas por los progenitores y descubrió que la lista está encabezada por: ¿cuál es la razón de qué la Luna se vea algunas veces durante el día?

 

Las siguientes preguntas más conflictivas para los padres, porque no saben cómo responderlas, son: ¿por qué es el cielo azul?,  ¿descubriremos alguna vez vida extraterrestre?, ¿cuánto pesa la Tierra?, ¿cómo permanecen los aviones en el aire?, ¿por qué el agua está mojada?, ¿cómo hago una división larga?, ¿dónde se van los pájaros y las abejas en invierno?, ¿qué forma el arcoiris? y ¿por qué hay diferentes zonas horarias en la Tierra?.

Los investigadores comprobaron que el 26 por ciento de los padres piensa que sus hijos tienen más conocimientos que ellos sobre matemáticas y ciencias, y más de la mitad de los padres no pueden responder a las preguntas de sus hijos de forma correcta, lo que les produce frustración y vergüenza.

Un tercio de los padres británicos encuentran dificultades para responder a diario a las preguntas de ciencia y tecnología que les plantean sus hijos, y el mismo porcentaje de ellos investiga activamente para encontrar las respuestas, aunque muchos admiten que se inventan las respuestas o desvían la pregunta hacia su pareja, según el sondeo para la Feria del Big Bang.

Las edades del qué es y el por qué

Según la psicóloga clínica María Hidalgo, “los pequeños realizan preguntas a sus padres porque sienten curiosidad e interés por el mundo a su alrededor,  para comprobar si les responden lo que ellos se imaginaban o confirmar sus fantasías acerca de determinados asuntos, e incluso para comprobar si les dicen ciertas cosas (que los niños ya conocen)”.

 

“Cuando los hijos notan o intuyen que hay determinados temas de los que no es correcto preguntar o que incomodan a sus mayores, procuran utilizar rodeos para ir acercándose, poco a poco, a la cuestión que quieren indagar", agrega la experta, que explica que los interrogantes infantiles cambian según la edad del niño.

“Cuando tienen unos 18 meses suelen preguntar ¿qué es? cada una de las cosas de su alrededor; a los tres años se interesan por las finalidades de los animales, las máquinas, la naturaleza, el cuerpo y los fenómenos;  después entran en ‘la edad del por qué’, ya que esa es la pregunta que más realizan, haciendo gala de una curiosidad inagotable”, dice la psicóloga.

Para Hidalgo, “los progenitores deben hacer sentir al niño que se interesan por sus preocupaciones y evitar recriminarle por su curiosidad. Tampoco conviene dejar de responder cuando los hijos preguntan sobre un tema tabú, porque eso puede confundir al niño, fomentar su desconfianza hacia los padres y provocarle una decepción al enterarse de la verdad”.

La sicóloga aconseja “no rechazar las preguntas y responderlas con franqueza, aunque adecuando la respuesta a la edad del niño y a su capacidad de comprender, todo ello sin olvidar que, más tarde o temprano, el menor se informará sobre estas cuestiones en diversas fuentes, y lo contrastará con lo dicho por sus padres”.

“Si el niño pregunta sobre temas difíciles de explicar para los adultos, han de dejar de lado las actitudes evasivas o engañosas porque  conducirían a que el pequeño se forme ideas erróneas, y puede ser nocivo para su desarrollo”, agrega María Hidalgo.

Por su parte, la psicóloga infantil británica Miriam Stoppard, autora del libro ‘Las preguntas difíciles que hacen los niños’, dice que "los padres que se muestran abiertos al diálogo facilitan el acercamiento a las cuestiones raciales, religiosas o sexuales, mejoran la autoestima, el equilibrio y la relación entre ellos".

¿Cómo nacemos y cómo morimos?: Dos temas claves

De acuerdo con Miriam Stoppard, ante estas preguntas los padres pueden contestar: “Nadie sabe exactamente qué sucede cuando morimos, pero nuestro cuerpo deja de funcionar: dejamos de respirar, el corazón ya no late, los músculos no funcionan y el cerebro deja de pensar para siempre. La mayor parte de las personas mueren naturalmente porque son ya muy viejas, pero otras  mueren debido a enfermedades o accidentes”.

Ante  la pregunta ¿qué es el sexo?, según Stoppard  “debemos estar dispuestos a contestar la verdad, sea cual sea la edad del niño” y considerar que “siempre esta pregunta va junto a las de ¿qué es la vagina? y ¿qué es el pene?, por su evidente relación y formular las respuestas según las necesidades del niño". 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
jazamoras
Hace 3 años
Interesante
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet