Síguenos en:

Cuánto y cuándo ofrecerles alimentos con azúcar a sus hijos

Cuánto y cuándo ofrecerles alimentos con azúcar a sus hijos

Hay que darles dulce en su justa medida.

Fotolia
Por: Andrea Forero Aguirre
26 de Diciembre de 2012
Comparte este artículo

 

Nutricionista aconseja a los padres volverse fieles lectores del rotulado nutricional de los productos que compran.

 

Fructosa, endulzantes artificiales, miel, azúcar blanca y morena, por un lado. Dulces, chocolates y bombones, por otro, inundan el mercado, y a la hora de escoger no resulta sencillo saber qué y cuánto es lo más conveniente para la salud de la familia, sobre todo de los niños.

 

La doctora Sonia Patricia Riaño Muñoz, especialista en Alimentación y Nutrición en Promoción de la Salud de la Universidad Nacional de Colombia, aclara que a los menores de un año no se les debe ofrecer alimentos con azúcar.

 

Después de los 12 meses aconseja no crearles a los niños el hábito de endulzar sus bebidas. Sin embargo, cuando se requiere en algunos jugos, hacerlo de la forma más moderada y natural posible. Otras bebidas, como el agua de panela o la gaseosa, no son recomendadas para los niños puesto que, dice Riaño, sustituyen opciones más saludables y aportan prácticamente calorías vacías sin macro ni micronutrientes.

 

La experta invita a no incluir los endulzantes dietéticos en la alimentación de los niños porque, asegura, este tipo de productos consumidos por un tiempo prolongado tienen consecuencias posteriores en la salud.

 

“El niño puede desarrollar el hábito de consumir todos los alimentos que dicen que son de dieta aunque tengan dulce, en vez de acostumbrarse a no ingerir endulzantes innecesariamente. Si hay que usar algo es mejor miel natural o panela orgánica (no como bebida única)”, sugiere Riaño.

 

La nutricionista advierte que en casos de niños con restricciones especiales en su menú, como ocurre con los diabéticos, es todavía más importante enseñarles a no endulzar, pero si les van a preparar un postre por alguna celebración especial, Riaño aconseja usar, por ejemplo, la stevia en hoja de forma natural y evitar lo químico.

 

“Sobre los endulzantes artificiales se habla de problemas gastrointestinales, como distensión abdominal, náuseas, diarrea, irritaciones de la piel, entre otras. No existe ningún estudio que soporte esta sintomatología, pero sí se ha evaluado. Todo depende de cómo lo asimile cada organismo. Por lo tanto, es importante enseñar a los niños a consumir cantidades muy pequeñas de azúcares refinados para que establezcan un hábito saludable”, dice la experta.

 

En el mismo sentido, Gustavo Díaz, nutricionista investigador de la Universidad del Bosque, dice que el consumo de azúcar del niño depende de los hábitos de la familia. Y aclara, por ejemplo: azúcar blanca y morena técnicamente son lo mismo a nivel nutricional.

 

“Con la miel, el problema es conseguirla original, porque lo que se consigue en el mercado muchas veces es azúcar caramelizada realmente”, advierte Díaz. Según el nutricionista, los padres se deben volver fieles lectores del rotulado nutricional de los productos que compran.

 

En cuanto a la inclusión de la fructuosa como endulzante natural, tan de moda últimamente, Díaz cuenta que algunos estudios, no definitivos, indican que un exceso de esta en la dieta puede estar asociado con ciertas enfermedades metabólicas crónicas, entre ellas la diabetes y el sobrepeso.

 

Así las cosas, ¿qué hacer? De acuerdo con el nutricionista, si el niño consume pequeñas cantidades de azúcar, independientemente de la que se trate, unido a alimentación balanceada, a actividad física y al consumo de agua, en el futuro será un adulto sano. “Lo importante es utilizar el sentido común y hacerle caso”, sugiere.

 

El docente de El Bosque cree que si en la naturaleza existe algo es porque no se puede restringir totalmente; no obstante, advierte que nunca se deben utilizar dulces o azúcares como un método de compensación para el niño. Según él, el condicionamiento básico existe en los animales que aprenden que si hacen determinada cosa van a recibir lo que quieren, y el niño funcionaría de manera similar.

 

“Lo importante es que los niños aprendan que los dulces se consumen en pocas cantidades y formar hábitos, para así evitar que en la edad adulta haya obesidad”, dice Díaz.

 

¿Mito o realidad?

El exceso de dulce produce parásitos ¿Mito o realidad?

 

Gustavo Díaz, nutricionista investigador de la Universidad del Bosque, asegura que esta teoría tiene algo de cierto. Asegura que un niño con dieta de carbohidratos y azúcares se pone ‘barrigón’ porque pierde fuerza en las paredes del músculo del abdomen que queda sin suficiente fuerza para mantener el vientre en su lugar. En el otro extremo, cuenta, un niño con alimentación basada en azúcares seguramente no tiene otros nutrientes, por ende su sistema de defensas está disminuido, lo cual va a hacer que parásitos, bacterias, virus, lleguen a ese cuerpo y lo invadan, seguramente no va a estar barrigón pero sí pálido, se enferma con facilidad, sufre diarrea constante, inactividad física, se torna lento y se cansa rápido.

 

Dato de interés

La nutricionista Sonia Patricia Riaño Muñoz dice que los niños no deben consumir chocolate más de dos o tres veces a la semana, ya sea caliente o frío; y sobre el dulce en las loncheras aconseja preferir arequipe, bocadillo, panelitas, e incluso chocolate, a golosinas como bombones.

 

Preguntas frecuentes

 

¿Qué es la glucosa?

Es hidrato de carbono, un monosacárido elemental que se encuentra principalmente en la sacarosa (azúcar) que consumimos.

 

¿Qué hago si mi hijo me pide un dulce?

Según los especialistas, no se le debe negar; lo importante es darle una porción pequeña y poner las reglas claras, una de las más importantes es acostumbrarlo a que no coma azúcar o chocolates todo el tiempo.

 

¿Cuál es la manera saludable de calmar la necesidad de glucosa?

Los padres pueden darle frutas que no tengan dulce; por ejemplo, uva y manzana. 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet