Síguenos en:

¿Quiere que sus hijos sean vegetarianos?

¿Quiere que sus hijos sean vegetarianos?

Consulte con el pediatra antes de decidir criar a su hijo de esta manera.

Fotolia
Por: Redacción ABC del bebé
27 de Diciembre de 2012
Comparte este artículo

 

Sobre el vegetarianismo se han planteado diversos interrogantes a lo largo de los años, entre escépticos y creyentes de este estilo de alimentación que, en ocasiones, se convierte en un estilo de vida. Uno de ellos se refiere a si es conveniente o no educar a un niño bajo este régimen, que tiene como principio el no consumo de carne.

 

Al respecto hay que decir, en primer lugar, que existen distintos tipos y grados de vegetarianismo en razón de que cada persona tiene sus propias necesidades, constitución física y argumentos personales (ideológicos, culturales o de salud), para optar por esta clase de nutrición.

 

Según algunos expertos, la situación ideal es que cada persona, al cumplir los 18 años, cuando la personalidad y el criterio están plenamente estructurados, decida cuál es la alimentación de su predilección. No obstante, si los padres desean inducir al niño en el vegetarianismo deben recibir asesoría de un pediatra, nutricionista u otro profesional experto en el tema, quien a partir de la historia clínica y las necesidades individuales de cada paciente fijará una dieta adecuada.

 

De acuerdo con la médica pediatra bioenergética Clara Inés Sandoval, cuando una pareja de padres vegetarianos aspira a que sus hijos también lo sean,
debe cerciorarse de que en el menú diario de los pequeños se suplan todos los requerimientos nutricionales con las proteínas adecuadas. Estas se dividen en las de origen animal (carnes rojas y blancas) y las de origen vegetal, como la quinua, el amaranto y la mezcla de diferentes granos, como la lenteja, el fríjol y el garbanzo con el arroz.

 

Según la nutricionista Alicia Cleves, “las proteínas vegetales son buenas, pero no contienen todos los aminoácidos necesarios que brinda la proteína animal (leche, huevo o carne). Por otra parte, aunque los granos tienen la fibra de mejor valor biológico, solamente mezclados con otro cereal (como el arroz) se complementan y forman una proteína fuerte”, afirma.

 

Evidentemente en un menú vegetariano no se incluyen las de origen animal, aunque sí deben estar presentes las frutas y las proteínas vegetales, entre las cuales el alimento estrella es la quinua. Se trata de un cereal de alto valor biológico que contiene aminoácidos, oligoelementos y es una fuente de fibra, almidón, azúcar, minerales y vitaminas.

 

¿Qué tipo de vegetariano puede ser un niño?

Los hay veganos, es decir, aquellos que no ingieren ningún producto derivado de los animales (incluso huevos y lácteos); lacto-vegetarianos, quienes no consumen ninguna carne, aunque toman leche; ovo-vegetarianos, para quienes su único derivado animal permitido es el huevo; y ovo-lacto-vegetarianos que admiten en su alimentación tanto la leche como el huevo.

 

Para la doctora Sandoval, no es adecuado incentivar en la primera infancia una nutrición vegana. “Sugiero que los niños sean ovo-lacto-vegetarianos, por lo menos hasta los 5 años de edad, pues el huevo y la leche son una fuente de proteína vital en la fase de crecimiento y desarrollo, debido a su alto contenido de vitamina B12. Aun así, se debe estudiar si existen antecedentes de alergia a este último alimento, para reemplazarlo por otro bajo supervisión médica”, añade la especialista.

 

Pese a lo anterior, la recomendación principal es tratar, en la medida de lo posible, de no suprimir la leche, especialmente durante los primeros 6 meses de vida cuando el menor recibe la materna. Esta es rica en colesterol y esencial para el desarrollo cerebral y las funciones orgánicas. Además, ayuda a absorber el calcio en los niños, lo que la convierte en una bebida indispensable en la estructuración de dientes y huesos.

 

Tal es el valor nutricional de la leche, que casi todos los nutricionistas aconsejan no darla descremada sino hasta después de los 2 años de vida, ya que antes el aporte calórico es muy bajo. Cuando el menor no la consume, se hacen necesarios los suplementos de calcio, zinc y complejo B, que deben ser recetados por el pediatra. La leche de soja, aunque es una proteína con un alto aporte nutricional, que consumen con frecuencia los adultos que llevan una alimentación estrictamente vegetariana, ovo-vegetariana o son intolerantes a la lactosa, hay que tener cuidado con la manera en que se les suministra a los pequeños, porque no sustituye la de vaca o la materna durante los primeros 6 meses de vida.


Claro está que para cada caso particular se debe consultar con un especialista.

Superada la etapa de la nutrición complementaria y cuando el niño comienza la edad escolar, podría consumir alimentos que suplan los nutrientes de la leche, como las lechadas de soja, almendras o ajonjolí blanco, siempre y cuando hayan sido aprobados por un médico de confianza. El huevo, por su parte, se puede sustituir por productos que contengan proteína vegetal.

 

Cabe aclarar que no todas las personas (sean adultos o niños) pueden ser completa o parcialmente vegetarianas, dado que algunos organismos simplemente no toleran la abstención de la carne y pueden llegar a descompensarse ante su ausencia o presentar problemas como anemia o bajos niveles de energía.

 

Por esta razón, además de visitar al nutricionista, es importante que, en el caso de los niños, los padres aprendan a escucharlos y respeten sus decisiones al respecto. Si desean comer carne a pesar de haberse criado en un entorno vegetariano y de las convicciones y creencias de los mayores, hay que permitirlo con responsabilidad, es decir, como parte de una dieta equilibrada y completa.

 

Para tener en cuenta

 

• Cada color en los vegetales tiene su propiedad: los amarillos, por ejemplo, son ricos en vitamina A, útil para la visión y la piel, mientras los verdes tienen complejo B y participan en los procesos metabólicos del organismo.

• Las grasas, en niños mayores de 2 años, representan un 30 por ciento de las calorías totales que recibe al día un menor. Las más saludables son las insaturadas vegetales.

• En ocasiones, los vegetarianos radicales rechazan la guayaba con el argumento de que tiene gusanos. Sin embargo, esta fruta es clave en la alimentación de los pequeños porque su aporte de vitamina C es mayor que el de otras frutas, como el limón o la naranja.

• La carne, el pollo y el pescado tienen un alto nivel biológico y, también, otros nutrientes como el fósforo. En la proteína vegetal el nivel de aminoácidos es menor.

• Si definitivamente el camino a seguir en la casa es el vegetarianismo, hay que ser recursivo en la decoración de los platos para no aburrir a los pequeños. Por ejemplo, una avena cocinada en agua puede ser muy llamativa si sobre su superficie se dibuja una carita feliz con uvas pasas y miel, y se le añade un toque de fruta para darle color. Así mismo, un emparedado con ‘hummus’ (puré de garbanzo), lechuga y tomate en pan integral puede resultar atractivo si se corta en forma de estrella o cualquier figura de molde. Todo entra por los ojos.

 

 

 

Comparte este artículo

6 Comentarios

imagen

Comentarios (6)

6
Docflo79
Hace 3 años
Si pero debemos considerar que el vegetarianismo siempre a suscitado diversas opiniones discusiones a favor y en contra, desde un punto de vista médico siempre será importante informar a los papás que el hecho de adoptar este tipo de alimentación , este tipo de dieta puede alcanzar los requerimientos nutricionales en diferentes etapas de la infancia siempre y cuando exista una buena planeación por parte de los padres, aunque habrá que considerar que la mayoría de los niños que siguen esta alimentación crecerá y se desarrollará normalmente, pero tienden a tener una talla mas baja y a ser más delgados. Los padres deberán poner mucho énfasis en la suplementarios de Vitamina B12, calcio, zinc y Hierro.
5
promeroCDLM
Hace 3 años
no
4
Luislejov
Hace 3 años
Los antiguos sabios no sabían que una planta era también un ser vivo y dentro de tal doctrina sería lógico para ti pensar que también tienen un alma reencarnable por lo cual tu que lo sabes, si sigues comiendo zaanahorias reencarnarás en un tubérculo por la ley del karma.
3
Luislejov
Hace 3 años
En todo caso algunas plantas poseen cierta sensibilidad a estímulos, daños etc. y son seres vivos de modo que si quieres ser libre de las vibraciones negativas del quitar una vida, bien puedes alimentarte de sales minerales unicamente.
2
Luislejov
Hace 3 años
Es un problema cuando las decisiones no son tomadas según conclusiones basadas en la evidencia, la observación, la realidad; sino en mitos, dogmas creencias antiguas, etc.Como quienes no permiten una transfusión.
1
romyroz1
Hace 3 años
Está claro que la tradición cultural con la que crecemos nos marca y más en la niñez. Pero ello no es indicio de aquello sea correcto ó de que sea lo mejor. El hacerse vegetariano, CONOCER, practicarlo y hacer de tus hijos seres sensibles frente a las crueldades que se cometen con los animales para un abastecimiento proteínico INNECESARIO, ES LA DECISIÓN MÁS CORRECTA Y EQUILIBRADA que un padre puede dar a sus hijos: con información, equilibrio, variedad y mucha responsabilidad. Está claro que la amplia gama de enfermedades "raras" no han llegado porque sí sino por el exceso que se hace de la proteína animal y su consecuente contaminación y porque nos han inculcado una necesidad vital (alimentarnos bien) altamente rentable para quienes lo producen, en un aprovechamiento lucrativo por no informarnos un poco más. Señores, señoras: que se puede vivir sin carne y lo mejor tener hijos excelentemente formados y con consciencia y sentido común. Para mayor información les dejo el siguiente link: http://youtu.be/ZzvK5uLu7F0
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet