Síguenos en:

Sorprenda a su hijo con una lonchera nutritiva y saludable

Sorprenda a su hijo con una lonchera nutritiva y saludable

Ideas para innovar y empacara adecuadamente todo tipo de merienda.

Sorprenda a su hijo con una lonchera nutritiva y saludable
Por: Redacción ABC del bebé
16 de Mayo de 2012
Comparte este artículo

Así no parezca, la lonchera es una de las comidas más importantes para un niño: le brinda los nutrientes, las vitaminas y la energía necesarios para continuar con las actividades diarias después de la media mañana o de la tarde. Debe aportar el 15 por ciento de las calorías totales. Es esencial que los ingredientes contribuyan al crecimiento y desarrollo del organismo.
Según la nutricionista Claudia Angarita, “el secreto es que sea balanceada, es decir, que contenga cada uno de los nutrientes que el niño necesita. Debe ser apetitosa, tener sabor y color agradables, y ser fácil de comer. También puede ser un medio para enseñar al niño a consumir todo tipo de comida”.
¿Cómo hacer una lonchera?
Según Sandra Guevara, nutricionista de la Universidad Nacional, una buena lonchera debe tener un alimento regulador (fruta o jugo natural), uno energético (bocadillo, chocolatina, ponqué pequeño, galletas, barra de cereal, cereal sin azúcar) y uno proteico (leche, yogur, kumis, o una porción de queso).
La idea es que los padres varíen las opciones. Cerciórese de que la comida que haya elegido no sea perecedera, además de los posibles problemas en su salud. “Cuando un niño encuentra un alimento descompuesto en su lonchera, se lleva un mal recuerdo de la comida preparada en casa”, explica la doctora Angarita.
Ideas para sorprender
• Envíele una nota o una sorpresa: que le guste y para que sea más divertido su consumo, use servilletas y utensilios de colores para captar su atención.
Tenga en cuenta…
• Usar recipientes que no se rompan y tengan tapa.
• La lonchera se debe limpiar, todos los días, con agua tibia.
• Evitar alimentos calientes que se puedan humedecer o cambiar de textura.
• Armar una lista de opciones balanceadas para la semana.
• Ejecutar la norma 90/10: 90 por ciento de opciones nutritivas, y 10, papas fritas y golosinas.
• Recordar que el niño debe hidratarse, no olvide empacar líquidos. Ojo, sin excederse, porque el niño puede llenarse de líquidos únicamente.
• Él puede participar en la selección de la lonchera, así será más fácil que consuma todos los alimentos.
• No subestimar la importancia de esta merienda escolar. Recuerde que esta debe incluir alimentos nutritivos.
• Revisar la lonchera cuando el niño salga del colegio, o llegue a la casa. Confirmar ocasionalmente con los maestros si él se alimenta.
• Si su hijo desea intercambiar alimentos, enviar una porción doble de alguno, y explíquele que este es el que puede compartir.
• Indicar que debe lavarse las manos antes y después de consumir los alimentos, para afianzar así los hábitos de aseo.
La importancia de empacar
Para que los alimentos no pierdan sus virtudes, se deben reservar en empaques que mantengan la temperatura del alimento.
Lácteos: deben estar en la nevera, llevar a la lonchera solo antes de salir para el colegio.
Frutas y verduras: en recipientes de plástico. Por ser niños, lo más recomendable es enviar la fruta picada en trozos. Algunas frutas, como el banano, suelen ponerse negras, el tip de la abuela es bañarlas con algunas gotas de limón (no muchas) para evitar que se oxide.
Panes: se deben guardar en bolsas herméticas o papel aluminio, para que no se humedezcan ni cambien su textura.

 


 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet