Síguenos en:

Consecuencias de chuparse el dedo para niños mayores de dos años

Consecuencias de chuparse el dedo para niños mayores de dos años

La malformación en el maxilar y defectos en el habla, principales consecuencias.

niña chupa dedo
Por: ABCdelbebe.com
10 de Enero de 2017
Comparte este artículo

“El hábito de la succión comienza alrededor de la semana 16 de la gestación y continúa durante el primer año. No lo regañes si se mete la mano en la boca, pero sí felicítalo cuando no lo hace”, afirma el Odontólogo Christian Salazar.

Los niños chupan las cosas porque es uno de los instintos naturales. Esta acción hace que se sientan seguros, contentos y puede inducir el sueño. Chupar el dedo (o un pacificador) durante mucho tiempo interfiere con el desarrollo correcto de la boca y la alineación de los dientes. Si las incorrecciones no se arreglan, cambiará la apariencia de la cara del niño.

Este hábito, si no se elimina a una cierta edad, puede convertirse en perjudicial para el desarrollo físico, emocional y social. Al respecto, Salazar indica que “el niño tiene una etapa oral donde a través de la boca van descubriendo el mundo. Sin embargo, después de los 2 años tiene que comenzar a dejar este hábito”.

Te puede interesar: ¿Es perjudicial el uso del chupo y biberón en los niños?

Además, recomienda a los padres que enseñen a sus hijos a dejarlo a través de la educación, explicándoles que deben dejar de hacerlo. Si definitivamente continúan realizándolo, se puede hacer uso de un dispositivo dental que, con ayuda de unos pequeños chuzos, vuelven menos placentera la experiencia de apretar su pulgar contra el paladar sin lastimar al pequeño.

En ciertas oportunidades y dependiendo de la frecuencia o intensidad, este hábito conlleva algunas secuelas, siendo las dentales las más comunes.

Por ejemplo, “se puede observar particularmente la mala formación de los dientes primarios, afectando la mordida. Además, puede producir un crecimiento alterado de los huesos faciales. Va a llevar  la mandíbula  hacia atrás por la presión que  ejerce la mano y el brazo”, afirma el odontólogo Salazar.

Específicamente, chupar dedo por un tiempo prolongado producirá alteraciones en la mordida,  provocando que esta se abra. Asimismo, una colocación incorrecta de los dientes y de la lengua a menudo puede llevar a defectos del habla, como la incapacidad de pronunciar ciertos sonidos.

Salazar recomienda a los padres estar atentos en casa a señales que indiquen una posible deformación del maxilar, como el posicionamiento de los dientes una vez estos salgan. De ser visibles estos signos, es necesario visitar a un odontólogo.

Cabe destacar que, si este hábito no se corrige a tiempo, puede ser necesario un trabajo odontológico que implica tiempo, esfuerzo y procedimientos dentales para corregir estos problemas.

Lee más: ¿Qué hacer para calmar el malestar de los dientes del bebé?

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet

  • Esquema de vacunación

    dummySlider

    ¿Quieres consultar qué vacunas necesita tu hijo? Con esta herramienta puedes saber cuáles son, cuándo se deben aplicar y contra qué enfermedades lo protegen.