Síguenos en:

Cuidado con el ‘rechinar’ de dientes

Cuidado con el ‘rechinar’ de dientes

Desgasta los dientes y es producto del estrés y la ansiedad.

Cuidado con el ‘rechinar’ de dientes
Por: Astrid López
15 de Agosto de 2014
Comparte este artículo

Según las estadísticas, cada vez más los padres están acudiendo a consultar con el odontopediatra, al notar que sus niños aprietan los dientes y los hacen ‘rechinar’ mientras duermen, ocasionándoles dolor y malestar; a esto es a lo que se le llama bruxismo, una anomalía relacionada con la aparición de los primeros dientes permanentes.

Por su parte, las investigaciones realizadas en niños entre los 2 y 11 años de edad, reportan que dicha anomalía es más frecuente –en un 46 por ciento– en niños entre los 3 y 6 años, y disminuye en la medida en que van creciendo, aunque el problema  puede presentarse a cualquier edad, comenta Jorge Eduardo Tascón, odontólogo e implantólogo de la Clínica Tascón de Cali.

Como lo explica Gloria González, profesora asociada de odontopediatría de la Universidad Nacional de Colombia, “en la dentición temporal la mordida se estabiliza hacia los 3 años con la salida de la última muelita de leche. Antes de esa edad, los padres consultan porque los niños deslizan los dientes hacia adelante, pero no se produce el rechinamiento.

Entre los 4 y 6 años se presenta el bruxismo fisiológico por el crecimiento, tanto del maxilar superior como de la mandíbula en busca de que se den las condiciones necesarias para la erupción de los dientes permanentes”. A lo anterior, Marcela Gómez, representante regional de la Academia Colombiana de Odontología Pediátrica, añade que “la aparición del bruxismo está asociada al desarrollo normal del sistema estomatognático (órganos, estructuras y nervios que participan en el lenguaje y en la recepción, masticación y deglución de los alimentos), cuya evaluación debe ser periódica para determinar cambios de carácter patológico”.

Pero, ¿en qué consiste?

Para Jorge Fajardo, rehabilitador oral y estético en odontología, el bruxismo es el proceso o acción de apretar los dientes o hacerlos rechinar, especialmente mientras se duerme. “Cuando sucede no somos conscientes de esto, y algunas veces se presentan molestias en la articulación ósea o en la mejillas, como consecuencia de ejercer presión entre los dientes de arriba y abajo por largos periodos”, dice el especialista.

La doctora y docente González indica que esta anomalía también puede ser diurna e involuntaria; es más, anota que se han realizado estudios para determinar si el hecho de que el bruxismo se dé en horas de la noche tiene que ver con un trastorno del sueño.

A lo anterior la profesional añade que hay un tipo de bruxismo en niños entre 4 y 6 años “que se considera fisiológico o normal, porque hay crecimiento de las arcadas dentarias por el inicio de la erupción de los primeros dientes permanentes, y el cambio de la oclusión (mordida) y, por tanto, se desgastan algunos contactos entre los dientes para que se acomode a las nuevas condiciones”.

¿Y qué lo ocasiona?

La doctora Gómez, de la Academia Colombiana de Odontología Pediátrica, explica que el origen del bruxismo se asocia al proceso normal de crecimiento fisiológico entre los maxilares en sus estadios leves y que, a la vez, puede ligarse a dos factores etiológicos.

“El primero de estos y más común consiste en trastornos o alteraciones emocionales que desencadenan en estrés y ansiedad, como la hiperactividad o ciertos cambios en la vida del niño (nacimiento de un hermano, el ingreso al colegio, cambio de casa, etc.). El otro factor es la presencia de anomalías intermaxilares o interdentales (mal oclusión, hábitos, contactos prematuros)”.

Igualmente, el  doctor Tascón dice que el bruxismo aparece por “problemas sistémicos, como algunas deficiencias nutricionales y vitamínicas, malestares gastrointestinales y endocrinos, síndrome de Down y obstrucciones o anomalías respiratorias”.

Los expertos concluyen que sea cual sea la causa o el origen de la aparición del bruxismo, los padres debe consultar con el odontopediatra, que es quien determinará la real etiología del problema y, a partir de ello, construirá el plan de tratamiento a seguir para remediarlo.

¡Mi niño tiene bruxismo!

Para reconocer si su pequeño está sufriendo de bruxismo, la doctora González sugiere que observen si el niño en la noche o en el día aprieta o hace rechinar los dientes. “También, que estén atentos a si los dientes anteriores y los caninos se están desgastando notoriamente, o si teniendo calzas u obturaciones estas se fracturan con frecuencia”.

Por su parte, la especialista Gómez anota que aparte del característico rechinamiento de los dientes, con su peculiar sonido, hay que atender a lo que el niño le diga, como por ejemplo, “que está sintiendo dolor en los músculos de la cara y/o dolor de cabeza al levantarse en la mañana y, por supuesto, revisar los dientes de leche de sus niños, pues se torna evidente el desgaste en estos, lo que produce  sensibilidad de los mismos”.

De igual forma, los niños pueden perder el apetito, y en casos severos, presentar problemas en el crecimiento y desarrollo de los maxilares, lo cual les ocasionará obstrucción y apilamiento de las piezas dentales, y llevarlos a mayores tratamientos con sus dientes permanentes.

Según el doctor Tascón, es factible que los niños que están sufriendo de bruxismo muestren hipersensibilidad al frío, al calor, al comer dulces, y cierta movilidad de los dientes, fractura de  los molares y dolor y trastornos de la articulación temporomandibular.

No olvide... • Que el hecho de que su niño haga rechinar continuamente los dientes provoca desgaste en los temporales, y es nocivo cuando el desgaste es funcional y, obviamente, afectará a los dientes permanentes.

• Situaciones como el estrés emocional, la ansiedad, la frustración y los miedos son causas frecuentes del bruxismo, pero también lo son las alteraciones en la oclusión (mala posición dentaria), los trastornos del sueño, la rinitis, el asma, y algunos factores genéticos, además de la presencia de parásitos y ciertas deficiencias nutricionales.

• Hay que procurar disminuir la actividad física y mental antes de ir a dormir, y utilizar técnicas de relajación, como bañar al niño por la noche. También evite que sus hijos muerdan sus uñas, los labios, o los lápices, y no los deje ver programas o videojuegos violentos, que alteren su estabilidad emocional antes de la hora de descansar.

 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet