Síguenos en:

Minimice las alergias de sus hijos

Minimice las alergias de sus hijos

La presencia de problemas alimentarios, respiratorios y dermatológicos aumenta cada vez más en el mundo, y los niños no son ajenos a estos. Por lo general se

Minimice las alergias de sus hijos
Por: Karen Johana Sánchez
31 de Octubre de 2013
Comparte este artículo

La presencia de problemas alimentarios, respiratorios y dermatológicos aumenta cada vez más en el mundo, y los niños no son ajenos a estos. Por lo general se presentan como alergias, que afectan actualmente a un 30 a 40 por ciento de la población mundial. Tanto así que la alergia se ha llegado a considerar como una epidemia y problema de salud, según la Organización Mundial de la Salud. Un informe de la misma organización –Libro blanco sobre alergia de la WAO–,  indica que “estas enfermedades incluyen asma, rinitis, anafilaxia; alergia a drogas, alimentos e insectos; eczema, urticaria y angioedema. Este aumento es especialmente importante en los niños, en quienes se observa la mayor tendencia de aumento en las últimas dos décadas”.

Asimismo, la OMS también recalca que cientos de millones de sujetos sufren de rinitis, y se estima que 300 millones tienen asma, enfermedades que afectan notablemente la calidad de vida de estos individuos y de sus familias. Se estima, por ejemplo, que 300 millones de personas sufren de asma, la enfermedad crónica que padecen los niños. Y ocurren 250.000 muertes por esta enfermedad cada año, y la mayoría son evitables. Hoy día los niños son más sensibles, entre 40 y 50 por ciento, a padecer alergias, dice la OMS. El alergólogo pediatra Francisco Leal Quevedo señala que las alergias han aumentado en el mundo durante los últimos 50 años, y Colombia no escapa de esa tendencia. (Ver recuadro).

¿Por qué?

Los factores ambientales, alimentarios y los hábitos de las personas han influido bastante en este aumento progresivo de las diferentes alergias. Se han sugerido múltiples explicaciones para el incremento, pero según el doctor Leal, “la más sólida es la llamada hipótesis de la higiene, que dice que la alergia es el precio que estamos pagando por haber derrotado la infección. Aseo excesivo y uso inadecuado y exagerado de antibióticos son algunas de las prácticas sindicadas de aumentar el problema”. La OMS también afirma que “se prevé que los problemas alérgicos seguirán en acrecentamiento conforme la contaminación atmosférica y la temperatura ambiente aumenten. Estos cambios ambientales afectarán a los recuentos de polen, la presencia de insectos y de hongos asociados a las enfermedades alérgicas”.

Además de la contaminación ambiental, la alimentación y los hábitos de las familias son factores determinantes para la propagación de la alergia. El doctor Gustavo Cuadros Trillos, presidente de la Asociación Colombiana de Alergia, Asma e Inmunología (Acaai), afirma que “en el niño, especialmente en la semana 16 de gestación, ya se pueden detectar proteínas en el cordón umbilical. Eso demuestra que hay sustancias que pueden penetrar a la mamá e ir minando al bebé, y crear sensibilidad a esos alergenos que hay en el ambiente”. Además, toda partícula que ella inhala se la puede transmitir al feto, involuntariamente, lo que indica que un niño ya se puede ver afectado desde la gestación. Y son partículas que se pueden encontrar tanto en la calle como en casa. Otro factor importante es cuando el niño está siendo amamantado. Allí –dice Cuadros– la alimentación de la madre también influye, pues en la medida en que ella consuma alimentos de poca calidad, o no coma bien, puede afectar a su bebé. Otro error que, según el experto, cometen los padres para crear sensibilización alérgica en sus hijos es la introducción de alimentos alergénicos tempranamente como, por ejemplo, el huevo. Asimismo, el consumo

masivo de embutidos en la familia, comida ‘chatarra’ y bebidas que no son de origen natural y que se caracterizan por incluir sustancias alergénicas en sus ingredientes. Cabe anotar que las alergias más frecuentes, dice el doctor Leal, son las respiratorias (asma y rinitis), seguidas por la dermatitis atópica. Pero, “las tres son un mismo ‘combo’. Es frecuente que un niño que presente alergia a alimentos, luego sufra dermatitis atópica, posteriormente asma y, finalmente, rinitis alérgica. Esta secuencia se denomina ‘marcha atópica’. También es frecuente que un niño presente dos, tres y hasta cuatro de estas enfermedades al tiempo”, puntualiza.

En casa…

La mamá, durante y después de la gestación, inhala contaminantes en la vivienda, como polvo, mugre y ácaros, que son partículas que fácilmente se pueden encontrar en el colchón, las almohadas, el piso, las cortinas, los armarios, los juguetes, etc. Partículas que también podría recibir el bebé. Estas problemáticas, según el doctor Gustavo Cuadros Trillos, se presentan por una inadecuada higiene en el hogar. Por ejemplo, desde al 2010 hasta este año se realizó un estudio en 16 localidades de Bogotá, con la participación de la Secretaría de Salud, la Asociación de Alergia, Asma e Inmunología y la Universidad de La Salle, que analizó 400 jardines infantiles y viviendas de algunos niños (de estratos1, 2 y 3), donde se recogieron 2.000 muestras.

Al respecto, afirma Cuadros, quien participó en el estudio, “se encontraron gran cantidad de especies nuevas de ácaros. La densidad es muy importante porque 500 ácaros por muestra de polvo es un factor de riesgo para exacerbar rinitis y/o asma. Y por vivienda se encontraron entre 10 mil y 15 mil”. De allí la importancia de concienciar a madres y cuidadores sobre la importancia de la higiene adecuada, la alimentación sana y los buenos hábitos en la familia.

Prevención oportuna

Existen algunos factores que difícilmente se pueden prevenir, como la contaminación ambiental, pero sí  recursos que pueden ayudar a minimizar los riesgos:

• La alimentación al seno materno, ojalá sin introducir otros alimentos hasta los seis meses.

• La conveniencia de mantener un cuarto libre de polvo casero, sin tapetes, ni peluches, con pocos muebles, sin colchones viejos (la vida media del colchón es de siete años).

• Curiosamente, nacer con perro o gato en casa disminuye las alergias, pero no es así cuando la mascota llega después que el niño, dice el alergólogo Francisco Leal.

• Cuando los antecedentes familiares de alergia son positivos, es decir madre y/o padre son alérgicos, se sugiere iniciar tardíamente los alimentos más alergénicos (leche de vaca, huevo, maní, pescado) y utilizar leches hipoalergénicas cuando se suspende la lactancia materna.

• No ubicar camas ni cunas debajo de la ventana. Deben estar lo más alejadas posible de las corrientes de aire. En el día, proteger la cuna con una manta limpia.

• Dejar las ventanas abiertas en el día (apertura de 5 a 10 cm). No totalmente abierta porque pueden entrar muchas partículas contaminantes.

• El impacto de la temperatura es importante. Al niño hay que protegerlo de estos cambios con abrigos, gorros, etc.

• No se recomienda barrer en seco, sobre todo en el embarazo, señala el médico Gustavo Cuadros. Es preferible usar aspiradora de calidad.

• No utilizar productos líquidos altamente irritantes.

• No acumular cosas debajo de las camas.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

Artículos relacionados

Alergias que se confunden con gripas

Alergias que se confunden con gripas

imagen

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet