20 'tips' para viajar tranquilo con sus hijos en estas vacaciones

Cómo evitar y manejar accidentes, proteger la piel, entre otros consejos.

Foto:

 -

Por: Mónica Toro
junio 29 de 2012 , 11:45 a.m.

Las vacaciones suelen ser el momento más esperado por los niños. Para que estos días no se conviertan en una pesadilla, los padres deben tener en cuenta algunas recomendaciones generales, que se sustentan en que la seguridad nunca sale de vacaciones.
El pediatra alergólogo Francisco Leal Quevedo, los gastroenterólogos pediatras Wilson Daza y Silvana Dadán, y las dermatólogas pediatras Paola Turbay y Mariela Tavera dan las siguientes recomendaciones a los padres antes de empacar maletas o preparar actividades para compartir en casa.
1. Privilegie las actividades físicas, como salir al parque, realizar caminatas ecológicas, jugar con balones e incluso recordar las rondas infantiles. Pueden ser muy útiles los cursos deportivos para evitar problemas de sedentarismo, sobrepeso u obesidad.
2. Asegúrese de que su hijo siempre esté acompañado de un adulto responsable y de confianza, en caso de que no pueda compartir con sus padres.  
3. Si va a ir a lugares que cuentan con espacios de diversión, tenga presente que solo 5 cm de altura del agua son suficientes para que un niño se ahogue. Estos accidentes suceden en playa, piscina, alberca, estanque e, incluso, en la ducha o en un balde. Para evitar un ahogamiento, no deje solo al menor mientras lo baña, ni baje la guardia en la piscina, así él sepa nadar o tenga flotador. Prefiera el chaleco salvavidas.
4. No dejen solos a sus hijos con ningún animal. Explíqueles que a estos no les gusta que los molesten mientras comen. En caso de una mordedura, y si la herida no es profunda, lave la zona con agua y jabón durante 20 minutos y llévelo a urgencias. Si el perro es desconocido, infórmelo en el centro asistencial.
5. Cuide a su pequeño de las picaduras. Algunos son alérgicos y tienen reacciones exageradas, como ampollas. Si su hijo las presenta, consulte de inmediato, el médico le aconsejará, según el grado de severidad. Evite que los niños permanezcan al aire libre luego de las 5 de la tarde.
6. Tenga cuidado con el uso de los aires acondicionados y los cambios fuertes de temperatura. El aire en los bronquios y pulmones debe estar a 37 grados. Respirar aire muy frío obliga a las vías aéreas superiores a realizar un gran esfuerzo para calentar el aire que entra. Se recomienda no abusar de las temperaturas bajas. Si es posible graduarlos, las temperaturas entre 22 y 24 grados refrescan el cuerpo sin agredir las vías aéreas y, además, evita posibles episodios de enfermedad respiratoria en los pequeños.
7. No importa si su destino es a clima frío o cálido. Proteja la piel de su hijo utilizando bloqueador solar cada 3 horas. Si está en el agua, repóngalo cada hora. Recuerde que los protectores solares deberán usarse en forma diaria a partir de los 6 meses de edad en adelante, no importa el clima ni la actividad, así se esté en clima frío o se permanezca bajo techo se deberá usar en todas las personas.
8. Bañe a su hijo diariamente con temperatura de agua apropiada para cada clima; es decir, agua no muy caliente, ya que puede resecar mucho las pieles.  
9. Utilice jabones suaves que no contengan exceso de perfumes, colorantes y que no hagan demasiada espuma, para evitar reacciones de la piel, sobre todo, aquellas pieles muy sensibles e intolerantes.
10. Use cremas humectantes no perfumadas, idealmente sin colorantes, para aquellas pieles que sufren de resequedad, ya que el cambio de clima puede descompensarlas y favorecer la aparición de reacciones alérgicas o reacciones irritativas.
11. En los bebés, si los llevan a clima caliente, pueden presentar brotes rojos por el calor especialmente en la cabeza, el cuello y el área del pañal, por tal motivo no deberán abrigarse mucho y no exceder el uso de ventiladores ni aire acondicionado, ya que puede traer complicaciones respiratorias. No le aplique nada sin consultar al médico. No se recomiendan los talcos, ya que taponan los poros y pueden empeorar el brote.
12. En la edad pre-escolar también puede haber brotes por calor, que en ocasiones dan rasquiña, por lo que se debe aplicar en la piel sustancias refrescantes como gel a base de aloe vera para evitar el rascado.
13. En niños que padezcan dermatitis atópica (tipo de brotes repetitivos) el exceso de frío o de calor los descompensa, por lo que deberán seguir las indicaciones del dermatólogo con respecto al baño diario.
14. Para evitar las picaduras en los mayores de 5 años, se deben usar repelentes, buscar sitios con angeos y, en lo posible, usar toldillos. Además, vista a su hijo con ropa fresca sin colores llamativos que pueden atraer insectos y  que protejan la piel, como prendas de manga larga y pantalones.
15. Lave las manos de los niños antes de consumir los alimentos y  después de ir al baño. Al comer alimentos cítricos, lavarse bien las manos y las del niño, para evitar quemaduras por sol.
16. Observe cadenas de refrigeración, fechas de vencimiento de paquetes o envases o lácteos. Observe cómo están conservados y/o expuestos los productos.
17. Debe tenerse mucha precaución con los alimentos o bebidas que se compran sin empacar en la playa o en la calle, pueden estar contaminados, pueden carecer de suficiente limpieza o adecuados medios de conservación (por ejemplo: cadena de frío cuando se requiere) y su consumo, puede generar enfermedades como la diarrea.
18. Evite el consumo de dulces y comidas rápidas, ya que su exceso puede aumentar la posibilidad de diarreas. Sepa que las infecciones estomacales generalmente son por alimentos contaminados. Si su hijo es víctima de la diarrea, empiece a reponer las pérdidas de líquidos y electrolitos con suero de rehidratación oral (no deben dar solo agua, porque esto puede complicar la diarrea). Generalmente es recomendable que den dos onzas de suero después de cada diarrea o vómito que el niño presente.
19. Acuda de inmediato si su hijo está deshidratado ((boca seca, ojos hundidos y sin lágrimas); si la diarrea es con sangre, está acompañada de fiebre alta o presenta vómitos frecuentes. Nunca automedique, esto puede empeorar la diarrea, por daño en la flora intestinal.
20. No trate de hidratar al niño con bebidas carbonatadas o gaseosas, bebidas azucaradas o jugos de frutas (aunque estos sean naturales). Esto no contiene la cantidad de electrolitos que deben reponerse y, por el contrario, el azúcar que contienen (así sea el azúcar natural de la fruta llamado fructosa) empeoran la diarrea.
Cuidados del sol
La radiación que manda el Sol contiene rayos ultravioleta A y B, causantes de quemaduras, pecas, manchas, arrugas y cáncer de la piel. La experta Mariela Tavera explica que su daño es acumulativo desde la niñez. Por esto, se deben usar los protectores solares que ayuden a que la radiación no se absorba en forma tan intensa a través de la piel.
“Se recomiendan los bloqueadores desde los 6 meses de edad. Hoy día es algo obligatorio, no opcional, y el ejemplo empieza por los padres”, dice.
El bloqueador se debe aplicar antes de salir de la casa, en horas de la mañana y con un refuerzo al mediodía. “Aunque existen muchos productos en el mercado, recomendamos los de laboratorios dermatológicos, ya que hay muchos con ingredientes que pueden causar reacciones irritativas o alérgicas”.
Según la experta, deben usarse los que traen en la etiqueta el número de factor de protección entre 30 a 50+ (es igualmente efectivo el de 30 como los de 45 o 50). Tenga en cuenta que los que exhiben en la etiqueta un número mayor a 50+ son iguales a estos, explica Tavera.
Aunque los bebés se deben mantener en la sombra, recuerde que la radiación se refleja en el agua, el pavimento, la arena y en el pasto, por lo que se les debe aplicar el protector solar media hora antes de que se expongan a este. Evite que los niños reciban sol entre las 10 de la mañana y 3 de la tarde.