Síguenos en:

¿Cómo financiar la educación de su hijo?

¿Cómo financiar la educación de su hijo?

Las opciones van desde seguros hasta planes que cubren la formación escolar

¿Cómo financiar la educación de su hijo?
Por: Astrid López
04 de Febrero de 2015
Comparte este artículo

Asegurar la educación de los hijos es y será siempre una de las mayores preocupaciones de los padres, sin importar su nivel educativo o económico. El ideal es que su descendencia alcance metas académicas superiores a las propias. 

Para lograrlo existen en Colombia variadas opciones, entre las cuales se encuentran los seguros educativos, al igual que algunas posibilidades de ahorro e inversión, que no solo se enfocan en los estudios universitarios sino que pueden cubrir los gastos en los primeros años de preescolar. 

En el caso de los seguros educativos, Manuel Felipe García, gerente de Soluciones de Inversión, de Old Mutual, indica que son la primera idea que se cruza en la cabeza de cualquier padre, pero que muchos no pueden acceder a los mismos, teniendo en cuenta que su costo es alto (pueden estar por encima de los 70 millones de pesos) y que se deben pagar en un tiempo relativamente corto (el plazo es hasta cinco años, más intereses). 

Según García existen otras formas de lograr cubrir los costos educativos futuros: “el ahorro es la palabra mágica. Un ahorro constante puede que no cubra todos los costos de una universidad y lo que se requiere alrededor del estudio, pero sí actúa como un colchón financiero que puede utilizarse llegado el momento”. 

Opciones a la medida 

Lo primero, según recomiendan los representantes del sector asegurador consultados, es que cada familia analice cuál es su capacidad adquisitiva, las oportunidades de ahorro que tiene y las necesidades particulares para decidirse por la opción que más le convenga. 

Por su parte, García sugiere que “antes de elegir cualquier opción, la planeación financiera es primordial para identificar espacios en el proceso de construcción de un patrimonio, con miras a cumplir objetivos, en este caso, el del estudio. Hay que desmitificar el tema de que proyectar financieramente solo les sirve a las personas adineradas; por el contrario, puede ser mucho más útil y necesario para personas con menores ingresos, con el fin de que logren un equilibrio entre ingresos, gastos y posibilidades de ahorro e inversión”. 

Por eso es clave diseñar un plan que mejore la situación financiera y que les ayude a organizar su economía. “Por ejemplo, si una familia tiene ingresos mensuales de 3 millones de pesos, lo ideal sería, con organización, que ocupen más o menos el 50 por ciento de esos ingresos para los gastos fijos del mes (salud, arriendo, alimentación, colegios, vestuario), y que del resto aparten 200.000 pesos, que al año son 2’400.000 pesos. Así, proyectados a 18 años, se podría formar un colchón, que puede que no pague los costos totales de una carrera universitaria, pero sí se convierten en una gran base para dicho objetivo”. 

Otra opción, explican los expertos, es que se elija un monto mensual de dinero según las posibilidades, para invertir en un plan fijo de ahorro, el cual genere cierto interés –buscando aumentar el ingreso–; pero más que ello, sostenerlo en el tiempo y que se utilice única y exclusivamente para estudios. 

Seguros educativos

Si la oportunidad se da con la posibilidad de comprar un seguro educativo, usted tiene varias opciones. 

Algunas pólizas cubren desde los gastos de primaria y bachillerato hasta los cinco años o 10 semestres de universidad. 

Cabe aclarar que los seguros tradicionales de estudio son aquellos en los que la persona que lo toma puede definir, en caso de fallecimiento, que su familia reciba determinada cantidad de dinero para financiar la educación de sus hijos, pero el pago de ese seguro se hace solo tras la muerte de quien lo adquiere (tomador). 

De otro lado, los seguros educativos universitarios solo se dedican al pago de la universidad, y el respectivo desembolso se hace al término de las cuotas de pago pactadas por el monto del seguro. Tienen un costo fijo, dependiendo del número de años que le faltan al niño para entrar a la universidad, por ello es básico, que de adquirirlo, se haga incluso al saber que se espera un hijo, pues entre más tarde se toma mayor es el costo de las cuotas. 

Generalmente se pagan a cinco años, con un interés por financiación, o se cancelan de contado. Además, si por alguna razón no se cubren todas las cuotas, indica García, se revoca la póliza con las penalidades correspondientes. 

Es bueno decir que existen seguros para estudios en el exterior, un poco más costosos pero los hay. Igualmente, si a lo largo de la toma del seguro el joven se va del país, las aseguradoras toman el promedio ponderado del valor de la matrícula en instituciones de educación superior privadas en Colombia, y ese monto se traslada a su educación en el exterior dependiendo de la carrera y la universidad que elija el beneficiario, explica Global Seguros. 

En cuanto a los seguros de planes de ahorro para educación, cada padre decide cuál va a ser el monto, dependiendo de sus posibilidades de ahorro y de la suma que espera recibir al momento de redimir la póliza. Pueden utilizarse para la educación básica, secundaria o universitaria.

Cabe decir que el valor promedio de una matrícula semestre, en una universidad privada, oscila hoy entre los siete y diez millones de pesos, y que si se incrementan al ritmo actual, año por año, dentro de un término de 10, este valor habrá aumentado aproximadamente un 22 por ciento, por ello los costos de proyección que se hacen a estas pólizas, indica Global Seguros. 

Fasecolda, la Federación de Aseguradores Colombianos, informó que a noviembre del 2014 había 31.000 personas protegidas, frente a los 29.000 asegurados en el mismo mes del 2013. 

No olvide que el ahorro siempre es proteccionista 

 - Los padres deben pensar que el trabajo no dura para siempre y los recursos económicos oscilan. 

 - Busque la posibilidad de tener un plan de ahorro mensual para los estudios de sus hijos. Lo importante es ser constante y que nunca, por ningún motivo, lo utilice en otros fines. 

 - En el mercado existen varias alternativas de seguros educativos; analice si las posibilidades de su familia se ajustan a alguno de estos. 

 - Si gana dinero extra, bonificaciones y primas extraordinarias, considere destinarlo para la educación futura de sus hijos.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet