Síguenos en:

El actor Jimmy Vásquez habla de los miedos que tuvo que enfrentar al convertirse en papá

El actor Jimmy Vásquez habla de los miedos que tuvo que enfrentar al convertirse en papá

Fueron diez meses de preparación

El actor Jimmy Vásquez habla de los miedos que tuvo que enfrentar al convertirse en papá
Por: Karen Johana Sánchez
20 de Junio de 2011
Comparte este artículo

Jimmy Vásquez cuenta cómo vivió el embarazo de su esposa, Claudia Aguirre, y el nacimiento de su primer hijo.


Miedo. Mucho miedo era la primera sensación del actor Jimmy Vásquez, al pensar en la posibilidad de tener un bebé.
“Me parecía irresponsable traer un hijo al mundo, sabiendo las condiciones en las que vivimos los actores en este país; esto es una ruleta, es inestable. Segundo, yo estaba en proceso de superar muchas cosas de mi infancia y soy muy sensible con la realidad que viven los niños”, cuenta.


La decisión no fue fácil. Fueron diez meses de preparación física y sicológica, pues, además, la actriz Claudia Aguirre, su esposa, necesitaba dejar los anticonceptivos y hacer un tratamiento de estimulación ovárica para lograr el embarazo. Por eso, la concepción del bebé fue casi programada. Ella debía tomarse un medicamento, tener relaciones sexuales en un momento determinado y, en 15 días, era probable que estuviera en embarazo.


Vaivén de emociones
Llegó el día. Claudia entró el baño para practicarse la prueba casera, mientras Jimmy se paró en frente de ella: “Inmediatamente aparecieron dos rayas fluorescentes y gigantes. Confieso que parezco la mujer de la relación porque ella se alegró, mientras yo empecé a temblar y a llorar. Cogí la prueba, salí corriendo, abracé primero a mi papá y le dije: ¡Voy a ser papá! ¡Voy a ser papá! ¡Voy a ser papá! ¡Dios mío! Luego la abracé a ella”.


Para Jimmy, el embarazo de su esposa fue un vaivén de emociones. Durante los tres primeros meses, Claudia no tuvo ningún síntoma; pero del tercero al quinto fue complicado: “A ella le dio durísimo. Me daba mucha lástima verla así, sentía impotencia. Después del octavo fue una luna de miel maravillosa. Fue el mejor momento que hemos tenido en los 4 años de matrimonio. Todo fue alucinante, emocionante”, añade.


Al final de la gestación llegaron los miedos y la ansiedad por el parto. Claudia estaba temperamental –dice Jimmy–. “Aunque yo también me puse neurótico y tenso, todos los días repasaba la tarea y pensaba que ella estaba pasando por un desorden hormonal. Como hombre, es importante ser tolerante y ‘respirar’ la situación o uno termina enloqueciéndose”.


Pero esto no fue lo único trascendental en este proceso. Jimmy confiesa que, en algún momento, se sintió insensible. Para él, el embarazo no fue como para todo el mundo: “Siempre me preguntaba si la estaba embarrando porque, en mi caso, yo no sentía a mi hijo ni entendía la magnitud del embarazo. Sin embargo, uno como papá debe ser comprensivo; todo el tiempo hacía sentir querida a mi esposa”.


Pero este shock emocional que vivió no le impidió exteriorizar sus sentimientos. Tanto así que recuerda momentos muy significativos: “En una de las ecografías, el doctor me dijo: ‘El niño está muy grande’. ¿El niño?, pensé. Me quedé pasmado. Cuando me mostró el pene del bebé, me puse a llorar. Siempre quise niña, pero no me dio duro; solo me importaba el bienestar de mi hijo“.


Otro momento muy especial fue un ‘domingo de películas’. Claudia estaba acostada, cuando de repente sintió mucho calor. Se desnudó y a Jimmy le pareció que era la oportunidad perfecta para fotografiarla: “Ese día fue muy especial, porque no me había tomado el espacio para mirarla embarazada; estaba hermosa”.


Llegó el día…
Como el pequeño venía de pie, nació por cesárea. “Afortunadamente, me dejaron entrar al parto. La cirugía duró más de lo normal, porque el bebé venía de espalda. Movían a Claudia de lado a lado; ella trató de desmayarse, pero me dieron instrucciones para hablarle y tranquilizarla”, dice Jimmy.


Finalmente, Ángel nació. Jimmy recuerda cuando el médico metió el dedo meñique en la boca del bebé y empezó a gritar: “Creo que ese fue el momento en el que se despertó todo lo que no había sentido en todo el embarazo. Y dije… esto es de verdad, había un niño adentro; desde este momento, voy a estar con él siempre”.


El pequeño estuvo en cuidados intensivos durante dos días, mientras controlaban su respiración. Aunque se encontraba en buen estado de salud, los médicos decidieron que el bebé debía permanecer en observación. A las 48 horas del nacimiento, Claudia pudo darle de comer al bebé. “Esa noche, yo me acomode en frente de ella y nos pusimos a llorar. Por primera vez nos encontrábamos como familia. Al otro día, el bebé ya estaba en cuidados intermedios”, dice.


Para Jimmy, la emoción y el sentido de realidad que se despierta es lo más lindo de ser padre: “Creo que no se habla de paternidad sin experimentarlo. No hablas de amor, si no has tenido un hijo. El amor real es Ángel. Si a mí me dicen en este momento que necesitan mis órganos para ese ‘man’, yo no lo pienso ni 30 segundos. Es un amor incondicional, ciego; es indescriptible”.


Una promesa
Claudia decidió llamar Ángel a su hijo por una promesa: “Creo mucho en los ángeles; ellos nos protegen y nos ayudan. Si nosotros tenemos una relación, una familia y un trabajo es gracias a ellos. Hace mucho tiempo prometí que, si me salía un personaje, le iba a poner el nombre de mi ángel de la guarda (Chamuel) a mi primer hijo, pero ya había una persona cercana que se llamaba así;  entonces lo cambié. A Jimmy le pareció que tenía significado e historia y finalmente se llamó Ángel”.


La visión de mamá
Claudia Aguirre habla de su esposo, Jimmy Vásquez, como padre:
¿Cómo fue Jimmy en el embarazo?
“Uno se sintoniza con la sensación y la emoción de sentir al bebé. Ellos tienen imaginarios; Jimmy se ilusionaba de otras cosas; en tener un amigo, en salir con él. Cuando nació Ángel, se dio cuenta de la realidad y de que de uno no iba a salir a jugar fútbol de una con él”. (Risas)
¿Qué representa tener un hombre al lado durante este proceso?
“Es como si estuvieras aprendiendo a caminar y, cuando caes, él te levanta. Es un polo a tierra”.
¿Le ayudó que Jimmy estuviera en la cesárea?
“Fue superimportante. En un momento me estaba desmayando y escuchar su voz me daba tranquilidad y confianza”.
¿Cómo ve a su esposo ahora?
Siento que está aprendiendo mucho. Al cogerlo, al cambiarlo. Ahora, es muy bonito ver cómo construye una relación con su hijo. Mientras Ángel crece, él también lo hace como ser humano.


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet