Síguenos en:

Las niñeras: Más que acompañamiento una guía

Las niñeras: Más que acompañamiento una guía

Delimite, desde el principio, el nivel de injerencia que la niñera tendrá.

Las niñeras: Más que acompañamiento una guía
Por: Astrid López
14 de Julio de 2015
Comparte este artículo

En la sociedad actual, en la que la mayoría de las madres trabajan, el apoyo de una persona experta en el cuidado de los pequeños se hace primordial, en especial cuando no hay un familiar o alguien cercano que pueda asistir a los padres en la crianza y acompañamiento de los niños.

Pero esa elección conlleva una decisión difícil, pues se delegaría el cuidado de un hijo en otra persona, y en la medida en que el niño sea más pequeño, la responsabilidad es mayor, pues son más vulnerables y demandan mayor compañía. Por ello, para elegir a la niñera o cuidador adecuado, hay que hacer una selección especial, teniendo en cuenta varios aspectos relacionados con la experiencia, la calidad humana y el respaldo profesional. Precisamente, las agencias de niñeras son una opción que puede asegurar gran parte de los requisitos que se requieren, y el acompañamiento permanente o temporal en el cuidado y atención de sus niños se hace importante.

Según estas empresas, en términos generales, las familias que las buscan son de un nivel socioeconómico medio y alto. Parejas pero también madres y padres solos, entre los 26 y 45 años. La mayoría de ellos profesionales y, curiosamente, algunas de las familias que contratan nanas tienen a la madre en casa, pero prefieren contar con un apoyo adicional, en especial cuando son recién nacidos y si hay otros niños.

Servicios a la medida

Las agencias de niñeras tienen múltiples servicios, no solo en el tipo de acompañamiento acorde con las edades de los pequeños, sino que los desarrollan en horarios flexibles o permanentes, y algunas, como ConstruirFamilia, no solo tienen niñeras y enfermeras a domicilio, sino que desarrollan programas de capacitación para ellas.

Según Isabel Rodríguez, directora de ConstruirFamilia, sus cuidadoras manejan aspectos relacionados con la prevención y acción en la salud física de los niños. “Ellas tienen conocimientos en cuidados básicos, primeros auxilios y promoción de contextos de protección, en diversidad de espacios físicos. Además, participan en el fortalecimiento psicológico, social y familiar de los niños, a través de actividades propias para su desarrollo”. 

En el caso de Hada Madrina, Escuela de Nanas, una organización que, como su nombre lo indica, se encarga de capacitar en el cuidado integral de niños desde recién nacidos y de allí a lo largo de su crecimiento; la enseñanza de habilidades oportunas y acertadas es básica para toda persona que esté a cargo de un menor.

“Para que las niñeras o cuidadoras puedan realizar un trabajo eficaz, deben conocer ciertos aspectos necesarios en el proceso de crianza. Para ello, contamos con ocho talleres especializados. Uno de ellos es el de primeros auxilios, otro de actividades de estimulación a bebés de 0 a 12 meses, y uno de 1 a 6 años; el de actividades básicas cotidianas ABC (baño, masaje, cambio de pañal, etc.), y uno muy especial, el de desarrollo y estimulación del lenguaje a partir de la música, los títeres y el cuento, además del de nutrición, con temas de lactancia, alimentación complementaria, teteros y recetas nutritivas”, comenta Ana Cristina Villegas, psicóloga y directora de Hada Madrina.

Ahora bien, los costos de los servicios que prestan estas profesionales del cuidado infantil dependen del tiempo que sea requerida su labor, pues puede ser por horas o días, es decir, tiempo completo, medios tiempos u ocasionales. Así las cosas, se podría pagar cerca de los dos millones de pesos aproximadamente, pero esto varía según las necesidades de cada familia. 

En el tema de a quién contratar y de lo que una agencia de niñeras pueden ofrecer, anota Diana Carolina Scarpetta Wiesner, directora ejecutiva de My Family Joint, es importante que los padres establezcan límites claros  desde el principio.

“Ellos deben decir hasta dónde la niñera puede involucrarse, y expresarlo de manera explícita, en especial en las expectativas y alcances que esperan del trabajo de la niñera. Por ejemplo, deben explicarles el patrón de disciplina, las normas o acciones reparadoras que se manejan en el hogar, así como las preferencias alimentarias y los horarios”, concluye. 

Finalmente, algo muy importante para los padres y que compete a las agencias de niñeras es la verificación de las calidades ciudadanas en materia de seguridad, de los cuidadores que aspiran a brindar el servicio. De tal manera, la agencia verifica las certificaciones laborales de los últimos  tres empleos, que confirmen su desem-peño en el cuidado de menores, y exigen el certificado de antecedentes judiciales no mayor a tres meses, con lo cual se respalda el tipo de persona que estará a cargo de su bebé. 

Como lo explica Carolina Isaza Isaza, de Kanguritos, uno de los factores fundamentales es que la persona que asista a sus hijos tenga un buen nivel educativo, que  esté en capacidad de brindar a los niños orientación en el aprendizaje y conozca los procesos de desarrollo infantil. 

“Está comprobado que el cerebro tiene su mayor avance durante los tres primeros años de vida, por lo cual consideramos que contar con alguien con conocimientos y habilidades favorecerá el proceso educativo de los niños y les permitirá un mayor aprendizaje durante esa etapa clave”, dice.

Por su parte, Diana Carolina Scarpetta, de My Family Joint, sostiene que “además de los cuidados básicos que debe proveer la niñera, acordes a la edad de los niños que tenga a su cargo, el ideal es que el cuidador pueda ser una fuente de apoyo para los padres en la formación de competencias sociales, afectivas, y académicas, entre otros”.

Y continúa diciendo que “los cuidadores muchas veces pasan más tiempo con los niños que los mismos padres, por este motivo es esencial que tengan como prioridad formar en habilidades para la vida y ayudar al desarrollo adecuado de la personalidad y el carácter del ser humano”. 

Finalmente, insiste Isabel Rodríguez, de ConstruirFamilia, es fundamental que la niñera sea una persona responsable, comprometida, paciente, amorosa, pero sobre todo apasionada por su labor. Además, “deben ser respetuosas de las creencias de las familias, comprender las formas diversas de parentalidad, y promover en los niños valores relacionados con la inclusión, respeto y libertad, que las mismas familias construyen como pautas centrales de crianza en sus hijos”.

Capacitación

En torno a la capacitación personal de las niñeras, Carolina Isaza Isaza, psicóloga y especialista en neurodesarrollo y educación infantil, de Kanguritos, agencia de niñeras en Medellín, comenta que cuenta con enfermeras, licenciadas en preescolar, técnicas en atención a primera infancia, entre otras profesiones, y su edad oscila entre los 25 y 50 años de edad, con experiencia laboral previa y certificada, con lo que puede asegurar un nivel de formación idóneo para el cuidado de los niños. 

 

     
Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet