Síguenos en:

Las partículas de nicotina viajan con usted y llegan a su hijo

Las partículas de nicotina viajan con usted y llegan a su hijo

Los padres fumadores causan daños irreversibles a la salud de sus hijos.

Las partículas de nicotina viajan con usted y llegan a su hijo
Por: Redacción ABC del bebé
28 de Noviembre de 2012
Comparte este artículo

 

Aunque los efectos del cigarrillo de segunda mano –es  decir, al hecho involuntario de respirar aire contaminado por el humo del tabaco– sea perjudicial, algunos padres aún fuman sin pensar en las nefastas consecuencias que, no solo se generan en su salud, sino en la de sus hijos.
Para Juan Gabriel Ruiz, doctor en medicina y cirugía, especialista en pediatría y máster en Medical Sciences, “el fumador pasivo es la persona que, sin estar fumando, inhala todas estas sustancias tóxicas al exponerse al ambiente contaminado por el humo producido por fumadores. Sufre riesgos sustanciales en su salud, con el agravante de que la exposición al humo
del tabaco se produce sin su consentimiento y muchas veces contra su voluntad”.
En Colombia se estima, según la encuesta realizada en el año 2010, que existen 5’100.000 fumadores. Se considera que por cada fumador existen de 2 a 4 fumadores pasivos, y más del
40 por ciento de los niños respiran el humo de segunda mano, indica William Parra Cardeño, pediatra neumólogo de la Clínica Las Américas de Medellín.
La exposición a este humo es la tercera causa de muerte prevenible más importante en el mundo, y se calcula que más de un 40 por ciento de niños y más de un 30 por ciento de adultos lo respiran. Si bien la toxicidad es menor que la del fumador activo, la exposición prolongada conduce a padecer innumerables enfermedades, añade el especialista.
Las principales consecuencias de la exposición al humo de segunda mano son las enfermedades y la muerte prematura. Se calcula que una persona que respira el humo en un ambiente muy contaminado, durante mínimo una hora –añade el doctor Parra– es equivalente a fumar un cigarrillo por hora.
La exposición pasiva al humo del tabaco en los niños ocurre principalmente en el hogar y puede darse de forma continua durante muchos años, incluso desde el período neonatal. El pediatra Ruiz, quien además es profesor titular de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Javeriana, dice que también hay dos graves efectos: la afectación de la salud física y el riesgo incrementado de convertirse en fumador activo.
Los niños, en quienes al menos uno de los padres fuma, “tienen entre 2 y 6 veces más riesgo de convertirse en fumadores activos que el
observado en niños de familias no fumadoras”, agrega.

Un enemigo directo
de la salud
Para Óscar Barón Puentes, neumólogo pediatra de la Fundación Neumológica Colombiana y miembro de la Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica y de la Sociedad Colombiana de Neumología, la misma inmadurez, tanto en tamaño corporal del niño como en sus mecanismos de defensa, son insuficientes para enfrentar este tipo de humo.
Y agrega que cuando hay un efecto acumulativo, es decir, se expone al humo desde temprana edad, todos los efectos son mayores.

¿Qué hacer?
Juan Gabriel Ruiz, doctor en medicina y cirugía, dice que el riesgo de enfermedad pulmonar, cardiovascular o cáncer en fumadores tiene una relación matemática directa con la cantidad de tabaco consumido, que en
los estudios clínicos y epidemiológicos se estima en términos de
‘paquetes-año’.
Explica que “una persona que durante 20 años fuma dos paquetes diarios, recibe una dosis similar a la de alguien que fuma un paquete diario por 40 años, y se cuantifica en ‘40 paquetes-año’”. Pero añade que infortunadamente no hay una forma equivalente de medir la intensidad y duración de la exposición a humo de segunda mano en los fumadores pasivos. El hecho es que no hay ‘dosis segura’ o ‘dosis no dañina’ de exposición al humo.
Por eso, “la única manera de proteger al fumador pasivo es declarar ambientes 100 por ciento libres de humo del tabaco”, agrega el neumólogo William Parra Cardeño.
Si los padres son, o fueron fumadores, deben saber, además, que, aunque los estudios realizados muestran que mientras la eliminación del consumo en lugares cerrados protege a la población del riesgo de exposición involuntaria, el humo de segunda mano persiste con otras medidas como la creación de espacios para fumadores, limpieza del aire o ventilación de edificios.
El doctor Barón dice que se calcula que un fumador elimina partículas del cigarrillo en el aliento hasta por 2 horas. Y queda impregnado en partículas en cabello o ropa, hasta por 6. Este llamado humo de tercera mano también afecta al niño. “Los padres que no dejan de fumar están condenando a sus propios hijos a los mismos riesgos que ellos enfrentan. Los adultos fumadores tienen que caer en la cuenta que están envenenando de forma persistente e inexorable a los niños, y pueden ser responsables de sus enfermedades o de su muerte prematura”, puntualiza el
doctor Ruiz.

 Efectos muy peligrosos
El pediatra neumólogo William Parra Cardeño enumera las razones por las cuales el humo de segunda mano es un riesgo muy serio para la salud de los niños.
• Es clasificado como un ‘carcinógeno humano conocido’ (agente causante del cáncer), por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.
• Afecta también los pulmones de los bebés, pequeños que están en proceso de desarrollo, para quienes aumenta el riesgo de infecciones respiratorias, como la neumonía,
la bronquitis, lo que incrementa
el número de hospitalizaciones
por año.
• Aumenta la posibilidad de que estos niños sufran disminución de la función pulmonar y aumenten los síntomas respiratorios, como la
tos productiva.
• Aumenta el número de episodios de infecciones del oído medio.
• Los niños que padecen asma sufren un aumento de la severidad de los síntomas, con mayor número de hospitalizaciones. Juan Gabriel Ruiz agrega que “en el caso de que el niño ya sea asmático, el humo de segunda mano incrementa la frecuencia y severidad de las crisis asmáticas”.
• Incluso, el riesgo de que un niño, hijo de madre fumadora, desarrolle asma aumenta de 30
a 50 veces, indica el médico internista y alergólogo Eduardo de Zubiría Salgado.
• Existe mayor frecuencia de caries, alergia a los alimentos, problemas de piel y mayor frecuencia de cáncer en la adultez.
• Faltan seis veces más a la escuela que los hijos de no fumadores, y visitan al médico más seguido.
• En la niñez se incrementa hasta cuatro veces el riesgo de padecer cáncer de pulmón.
• Mayor riesgo de presentar el síndrome de muerte súbita del recién nacido.

Tenga cuidado
Si usted es fumador o está cerca de uno, recuerde:
• No fumar en su casa ni permitir que otros lo hagan; mucho menos en presencia de niños.
• No permitir que las niñeras ni otras personas que trabajan en el hogar fumen en el interior o cerca de ellos.
• Verificar que en la guardería, escuela o colegio, no haya fumadores.
• Promover un ambiente (casa y auto) libre de humo.
• Promover un ambiente sin humo en la escuela y todo el ámbito deportivo.
• Durante el embarazo se debe garantizar la cesación de la inhalación de tabaco.

Malos lugares
Fumar en el carro crea una tasa de polución por partículas finas tres veces superior a la tasa máxima fijada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un aire interior de calidad, según un estudio hecho en el Reino Unido.
La OMS ha fijado su umbral medio de concentración de partículas finas en un máximo de 25 microgramos de ozono en metro cúbico de aire para un ambiente interior de calidad. El estudio halló que en los trayectos de fumadores, la tasa de partículas finas alcanzó una media de 85 microgramos/m3, diez veces más que el nivel observado en los trayectos de no fumadores.
Es así como el auto, además del hogar, la oficina, un teatro, etc. se convierte en uno de los lugares más peligrosos para exponer a los niños al humo del cigarrillo.
 • POR: karen johana sánchez

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet