Síguenos en:

Si piensas tener un hijo también piensa en cambiar hábitos de vida

Si piensas tener un hijo también piensa en cambiar hábitos de vida

Los malos hábitos de los padres como el alcohol o el cigarrillo pueden perjudicar a su descendencia.

Si piensas tener un hijo también piensa en cambiar hábitos de vida
Por: Universidad Georgetown Medical Center
17 de Mayo de 2016
Comparte este artículo

Un estudio de la Universidad Georgetown Medical Center, ha confirmado algunas asociaciones entre malos hábitos de vida de los padres y su impacto en las generaciones venideras. Por ejemplo el consumo de alcohol y ciertos factores ambientales que rodean a los padres, por lo cual, los investigadores afirman que estas acciones podrían impactar en el ADN de sus hijos y dar como resultado ciertas alteraciones epigenéticas.

El estudio, publicado en la revista American Journal of Stem Cells, sugieren que ambos padres contribuyen al estado de salud de sus hijos, esta es una conclusión de sentido común que la ciencia solo ahora, empieza a demostrar, dice el investigador principal del estudio, Joanna Kitlinska, PhD y profesor asociado de bioquímica y biología molecular y celular.

"Sabemos que el ambiente nutricional, hormonal y psicológico proporcionado por la madre altera permanentemente la estructura del órgano, la respuesta celular y la expresión de genes en la descendencia de ella", dice la experta.

"Sin embargo, nuestro estudio muestra lo mismo con cierto padres. Su estilo de vida y la edad que tienen, se puede reflejar en las moléculas que controlan la función de genes, de esta manera, un padre puede afectar no solo a su descendencia inmediata, sino las generaciones futuras".

Por ejemplo, un recién nacido puede ser diagnosticado con el trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF), a pesar de que la madre nunca hubiese consumido alcohol, dice Kitlinska. "Hasta el 75 por ciento de los niños con SAF tienen padres biológicos que son alcohólicos, lo que sugiere que pre-conceptualmente el consumo de alcohol paterno afecta negativamente su descendencia".

El informe es una revisión de la evidencia, humana y animal, publicada hasta la fecha sobre el vínculo entre padres y programación epigenética hereditarias.

Entre los estudios revisados ​​son los que se encuentran:

-La edad avanzada de un padre se correlaciona con tasas elevadas de esquizofrenia, autismo y los defectos de nacimiento en sus hijos.

-La obesidad paterna está ligada a las células de grasa agrandadas, los cambios en la regulación del metabolismo, la diabetes, la obesidad y el desarrollo de cáncer de cerebro.

-El estrés psicosocial del padre se liga a los rasgos de comportamiento defectuosos en su descendencia.

-Si hay consumo de alcohol por parte del padre, se conduce a una disminución del peso al nacer del recién nacido, marcada reducción en el tamaño del cerebro en general, y deterioro de la función cognitiva.

"Este nuevo campo de la epigenética paterna heredada necesita ser organizada en recomendaciones clínicamente aplicables y cambios en el estilo de vida para comprender realmente las influencias epigenéticas (impacto genético) de un niño, por lo que tenemos que estudiar la interacción entre los efectos maternos y paternos, en lugar de considerar cada uno de forma aislada”, sugiere Kitlinska.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet