Síguenos en:

Conozca qué puede afectar la fertilidad masculina

Conozca qué puede afectar la fertilidad masculina

Infertilidad masculina, mitos y verdades

Conozca qué puede afectar la fertilidad masculina
Por: Lizeth Salamanca Galvis
20 de Junio de 2016
Comparte este artículo

Que la fertilidad es un problema exclusivo de las mujeres, que si no puede embarazar entonces no es lo suficientemente “macho”, que si se masturba demasiado no podrá tener hijos, que se trata solo de un problema psicológico, que un bajo desempeño sexual afecta el potencial de fecundación… Nada más alejado de la realidad que las creencias populares que rodean la capacidad reproductiva de los hombres. Lo cierto es que la infertilidad masculina es un problema mucho más común de lo que se creer: datos de la Organización Mundial de la Salud estiman que entre el 15 y el 20 por ciento de la población puede padecer un problema a la hora de procrear.

“Culturalmente nos hemos enfocado en los problemas femeninos, considerando casi siempre a las mujeres como las únicas responsables de la fertilidad. Sin embargo, la realidad es muy diferente, teniendo en cuenta que el hombre está involucrado en casi el 50 por ciento de todos los casos de parejas infértiles”, advierte Germán Ospina Idárraga, director médico del Instituto de Fertilidad Humana InSer y especialista en reproducción.

Por supuesto, esto no quiere decir que, si después de un par de intentos la pareja no queda en embarazo, haya que prender alarmas. La infertilidad en los hombres se debe considerar si, luego de que haya transcurrido un año de sostener relaciones sexuales sin ningún método anticonceptivo, no se logra la concepción. Entonces, ambos se deberán realizar los exámenes necesarios para determinar qué está pasando. (Puedes leer: La infertilidad masculina, un problema para solucionar en pareja)

El origen del problema

En el caso del hombre, cerca del 85 por ciento de los problemas de infertilidad está relacionado con la producción alterada de los espermatozoides, por lo que se debe realizar una prueba llamada espermograma, como lo indica José Ignacio Madero, especialista en reproducción humana y director de la Clínica Eugin.

“En algunos casos ocurre que se ve afectada la cantidad de espermatozoides; en otros, su movilidad o su forma, y en ciertas circunstancias no los hay. La mayoría de estos casos está relacionada con las hormonas que regulan la producción y el crecimiento de estos, desde la producción hasta su concentración intratesticular. Además, existen algunos factores ambientales que generan alteraciones por la producción de radicales libres de oxígeno”, explica Madero.

A su vez, los especialistas señalan que la infertilidad también puede deberse a dificultades para la eyaculación porque no existen conductos de salida o están obstruidos, enfermedades o infecciones (por ejemplo, de transmisión sexual), presencia de varicoceles (várices del testículo), consumo de ciertos medicamentos, cirugías o causas desconocidas.

No obstante, hay que tener en cuenta que hay ciertos factores ambientales y hábitos de vida que pueden afectar la fertilidad masculina como el consumo excesivo de alcohol y tabaco, una mala alimentación con deficiente consumo de antioxidantes, la ingesta de anabólicos (comúnmente usados para aumentar la masa muscular), la exposición a altas temperaturas en la región de los testículos y los traumatismos o golpes en los genitales, entre otros, explica Armando Dávila, médico andrólogo y director del Banco de Semen del Centro Colombiano de Fertilidad y Esterilidad (Cecolfes). “Todo esto interfiere con el funcionamiento bioquímico que requiere la actividad secretora testicular”, añade el médico.

En busca de soluciones

Por su parte, el doctor Ospina señala que hay algunos signos importantes que un hombre debe tener en cuenta para sospechar sobre una posible alteración en su potencial fértil y que lo pueden alertar para consultar a un especialista como la sensación de masas en el testículo, dolor, disminución o aumento del tamaño, secreción amarillenta o sanguinolenta por el pene, disminución en el volumen de la eyaculación, entre otros.

Ahora, si los exámenes de rigor diagnostican algún problema de infertilidad, el siguiente paso será iniciar un tratamiento para que la pareja logre su deseo de tener hijos. (Lee: Nuevo descubrimiento podría ayudar a los hombres infértiles a tener hijos)

Hoy, la ciencia ha conseguido importantes avances en cuanto a alternativas de fertilización que incluyen la inseminación, la fertilización in vitro y la congelación de espermatozoides, entre otras opciones.

En todo caso, el llamado de los especialistas es “dejar de lado las prevenciones machistas, recordar que el problema de infertilidad es de la pareja y acudir sin demora a un especialista”, como enfatiza el doctor Dávila. Así mismo, siempre será esencial mantener una buena comunicación entre la pareja y, de ser necesario, buscar la ayuda de un psicólogo que los apoye a sobrellevar la situación.

¿Hasta dónde creer lo que dicen?

El uso de celulares afecta la calidad de los espermatozoides

1. CIERTO. Estudios recientes han demostrado que las ondas relacionadas con el wifi de los celulares producen una disminución en la producción de espermatozoides (espermatogénesis), lo cual se traduce en un conteo bajo así como en una disminución de su movilidad. A su vez, cuando los hombres ubican los computadores portátiles sobre las piernas, se produce un aumento de la temperatura en la región testicular, lo cual tiene un impacto negativo en la espermatogénesis sobre todo a nivel de movilidad y morfología.

Ponerse prendas ajustadas puede alterar la capacidad reproductiva

2. CIERTO. Para su normal funcionamiento, los testículos necesitan estar 2 o 3 grados por debajo de la temperatura corporal. Es por eso que se hallan fuera del cuerpo: cuando hay calor, se separan, y cuando hace frío se pegan al cuerpo. Al usar prendas muy ajustadas se evita que los testículos puedan autorregular su temperatura, dando como resultado una producción anormal de espermatozoides. Practicar deportes de alto riesgo altera la fertilidad

3. FALSO. En general, la práctica de deportes hace parte de los hábitos de vida saludables y, por lo tanto, es aconsejable para mantener una buena salud. Además, es antioxidante y ayuda a mantener una adecuada calidad de los espermatozoides. No obstante, cuando hablamos de deportes de contacto, cualquier trauma sobre los testículos puede impactar la fertilidad.

Ser obeso no tiene nada que ver

4. FALSO. El sobrepeso altera de manera importante la producción de espermatozomas, disminuyendo su número por mililitro, aumentando las formas anormales y disminuyendo su movilidad. Tener una dieta saludable, así como un peso adecuado, ayuda a mejorar el conteo, la movilidad y la calidad del esperma.

La abstinencia prolongada mejora la fertilidad

5. FALSO. Está comprobado que abstinencias prolongadas producen disminución de la movilidad de los espermatozoides por su almacenamiento en los testículos y aumentan de forma significativa la aparición de formas anormales. Sin embargo, para los exámenes de semen, se sugiere una abstinencia entre 2 y 5 días.

La edad en los hombres no importa a la hora de concebir

6. FALSO. La producción de espermatozoides mantiene un promedio regular en su calidad y cantidad durante la adolescencia y la adultez, teniendo la mejor calidad entre los 18 y 55 años de edad. A partir de este último momento, la producción empieza a decrecer progresivamente aunque también puede haber liberación de espermatozoides hasta edades muy avanzadas.

Buena erección, embarazo seguro

7. FALSO. A veces, la cultura machista se apoya en que un buen desempeño sexual corresponde a una fertilización asegurada, y en muchos casos esto no es cierto por diversas alteraciones que pueden estar presentes en el líquido espermático. Un asunto es poder realizar coitos normales y frecuentes, y otra es que el líquido seminal sea deficiente y, por lo tanto, incapaz de fecundar óvulos de manera natural.

La infertilidad masculina es un asunto psicológico

8. PARCIALMENTE CIERTO. Aunque no se ha podido demostrar que el estrés o la depresión alteren la producción de los espermatozoides, aquellos pacientes que tienen disfunciones sexuales sí podrían necesitar un tratamiento psicológico como parte de un manejo multidisciplinario para lograr el embarazo. Por ejemplo, la disfunción eréctil puede llevar a trastornos psicológicos en el sentido de pérdida de autoestima y de la libido, para poder llevar a cabo relaciones sexuales estables y permanentes. (Te puede interesar: La calidad de los espermatozoides sigue diminuyendo significativamente).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet